Columnistas 06/12/2017 - 12:00 a.m. miércoles 6 de diciembre de 2017

Los voluntarios: primeros en actuar

Los voluntarios arriesgan sus vidas todos los días para atender a las personas afectadas por conflictos, violencia y crisis humanitarias.

Francisco Roquette
opinion@laestrella.com.pa

Como cada año, ayer 5 de diciembre se celebró el Día Internacional de los Voluntarios a nivel mundial, con el objetivo de recalcar la encomiable labor que realizan las personas que dedican su tiempo libre a ayudar a los demás sin esperar nada a cambio. Estas acciones, motivadas por decisión propia, ayudan a las comunidades a estar más implicadas en la toma de decisiones y a estar presentes respondiendo a las llamadas en momentos de necesidad, contribuyendo a salvar vidas hoy y apoyando a aquellos que quieren seguir viviendo con dignidad mañana.

Los voluntarios arriesgan sus vidas todos los días para atender a las personas afectadas por conflictos, violencia y crisis humanitarias. En muchas ocasiones corren peligro para ayudar a personas en necesidad de sus propias comunidades o de otros países, impulsados por el deseo de marcar la diferencia ante el sufrimiento humano. Aparte del inmenso valor de lo que hacen, los voluntarios son un ejemplo práctico de la solidaridad que une al mundo.

Este año, el programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU) quiere rendir tributo a los voluntarios que participan y actúan en tiempos de crisis y de desastres de origen natural, lamentablemente tan frecuentes en nuestra región como fue el caso de los recientes huracanes en el Caribe. Los voluntarios suelen ser los primeros en ofrecer apoyo en tiempos de crisis e inestabilidad, y no es una excepción en caso de desastres de origen natural. Los voluntarios responden a las necesidades de la gente en una amplia gama de situaciones de crisis: ayudan a personas afectadas por la inestabilidad política y los conflictos armados, los desastres naturales, las crisis migratorias, las emergencias sanitarias y las crisis alimentarias.

A estos desafíos, grupos e individuos de todos los orígenes están respondiendo eficazmente a las emergencias humanitarias en todas partes, desempeñando un papel clave en la prestación de asistencia y, a menudo, en primera línea. Son generalmente voluntarios locales que, individualmente o como parte de una organización de voluntariado, se dirigen rápidamente a las áreas afectadas para ayudar a salvar vidas, encontrar sobrevivientes y recuperar a los muertos, proporcionar agua, alimento y refugio a los desplazados y movilizar recursos para las comunidades. A menudo son los primeros en comenzar la reconstrucción de las infraestructuras más esenciales, especialmente viviendas, electricidad y atención sanitaria.

Más allá de responder a los efectos inmediatos de un desastre, los voluntarios desempeñan a menudo un papel fundamental en la toma de conciencia sobre el manejo sostenible de los recursos naturales que pueden prevenir y mitigar el impacto de los desastres y construir capacidad local para afrontar desastres futuros. En nuestra región, y después de un terremoto que mató a más de 200 personas, dañó miles de edificios y dejó a millones de personas sin electricidad en varios estados de México, cientos de voluntarios salieron a las calles para buscar sobrevivientes, retirar escombros y distribuir alimentos y víveres a las víctimas.

Y cuando el pasado mes de septiembre el huracán Irma arrasó zonas del Caribe, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) movilizó voluntarios para brindar asistencia a las personas evacuadas. En Cuba, por ejemplo, más de 11 000 voluntarios han estado ayudando en la retirada de escombros. También en Colombia, voluntarios locales ayudaron a mitigar el impacto de un deslizamiento de tierras, proporcionando artículos básicos de higiene para asegurar la salud personal y el bienestar de los sobrevivientes.

En Ecuador, Voluntarios de las Naciones Unidas proporcionaron una ayuda esencial para permitir a sus poblaciones recuperarse de los efectos de los terremotos que devastaron al país en abril de 2016.

Aquí, y en todas partes, los voluntarios ayudan a prevenir los peores efectos de las crisis, brindando un alivio muy necesario a quienes más sufren.

Con motivo del Día Internacional de los Voluntarios, debemos reconocer los incansables esfuerzos de cientos de personas que, en nombre de la dignidad común de todos y todas, ayudan en momentos de necesidad. Los voluntarios: primeros en actuar.

GERENTE REGIONAL, PROGRAMA DE VOLUNTARIOS DE LAS NACIONES UNIDAS.

comments powered by Disqus