Columnistas 16/05/2017 - 12:00 a.m. martes 16 de mayo de 2017

Victoriano Lorenzo: el comienzo de una revolución cultural

En el siglo XIX, los descendientes blancos americanos, lejos de dejar a un lado estas políticas discriminatorias, las profundizaron.

Jorge Luis Roquebert León
opinion@laestrella.com.pa

La conmemoración del aniversario del asesinato de Victoriano Lorenzo sirve para reflexionar como ciudadanos panameños el nivel de integración en nuestra sociedad, relacionado a la raza o la etnia. En Panamá, al igual que en los tiempos que era un departamento de Colombia, se podría estar gestando una revolución cultural, beneficiosa para una democracia igualitaria en el presente, pero que todavía atenta contra el orden social establecido.

Aníbal Quijano explica cómo en el tiempo colonial se catalogó a los grupos americanos de acuerdo a su sitio de proveniencia en blancos europeos, negros africanos e indios americanos, tratándose a estos dos últimos como razas primitivas, frente a la primera que traía civilización a nuestras tierras. En el siglo XIX, los descendientes blancos americanos, lejos de dejar a un lado estas políticas discriminatorias, las profundizaron.

Hernán Porras, con motivo de la celebración del cincuentenario de nuestra República, también explica que el grupo ‘aborigen', ante la invasión y colonización española, fue conquistado, eliminado o marginado, ‘emblanquecido', por medio de su unión a los españoles, lo cual condujo a su asimilación cultural mediante el mestizaje, catalogando su participación histórica en lo que se refiere a la nacionalidad como ‘vegetativa'.

El autor minimiza hasta la mitad del siglo XX la participación indígena en nuestra formación nacional, como lo fue su corta irrupción durante la Guerra de los Mil Días, en donde a su parecer estuvieron movidos más por la rabia del tiempo sometido, y otorga mayor importancia en este conflicto armado al enfrentamiento de la alianza de los grupos minifundistas de Azuero y los grupos mulatos de la ciudad de Panamá en contra de los grupos comerciantes de esta y los latifundistas de las provincias centrales panameñas.

Sin embargo, si en el siglo XIX los niveles de sometimiento hacia los grupos indígenas fueron elevados por los grupos gobernantes blancos, resulta coherente hacer una conexión con la irrupción del grupo sometido a comienzo del siglo XX. Roberto Pineda explica cómo el indigenismo, corriente por la cual los grupos indígenas exigen una revalorización de sus culturas y derechos, prospera y se concreta por primera vez en 1910 con la Revolución mexicana. Se podría concebir la participación de Victoriano Lorenzo en la Guerra de los Mil Días como antecedente de un movimiento que afloraba en América Latina, al liderar una revolución en contra del orden establecido desde tiempos coloniales en contra de su raza.

Por esto, miembros de la etnia blanca de los partidos Liberal y Conservador se propondrían erradicar toda secuela de este movimiento en nuestro territorio para mantener el orden social, basado en la diferenciación racial hasta entonces existente en nuestra región latinoamericana. Será necesario un renacimiento de liderazgo en nuestro país para reactivar esta exigencia y terminar con este orden social que permite la conceptualización de ciudadanos de segunda categoría. Esto, sin duda, es una tarea pendiente.

PROFESOR DE HISTORIA, UP.

comments powered by Disqus