Columnistas 10/01/2019 - 12:03 a.m. jueves 10 de enero de 2019

Varela trae tristes recuerdos visitando el Comando Sur

El comunicado de la Presidencia dijo que Varela viajó para coordinar la lucha contra el tráfico ilícito de drogas desde Colombia a EE.UU.

  /

Marco A. Gandásegui, Hijo
opinion@laestrella.com.pa

En un viaje relámpago, el presidente Juan Carlos Varela se trasladó a la sede del Comando Sur de EE.UU., en el Estado de Florida. El Comando Sur fue creado por EE.UU. en 1947 y ha tenido la responsabilidad de intervenir militarmente en todos los países de la región latinoamericana en los últimos 70 años. Fue la que coordinó la invasión a Panamá en 1989, el derrocamiento de Juan Bosh de República Dominicana en 1965, Salvador Allende de Chile en 1973 y Mel Zelaya Honduras en 2008. En total, las intervenciones del Comando Sur en la región suman cerca de 40 instancias, causando miles de muertes entre soldados y civiles latinoamericanos.

El comunicado de la Presidencia dijo que Varela viajó para coordinar la lucha contra el tráfico ilícito de drogas desde Colombia a EE.UU. Fue recibido en Key West por el almirante Craig Faller, recién nombrado como jefe del Comando Sur. La visita de Varela duró cinco horas, cumpliendo con un protocolo estricto, establecido por el comando norteamericano. Iba acompañado de su ministro de Seguridad y personal del Servicio Nacional Aeronaval (Senan), así como otros funcionarios.

El comunicado también citó a Varela, quien aseguró que ‘los cultivos de droga en Colombia se han cuadruplicado, de 50 mil a 200 mil hectáreas, lo que implicó un reto para Panamá en contener la droga en su paso por Panamá hacia EE.UU.'. Varela se olvidó de que EE.UU. ya no considera el tráfico ilícito de drogas ‘un peligro nacional'. Trump lo reemplazó con la amenaza que representa China y Rusia.

Varela informó que ‘Panamá compró una barcaza, ‘Amador Guerrero', nuevos helicópteros y una nave de vigilancia aérea. Además, nuevas lanchas que podrán hacer interdicciones a lanchas sospechosas que usan los mares panameños'. Estas compras elevan los gastos de Panamá en equipos militares que no están al servicio de la seguridad panameña. Más bien responden a la política de EE.UU. de aumentar sus ventas de armas a escala mundial.

El comunicado indicó que ‘Colombia, Panamá y EE.UU. realizan tareas conjuntas para mejorar la seguridad regional. En 2018, Panamá confiscó casi 80 toneladas de droga que nos coloca en ‘el cuarto del mundo'.

La visita de Varela al Comando Sur no es casual ni responde a una cortesía que los presidentes le deben a los comandantes militares norteamericanos. Es el primer mandatario panameño que visita al Comando Sur en Florida y, probablemente, el único de cualquier otro país de la región o fuera de la región. Habría que preguntarse qué fue a hacer Varela a Florida con tantos compromisos en Panamá.

Hace un par de meses estuvo en Panamá el secretario de Estado, Mike Pompeo, en una visita de cinco horas para recordarle a Varela cuáles eran los límites que debía respetar en sus relaciones con la R. P. de China. El Gobierno no ha informado sobre las visitas de militares norteamericanos a Panamá. Sin embargo, el día después de su viaje a Florida, aterrizaron en la base aeronaval de San Vicente, en Darién, varios helicópteros del Ejército de EE.UU.

Ese mismo día el Grupo de Lima, que reúne 12 Gobiernos latinoamericanos, dio a conocer una resolución que reiteraba su desconocimiento del Gobierno bolivariano de Venezuela. EE.UU. ha insinuado que podría intervenir militarmente en ese país, si encuentra apoyo militar en Colombia y Brasil. El 10 de enero asumirá en Venezuela, por un nuevo período, el presidente Nicolás Maduro. Desde hace 15 años Washington trata de arruinar la economía venezolana, ha desestabilizado el país financiando actos terroristas por parte de la oposición y desconoce su soberanía política.

El presidente Varela está en la cuerda floja. Siguiendo la línea dura de Washington (en el Grupo de Lima) pero, a la vez, conservando los intereses de los comerciantes y especuladores, tanto panameños como venezolanos, que mantienen un intercambio comercial que beneficia a ambos grupos.

Según fuente periodística venezolanas, ‘las ventas de Panamá a Venezuela representan cerca de 700 millones de dólares anuales', que incluyen mercancías de las zonas libres. Hay que ver también ‘la venta de servicios, que se contabilizan en forma separada, que incluye los servicios bancarios, los servicios de telecomunicaciones, los servicios de transporte, los servicios comerciales, los servicios de seguros, servicios profesionales y otros'. ¿Será que Varela habló con el almirante Faller sobre Venezuela y le recordó los compromisos comerciales que tienen los empresarios panameños con ese país?

EL AUTOR ES PROFESOR DE SOCIOLOGÍA DE LA UP E INVESTIGADOR ASOCIADO DEL CELA.

comments powered by Disqus