Columnistas 08/03/2018 - 12:00 a.m. jueves 8 de marzo de 2018

El turno de las mujeres

Decíamos que los hombres raras veces se han preguntado si la mujer quiere decidir sobre cuestiones relativas a su vida

Virginia Arango Durling
opinion@laestrella.com.pa

Con este título, en 1991, escribíamos sobre la situación de las mujeres en el mundo, explicando que los hombres han desempeñado desde hace tiempo un papel clave en las relaciones familiares. Ellos se han encargado de la toma de decisiones de las mujeres. Han controlado sus vidas y su fecundidad.

Decíamos que los hombres raras veces se han preguntado si la mujer quiere decidir sobre cuestiones relativas a su vida, y para algunos (machismo) todavía ‘a la mujer le corresponde una función subordinada, de que es realmente inferior, menos capaz, etc.'. Y así en el ámbito del hogar su papel es de esposa sumisa, madre y ama de casa. Debe realizar esas tareas monótonas, insignificantes y sin ningún valor económico que no se le reconocen, y si tiene la oportunidad de realizar un trabajo fuera del hogar la situación no cambia, por el contrario, se traduce en una doble carga que pesa sobre ella, cuyo trabajo de igual forma nunca le es reconocido.

Piense por ejemplo, que al llegar a la jubilación, el hombre se jubila de su trabajo, pero la mujer sigue con la misma faena.

Y si bien, los tiempos han cambiado, y la discriminación ha disminuido, y la mujer ha evolucionado, todavía queda mucho por hacer, pues esos avances no han llegado lastimosamente a todas. Y decimos esto, puesto que, sin duda, todavía las mujeres en muchas regiones del mundo están sufriendo el hambre, la pobreza, el analfabetismo, y aún las más capacitadas profesionalmente no se escapan del trato discriminatorio, del acoso, la violencia en general, del sexismo, de las limitaciones en cuanto al ejercicio de los derechos políticos.

Alguien expresaba años atrás ‘que pareciera que los hombres están asustados ante el cambio en el papel de la mujer en sociedad', mientras que otros mostraban preocupación por ser motivo tal vez de confrontación de los sexos. Sin embargo, esto último no es lo que desean las mujeres, lo que queremos es que se acepte que el turno de las mujeres llegó. Solo se trata de un asunto de derechos humanos: derechos iguales para hombres y mujeres.

En consecuencia, lo que quieren las mujeres es lo que a continuación, entre otros, señalamos, aunque valga señalar, que este 8 de marzo se llama a una huelga general por 24 horas, por el Movimiento Feminista para visibilizar el impacto que las mujeres tienen en la sociedad.

—. Derecho a que se les trate como mujer, como madre trabajadora.

—. Derecho a que se reconozcan las tareas domésticas que realizamos y que las mismas sean siempre compartidas.

—. Que se nos dé un mayor acceso a la participación en el proceso de desarrollo socioeconómico y en la vida política del país.

—. Que se nos reconozca nuestra contribución económica, política, educativa y social.

—. Que podamos vivir libres de violencia, de matrimonios forzados, entre otros.

—. Que la mujer tenga un mayor acceso a la educación y a puestos de liderazgo.

—. Que se nos dé en muchos aspectos una igualdad de oportunidades.

—. Que se nos valore de acuerdo a nuestras capacidades, no por nuestra apariencia ni por nuestro marido o cónyuge.

—. Que se reconozca el derecho a ser valoradas cuando tenemos hijos o no los tenemos.

CATEDRÁTICA DE DERECHO PENAL, UP.

comments powered by Disqus