Columnistas 17/05/2019 - 12:00 a.m. viernes 17 de mayo de 2019

Turismo verde y mercado chino

‘El turismo debe promover un cambio colectivo hacia la creación de un mundo pacífico que abrace la sostenibilidad como prioridad y cree infraestructura verde para manejar la llegada de viajeros a destinos sensibles como Panamá'

Annie Young
opinion@laestrella.com.pa

Hace poco participé en la conferencia organizada por la Alcaldía de Panama y World Tourism Cities Federation. El tema de mi sesión era cómo integrar las ventajas únicas de nuestra naturaleza, cultura, y el potencial de los recursos turísticos de América Latina y el Caribe para el mercado turístico de China. Luego de analizar sobre el tema, me gustaría compartir mis observaciones.

La belleza escénica de nuestra región, nuestra alta diversidad y nuestra conectividad son atractivos muy importantes para diversos mercados turísticos internacionales. El crecimiento del mercado chino, aunque genera tremendas oportunidades de negocio para los destinos turísticos y empresarios locales, también genera grandes desafíos para balancear turismo, conservación y desarrollo sostenible.

Elizabeth Becker, en su libro ‘Overbooked', señala que ciudades como Cambodia, Barcelona y Venecia están luchando para hacer frente a los impactos negativos del turismo masivo. El desarrollo turístico en áreas de patrimonio cultural y de costa en muchos países de gran auge turístico ha sido desordenado y con consecuencias muy negativas: perdida de biodiversidad, mayor costo de vida para locales, servicios para residentes desplazados por el turismo, entre otros.

El ecoturismo es la mejor alternativa para países como Panamá, pues se trata de experiencias únicas a lugares auténticos y que mantienen su esencia natural y cultural brindando beneficio a los locales. Los turistas de aventuras, incluyendo los chinos, también viajan en pequeños grupos de amigos, familias y con giras de interés especial, como observación de aves, bicicleta en parques nacionales, observación de vida silvestre, kayaking, buceo y más. El turista de aventura es un mercado más sofisticado y al que debemos dirigir nuestros esfuerzos de promoción. Este tipo de turismo beneficia a todo el sector, pues su desarrollo es integral.

Panamá podría convertirse en un modelo a seguir integrando estrategias como la de Hanna Ayala con el plan de Turismo, Conservación e Investigación. Ya en aquella época se hablaba de turismo verde con el desarrollo de un turismo Patrimonial y rutas temáticas. Tenemos muchos estudios listos y diversas consultorías pagadas por el BID para que Panamá tenga un desarrollo turístico sostenible y alcance mercados que gastan más dinero en el país como el mercado chino. Sin embargo, seguimos pensando que el turismo verde es desarrollar centros de visitantes a costos millonarios.

Los centros de visitantes de los parques nacionales son parte de la interpretación cultural para el viajero y no necesitan ser ostentosos ni a costos millonarios. El atractivo no es el centro de visitantes, el atractivo es nuestro entorno natural y cultural. Es importante que dentro de los parques nacionales se maneje la capacidad de carga permitida y que los diseños arquitectónicos muestren la belleza natural de manera sobria, sostenible y practica, como el Rainforest Discovery Center y el Canopy Tower en el Parque Nacional Soberanía, ambos modelos de éxito internacional.

El Turismo verde es la mejor opción para Panamá y nos toca desarrollar acciones que unifiquen al sector público y privado sobre cómo administrar el destino y cómo proporcionar infraestructura local y protección para el medio ambiente y nuestros patrimonios culturales. Nos toca adaptar la tecnología y empezar a cobrar la entrada a parques nacional por internet para controlar la capacidad de carga permitida y abrazar innovación tecnológica.

Panamá necesita un programa serio de certificaciones y monitoreo en turismo responsable. Tenemos que abrir nuestras costas a los turistas de una manera sostenible, capacitar a los residentes de las comunidades locales en manejo turístico, nuevos idiomas y mantener nuestra biodiversidad para las futuras generaciones, si queremos que el turismo se convierta en política de Estado y lograr, como en muchos países, beneficios económicos de esta importante industria.

Nuestra historia nos conecta con China y con el resto del mundo y allí está una importante ventaja competitiva. La ‘Ruta de los Conquistadores y Piratas' se puede unir a la Ruta de la Seda. La ‘Ruta de los Inmigrantes Chinos', que llegaron a Panamá, hace más de 160 años, durante la construcción del primer ferrocarril que uniría ambos océanos con la ‘Ruta de los Afrodescendientes'. Podemos desarrollar la ‘Ruta de la Biodiversidad', utilizando a Smithsonian y al Biomuseo como anclas de ciencia para el turismo académico.

Tenemos las herramientas para desarrollar turismo de multidestino y manejar la escala turística de manera sostenible y regional, utilizando a Panamá como un centro de conectividad para los nuevos mercados emergentes.

Becker, en su libro, menciona que ‘los turistas son el motor consumidor del mundo… y que los activistas pueden aprovechar el poder del turismo para lograr lo que de otro modo sería una meta remota: salvar una zona amenazada y convertirla en un destino ecoturístico'.

El turismo debe promover un cambio colectivo hacia la creación de un mundo pacífico que abrace la sostenibilidad como prioridad y cree infraestructura verde para manejar la llegada de viajeros a destinos sensibles como Panamá. No hay otra forma de viajar hoy día que hacerlo para el futuro.

PRESIDENTA DE LA FUNDACIÓN PANAMEÑA DE TURISMO SOSTENIBLE.

‘El ecoturismo es la mejor alternativa para [...] Panamá, pues se trata de experiencias únicas a lugares auténticos [...]
 
comments powered by Disqus