Columnistas 03/12/2018 - 12:00 a.m. lunes 3 de diciembre de 2018

Trump y su guerra privada al planeta

Tal vez estén llamando con un SOS no solo a las autoridades judiciales, sino al Congreso, hoy con mayoría demócrata.

Roberto Díaz Herrera
opinion@laestrella.com.pa

Trescientos científicos de 13 agencias federales de Estados Unidos, tras meses de análisis conjuntos, presentan un exhaustivo informe de 1656 páginas sobre distintos factores graves del cambio climático.

Todos son funcionarios de este Gobierno, no cabezas calientes. Trump, seguro sin leer una página, responde con sílabas: ‘No me lo creo'. Y, para no hacer olas, lo comenta el Día de Acción de Gracias y en pleno ‘Black Friday', sabiendo que nadie lee nada. Y millones de seguidores lo siguen considerando un genio y el más grande estadista.

¿Qué es un sociópata, por mencionar un tema? Leemos: ‘El trastorno de personalidad antisocial (TPA) es una patología psiquiátrica. Las personas que la padecen no pueden adaptarse a las normas sociales, como son las leyes y los derechos individuales'.

Siempre que surgen amenazantes o terroríficos Goliat —o más apropiado tal vez Hulk—, la historia nos manda también David. Y eso ha ocurrido como contraparte a la grosería de Trump, en especial contra sus propios científicos.

En Oregon, un grupo de estudiantes adolescentes, con una líder de 22 años —Juliana Kelsey— de larga historia de ambientalista, con el apoyo de su profesora Mary Wood —de Derecho Ambiental— preparan un juicio legal contra el Gobierno de Estados Unidos y contra Trump. La profesora define el problema con esta gráfica: ‘es como ir con todita tu familia en el asiento de atrás de un coche, y el conductor —Trump— sabe que vamos hacia un precipicio, pero ningún policía se atreve a pararlo'.

Tal vez estén llamando con un SOS no solo a las autoridades judiciales, sino al Congreso, hoy con mayoría demócrata.

La historia escribe en líneas paralelas y simultáneas siempre los actos de locuras muy cerca de los actos de héroes cívicos y fraternales que creen en la justicia. Nos parece que el diablo tiene el acelerador hundido, pero Dios también.

CORONEL RETIRADO Y ABOGADO.

comments powered by Disqus