Columnistas 14/09/2018 - 12:03 a.m. viernes 14 de septiembre de 2018

Temas de Gobierno pendientes para el 2019 (I)

Presentamos un primer resumen de ocho metas que debería atender con celeridad el próximo gobernante y que a nuestro juicio son impostergables

Jaime Flores Cedeño
opinion@laestrella.com.pa

La persona que dirija los destinos del país en el 2019, tendrá que afrontar distintas temáticas que generan crisis en la actualidad. Son problemas que vienen en aumento desde hace décadas, por la falta de metas y proyecciones nacionales. Esto se debe a que los gobernantes que hemos tenido llegaron al poder mediante discursos demagógicos y se dedicaron a administrar el Estado para favorecer a las élites económicas criollas y empresas transnacionales. El resultado ha sido el país que tenemos, donde las necesidades y la pobreza aumentan cada día, en contradicción con la opulencia y vida opípara de algunos políticos y empresarios, quienes por medio de la corrupción acrecentaron su patrimonio.

Presentamos un primer resumen de ocho metas que debería atender con celeridad el próximo gobernante y que a nuestro juicio son impostergables.

Hace falta una real y efectiva revolución educativa. La educación pública no debe ni puede ser menos que la particular. Se requiere priorizar en estructuras, conocimientos, tecnologías, capacitación y aprendizaje de idiomas. Las escuelas ranchos reflejan un síntoma del poco interés de las autoridades para resolver el problema educativo, al igual que la deserción escolar y los elevados índices de fracasos. El mundo actual necesita un estudiante con pensamiento crítico, propositivo, y con mente creativa, pero que posea una conciencia cívica e histórica, fundamentada en valores.

La crisis en el sistema de salud pública beneficia a las clínicas, hospitales y farmacias privadas. No es concebible que en un país de ‘miles de millones' en presupuesto tengamos un alto desabastecimiento de medicamentos y que en las salas de urgencia los pacientes se encuentren sin recibir una atención digna; ello sin contar la mora de cirugías, la falta de especialistas y el poco equipamiento de las instalaciones médicas. Se propone una estrategia nacional en materia de salud (CSS - Ministerio de Salud) que involucre a todos los actores del sistema. La atención primaria debe extenderse en todo el territorio, a fin de poder detectar a tiempo enfermedades complejas.

En cuanto al alto costo de la vida, hace poco la Apede decía que Panamá figura entre los países más caros del mundo, lo que no es equiparable con los bajos salarios de los panameños que les alcanzan solo para subsistir. Todo va en aumento, y nada baja de precio. Al Gobierno que viene le corresponde sentarse a discutir este tema con todos los actores, a fin de buscar una alternativa a esta situación que se hace insostenible y beneficia a un grupo de especuladores.

En la ciudad de Panamá las horas pico son todo el día, se percibe una total incapacidad de las autoridades para darle una respuesta satisfactoria al caos en el transporte. Las únicas que sonríen con esta crisis son las empresas que venden combustible, las cuales, a pesar de la disminución internacional del barril de petróleo, venden la gasolina a costos exorbitantes y nadie les pone un freno. Por otro lado, lo que sucede con el transporte en los sectores este y oeste tiene que ver con una deficiente planificación urbanística del Estado, donde las promotoras venden viviendas sin que existan vías de acceso adecuadas, aunado a la falta de agua, electricidad y recolección de la basura.

Vivimos en una ciudad insegura y desprotegida, las mafias se apoderan a diario de las calles, avenidas y veredas. La mano dura o suave, no ha tenido efecto. Los países que redujeron sus altos índices de criminalidad apostaron por la prevención social, oportunidades laborales y recreativas para la juventud, sin dejar a un lado la represión sistemática de la delincuencia y la imposición de penas severas para delitos de gravedad.

En los últimos años, han llegado a nuestro país miles de ciudadanos extranjeros que les quitan oportunidades de empleo a los panameños. Esto se produce bajo el amparo de las autoridades que legitiman su estadía y ciertos empresarios inescrupulosos que los contratan con salarios muy por debajo del mínimo, y sin derecho a prestaciones. Se necesita regular la migración, de manera tal que no afecte a los nacionales.

Históricamente, se han enfrentado en el país importadores y exportadores comerciales, la balanza del Gobierno se inclina hacia uno u otro sector dependiendo de los intereses del que ostente el poder. La política agropecuaria debe fundamentarse en la protección y apoyo al productor nacional. Defender la soberanía alimentaria tiene que ser un compromiso público del próximo mandatario (a).

Sin entrar a definir la fórmula que se aplique para una constituyente, esta no puede realizarse sin una activa participación popular en los debates y debe estar sustentada bajo una visión de desarrollo, equidad y justicia social, garantizando la plena independencia de los órganos del Estado.

ABOGADO E HISTORIADOR.

comments powered by Disqus