Columnistas 22/03/2019 - 12:02 a.m. viernes 22 de marzo de 2019

Sistema Público de Salud: dos entidades enfermas

La Administración actual ha promovido, financiado e impulsado, probablemente con buenas intenciones, pero mal aconsejada

Rimsky Sucre B.
opinion@laestrella.com.pa

La Administración actual ha promovido, financiado e impulsado, probablemente con buenas intenciones, pero mal aconsejada, una especie de Concertación paralela en materia de salud, conocida como: ‘El Libro Blanco'. El objetivo medular de ‘El Libro Blanco' consiste en retomar la idea, absurda y ambiciosa, de perpetrar una prematura ‘Unificación' de los haberes, recursos y finanzas de la Caja de Seguro Social (prestaciones médicas) con el Ministerio de Salud (Minsa) en una nueva entidad.

Se desecha así las propuestas entregadas oficialmente al Ejecutivo el 19 de octubre de 2007 con el ‘Anteproyecto de Ley para la transformación del ‘Sistema Público de Servicios de Salud de Panamá' y la ‘Propuesta por la cual se crea La Autoridad Nacional de Medicamentos y otros productos para la Salud Humana'.

La desigualdad en la oferta de servicios de salud pública, disímil cobertura y asignación de recursos a las diferentes áreas del país, la justificada insatisfacción de la población usuaria de los servicios médicos del Minsa y la CSS, las crisis sanitarias cíclicas de los últimos quinquenios, condujeron a la propuesta de transformar el ‘Sistema Público de Servicios de Salud de Panamá', después de más de dieciséis (16) meses de trabajo de más de 40 sectores representativos de la sociedad, agrupados dentro de la Mesa de Salud del Diálogo Nacional para la Concertación, incluyendo salubristas, médicos generales, especialistas, enfermeras, farmacéuticos, profesionales y técnicos de salud, usuarios, pacientes, jubilados y pensionados, ambientalistas, etnias, sindicatos, empresarios, abogados, agrupaciones cívicas, la Iglesia y otros, incluyendo representantes del CoNEP.

La Mesa de Salud consensuó que el propuesto Anteproyecto de Ley de Salud responde a las necesidades que, en materia de salud, sanidad y justicia social tiene el pueblo, en especial las clases más necesitadas, desfavorecidas y marginadas; a la vez, cumple con el mandato consignado en el la Constitución vigente, en especial en sus artículos 109, 115 y 116, los cuales establecen:

Art. 109. ‘Es función esencial del Estado velar por la salud de la población de la República. El individuo, como parte de la comunidad, tiene derecho a la promoción, protección, conservación, restitución y rehabilitación de la salud y la obligación de conservarla, entendida esta como el completo bienestar físico, mental y social'.

Art. 115. ‘Los sectores gubernamentales de salud, incluyendo sus instituciones autónomas y semiautónomas, integrándose orgánica y funcionalmente. La ley reglamentará esta materia'. Artículo 116. ‘Las comunidades tienen el deber y el derecho de participar en la planificación, ejecución y evaluación de los distintos programas de salud'.

Resalto las siguientes virtudes de la propuesta oficial de la Concertación Nacional presentada al Ejecutivo en esa fecha:

Contrario con el ‘Libro Blanco', no se permite la unificación financiera y de bienes y recursos de la CSS y el Minsa, ya que para ello esa ley deberá ser derogada y sustituida por una nueva, habiéndose cumplido los requisitos que se establecen en su artículo 55, y lo cual tendrá que ser validado por los mecanismos de consulta popular vigentes.

La oferta de Servicios Públicos de Salud estará centrada en la satisfacción de los usuarios, con acceso efectivo, universal y sin exclusiones para toda la población, manteniendo la CSS su independencia económica, financiando exclusivamente los costos de atención de sus asegurados. El Estado, a través del Minsa, asume el costo de la población no asegurada y, gradualmente, el costo de los beneficiaros.

Se potenciará la eficiencia eliminando la duplicidad de oferta y por medio de la homologación tanto en los niveles administrativos y de gestión, como en los de atención de la Red de Salud.

Se garantiza la participación y fiscalización social en todos los niveles del proceso, a través del Consejo de Contraloría Social.

En todos los títulos de esta propuesta de Ley de Salud, se reiteran garantías a la no privatización, en especial a en cuatro de sus artículos.

La garantía financiera para el nuevo Sistema Público de Servicios de Salud ha sido especificada en todos los títulos de la propuesta en forma satisfactoria, con la relevancia del consenso logrado entre la Sociedad Civil y el Ejecutivo (período 2004-2009). Este se hizo representar por el Minsa, la CSS y el MEF.

Exhorto a los candidatos presidenciables, especialmente a quien alcance la Presidencia de la República, a que estudien, analicen y se solidaricen con la propuesta de la Mesa de Salud del Consejo de La Concertación Nacional para el Desarrollo, promoviéndola e impulsándola por medio de una nueva Ley, en conjunto con el Legislativo.

Veo con sorpresa que el Ejecutivo de los tres últimos períodos no tomó en cuenta esta planificación urgente y necesaria para la comunidad. Hago un vehemente llamado para que se suspenda la promoción de la unificación de estas dos instituciones enfermas porque, además, los empleados, los trabajadores y los empresarios no permitiremos que los millonarios ingresos de nuestras cuotas a la Caja de Seguro Social y los apetitosos superávits de esta, sean dilapidados por el desgreño administrativo, falta de transparencia y corrupción imperante en los últimos quinquenios por la vorágine política.

¡No a la unificación, no a la propuesta otrora conocida como: la ‘ANAS' y hoy, ‘Libro Blanco'!

MÉDICO

comments powered by Disqus