Columnistas 12/09/2017 - 12:01 a.m. martes 12 de septiembre de 2017

Más silencios en el caso Gallego

Le agradeceré profundamente, señora procuradora, que se nos haga saber al teléfono o al correo electrónico cuando se tenga una respuesta para esta solicitud de información.

Alexis Sánchez
opinion@laestrella.com.pa

Esta serie de los silencios delatores continúa con una carta que me hizo llegar Edilma Gallego para su publicación, porque la Procuraduría no se la ha respondido y peor aún, le fue censurada por un medio. Según los comentarios creíbles de un reputado abogado por allá existe un pacto que impide publicar información que no favorezca a la Procuraduría. Si lo miraran bien, entenderían que si la Procuraduría descubriera la identidad de Gallego haría un importante logro, así es que no se entiende por qué no trabajan con los familiares. La carta es del 2 de diciembre de 2016, y se remitió con copia a la Iglesia católica. Copio el texto suscrito por Edilma:

Señora

Kenia Porcell

Procuradora General de la Nación

E. S. M.:

Respetada señora procuradora:

Sean nuestras primeras palabras para enviarle un cordial saludo y desearle éxito en sus funciones. Al mismo tiempo deseamos agradecer la buena disponibilidad que usted ha tenido al atender al arzobispo de Panamá en relación con una solicitud que pasamos a resumir y de la que estamos a la espera de la respuesta.

El motivo de esta carta está en hacerle una solicitud de información sobre la petición que hizo el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, a usted como procuradora general de la Nación y presidenta de la Junta Directiva del Instituto de Medicina Legal.

Sabemos de sus múltiples ocupaciones como también sabemos de su buena disposición mostrada al arzobispo para atender la petición que le hizo respecto a nuestro hermano, el padre Héctor Gallego, pero también estoy segura de que usted comprenderá que ha transcurrido ya un tiempo considerable y necesitamos saber una respuesta final.

Desde el año 2014 el arzobispo de Panamá solicitó al presidente Varela el apoyo para que unas científicas (Dras. Ann Ross y Terry Melton) realizaran una revisión de todo lo actuado en las excavaciones de Motor Pool desde 1999, debido a que creemos que ahí está nuestro hermano, el padre Héctor Gallego. En enero de 2015 el arzobispo escribió a usted otra carta con la misma solicitud. Finalmente, en marzo de este año 2016, fue cuando Medicina Legal atendió al arzobispo en una reunión en la que yo estuve presente. Como puede ver señora procuradora, ya han transcurrido más de dos años desde la primera petición al señor presidente y en enero están por cumplirse dos años también de la solicitud a la Procuraduría y por lo tanto a Medicina Legal.

Al final de la reunión de marzo con Medicina Legal, se nos dijo al arzobispo y a mí que el tema sería tratado en la próxima reunión de Medicina Legal y que se nos daría una respuesta, pero hasta el día de hoy yo desconozco esa respuesta.

Como yo estuve presente en esa reunión, creo que vale la pena recordar que allí los dos científicos de Medicina Legal (el Dr. Vicente Pachar y el Dr. José Trejos) estuvieron de acuerdo en que se procediera con la solicitud del arzobispo. El doctor Pachar dijo que lo planteado por el arzobispo respecto a que el padre Héctor pudiera estar allí es una duda que él había mantenido por 18 años. El doctor Trejos dijo que probablemente dos laboratorios no manejaron las mismas muestras y que pudo haber una mezcla de restos y también dijo estar de acuerdo con una revisión de todo lo actuado en Motor Pool. Más recientemente el doctor Pachar ha publicado un libro donde describe restos hallados en Motor Pool en 1999 (ropa, correa, camisa) y en este libro dice que él consideró, desde entonces, que allí estaban ‘los restos del padre Gallego'.

Nuestra solicitud de información ahora consiste en saber cuál es la respuestas de la Procuraduría y de Medicina Legal sobre la solicitud de hacer la revisión de todo lo actuado en Motor Pool, contando con la participación de científicas o científicos independientes aprobados con la familia Gallego.

Le agradeceré profundamente, señora procuradora, que se nos haga saber al teléfono o al correo electrónico cuando se tenga una respuesta para esta solicitud de información.

Agradecemos su interés en el tema y confiamos en su buena disposición, en la del presidente y en la del arzobispo de Panamá para que logremos avanzar con esta solicitud.

Atentamente,

Edilma Gallego

Fin de la carta. ¿Qué misterio encierra todo este caso que lleva a tantos poderes a silenciar los hechos por casi tres años? Algo grande se está moviendo en la oscuridad.

EXINVESTIGADOR DE LA COMISIÓN DE LA VERDAD.

comments powered by Disqus