Columnistas 09/01/2017 - 12:01 a.m. lunes 9 de enero de 2017

Y sigue siendo 9 de Enero de 1964...

‘Ese día no hubo generales, no hubo partidos políticos, solo el pueblo y nadie más que el pueblo se liberó a sí mismo'

Ricardo Cochran Martínez
opinion@laestrella.com.pa

Decía el filósofo alemán Wilheim Hegel, ‘la historia mundial es el progreso de la conciencia de la Libertad'.

El siglo XX fue la búsqueda de la soberanía y la libertad de todos los pueblos del mundo; luego de la Segunda Guerra Mundial, los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad se esparcieron con total fuerza por el mundo. No hubo pueblo que no quisiese ser soberano y libre.

Panamá no escapó a esta realidad histórica, y prosiguió con el arduo proceso de justos reclamos sobre ‘el tratado que ningún panameño firmó', él Hay-Bunau Varilla.

En esa etapa de revisionismo se encontraba nuestra nación en el marco de la Guerra Fría, la Doctrina Truman de 1947 y la Doctrina de Seguridad Hemisférica; ambas tenían como principio la lucha frontal contra las ideologías de izquierda por los medios que fueran necesarios, incluyendo la represión militar.

En esa atmósfera, llega el Acuerdo Chiari-Kennedy, el cual debió cumplirse por parte de Estados Unidos, izando la bandera panameña en los sitios convenidos en el Convenio.

Un sector denominado ‘zonians' se opuso a que la ley, es decir lo pactado y expuesto por escrito a través de un acuerdo diplomático, se cumpliera; y esa prepotencia, esa actitud de desafiar las leyes, la diplomacia, y torcer lo pactado creó el 9 de Enero de 1964.

Fueron los mismos ‘zonians' quienes orillaron a la situación de ese día, lo que conllevó, tal como dijese el filósofo alemán Hegel, a que ‘la astucia de la razón' se precipitase en nuestros acontecimientos históricos.

Lo que menos pensaron aquellos intransigentes zonians fue que su rebeldía y prepotencia obligaría a los Estados Unidos a derogar el Hay-Bunau Varilla de un solo plumazo.

Porque fueron los estudiantes panameños y el pueblo panameño quienes pusieron el pecho y dieron su sangre por su soberanía, acto que era el sino de todos los pueblos del mundo que buscaban su soberanía total.

Ese día no hubo generales, no hubo partidos políticos, solo el pueblo y nadie más que el pueblo se liberó a sí mismo.

Hoy, en el siglo XXI, en el aniversario 53 de aquel 9 de Enero de 1964, estamos ante otra fecha fatal, que irónicamente se marca dentro de los ‘idus' de enero.

El 5 de enero se manifestó nuevamente otra agresión de aquella facción de Estados Unidos que no quiere ver a nuestra Panamá surgir, a esa nueva generación de zonians que descaradamente ofrecen entrevistas en los medios para burlarse de las leyes, de lo pactado, para torcer la opinión pública y negar la diplomacia.

El resultado de esta vieja actitud es la más vil persecución de dos medios escritos, tan históricos como La Decana : La Estrella de Panamá ; tal persecución es la muestra palpable de que los nuevos zonians buscan humillar y manipular al país acallando sus medios escritos.

Benjamín Franklin dijo ‘aquellos que renuncian a una libertad esencial, para comprar un poco de seguridad, no merecen ni libertad ni seguridad'.

Por ello en memoria de un 9 de Enero de 1964, a 53 años de la gesta del pueblo, seguimos sufriendo la agresión de los zonians, y no renunciará La Estrella de Panamá a su libertad esencial, de seguir informando con veracidad al pueblo panameño del acontecer nacional y mundial de denunciar lo corrupto.

En una efeméride de tan valiente gesta, el pueblo panameño enfrentará la prepotencia, y esta aberración jurídica, como siempre la ha enfrentado... con dignidad y valentía.

Loor a nuestra patria..., salud compatriotas.

ESTUDIANTE DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

comments powered by Disqus