Columnistas 23/08/2019 - 12:01 a.m. viernes 23 de agosto de 2019

Señor alcalde: la ciudad es de todos

Desde un principio este valioso ejercicio estuvo plagado de fallas e inconsistencias, entre otras razones

Tomás Paredes Royo
opinion@laestrella.com.pa

El Instituto Panameño de Arquitectura y Urbanismo (Ipaur) ha solicitado al señor alcalde modificar el Plan Parcial de Ordenamiento Territorial del corregimiento de San Francisco, mejor conocido como el PPOT de San Francisco, basado en que ese grupo no fue tomado en cuenta para la elaboración del mismo.

La consulta pública para la elaboración del PPOT de San Francisco, en el cual participé como vecino del sector de San Francisco Centro, fue un proceso abierto y ampliamente publicitado en diferentes medios de comunicación. En las sesiones de trabajo participaron residentes y personas con intereses en el corregimiento, incluyendo miembros de Capac, Ipaur, Acobir y otras organizaciones. Al preguntar por la ausencia en estos talleres de las asociaciones mencionadas, los funcionarios del MUPA respondieron de manera explícita que estas habían sido invitadas, pero que sencillamente se habían abstenido de participar como tal, eludiendo así el debate orgánico y la colaboración institucional que demandaba el PPOT.

Desde un principio este valioso ejercicio estuvo plagado de fallas e inconsistencias, entre otras razones, por el interés político de la Alcaldía de mostrar una apertura a la participación ciudadana, donde la forma y el tiempo eran más importantes que el fondo y los resultados; la contratación de consultores externos e internos dispuestos a plegarse a unos objetivos y una metodología poco transparente y parcializada; y la realización de reuniones en paralelo entre el Municipio y diferentes gremios y grupos desarrollistas, lo que al final, produjo un documento con propuestas sin mayores explicaciones o sustentos, algo alejadas de un verdadero consenso.

El PPOT para San Francisco recoge algunos conceptos de un urbanismo nuevo y diferente; sin embargo, el mismo se queda muy corto de plantear un desarrollo sostenible y viable para el corregimiento, al ignorar o tratar con una liviandad sospechosa aspectos tan básicos como el aforo y las proyecciones del sistema vial; el estado actual y el potencial de la infraestructura de acueducto, alcantarillado y aguas pluviales; la capacidad para asimilar el crecimiento de la oferta y la demanda de energía eléctrica; la relación de áreas construidas y espacios públicos; la propuesta de nuevos tamaños de lote y alturas de los edificios, con mayores densidades habitacionales que representan el riesgo de empeorar la calidad de vida en el corregimiento.

Estoy de acuerdo con el Ipaur de revisar el PPOT ya aprobado por el Concejo Municipal, una oportunidad para revalidar los objetivos y las estrategias del documento existente. Su revisión no puede ser un acto de ‘borrón y cuenta nueva' como algunos pretenden, en desconocimiento de los aspectos positivos y buenos del documento existente; no obstante, es obligatorio repasar sus deficiencias para incorporar los temas ausentes y corregir sus ilegalidades. Igual, hay que diseñar una metodología diferente, menos apurada y consecuente con la seriedad del tema, que bajo la colaboración y el respeto, permita exponer y sustentar, escuchar y debatir, intercambiar y analizar cada propuesta, para luego lograr el requerido consenso.

Por esta razón, considero oportuno solicitarle al señor alcalde que, en cumplimiento de sus funciones y responsabilidades, y de una vez por todas, sin favoritismos ni exclusiones, lidere, a través de la Dirección de Planificación Urbana y la Junta de Planificación Municipal, las acciones tendientes a nivelar el terreno para todas las partes en esta discusión de la ciudad que queremos los panameños.

Una revisión del PPOT de San Francisco debe servir de base para la construcción de un Plan Distrital que sirva como instrumento de planificación y gestión de la ciudad de Panamá, con verdaderos criterios de sostenibilidad, donde la eficacia de la inversión y la competitividad territorial sirvan para propiciar las condiciones que ayuden a disminuir las asimetrías sociales, combatir la pobreza y mejorar la calidad de vida de los capitalinos. Así como las diferentes vocaciones, características, necesidades y propósitos de nuestros barrios dan la tónica cosmopolita a esta ciudad, somos al final los ciudadanos, y en particular los residentes de los barrios, los que debemos definir el futuro de nuestro entorno en cada sector de la ciudad. Cualquier cosa que se aleje de este objetivo perpetuará el caos y su destino será el fracaso.

INGENIERO

‘Estoy de acuerdo con el Ipaur de revisar el PPOT ya aprobado por el Concejo Municipal [...]'
 
comments powered by Disqus