Columnistas 07/12/2017 - 12:01 a.m. jueves 7 de diciembre de 2017

Senafront crece, la PN se achica: consecuencia, la inseguridad persiste

Ser policía es una profesión honorable y digna, me refiero al policía abnegado y compenetrado con el deber de servir a la sociedad a tiempo completo

Rubén Darío Paredes
opinion@laestrella.com.pa

En mis experiencias como excomandante de la Guardia Nacional o Policía Nacional y treinta años de servicio, nunca conocí en América ni en Europa, un cuerpo de policía donde sus miembros funcionaran medio tiempo policías y medio tiempo taxistas.

Ser policía es una profesión honorable y digna, me refiero al policía abnegado y compenetrado con el deber de servir a la sociedad a tiempo completo.

Percibo que nuestra Policía, en términos generales, no ha correspondido con la misma generosidad con un servicio de mejor calidad y eficiencia a la ciudadanía, como respuesta a esta por el reconocimiento a los merecidos aumentos de sus salarios, equiparados hoy con nuestras enfermeras, maestros, profesores y médicos cirujanos en el caso de los comisionados.

Esta situación debería llamar la atención al Sr. Presidente y ministros, toda vez que el Cuerpo de Policías Profesionales de primer mundo que requerirá el tsunami del desarrollo que invadirá al país a consecuencia de las recientes relaciones plenas con el Dragón de la China Popular no puede ser el que existe hoy, ya que en un santiamén sería rebasado y colapsaría ante los embates de las olas de delincuencia y crimen; corrupción; coimas y hasta penetración al universo de los uniformados, más agresiva todavía en el devenir del desarrollo vigoroso que siempre llega de la mano del aumento delincuencial.

Así como la conquista y repoblación ordenada del litoral Atlántico ya se contempla indirectamente entre los 19 acuerdos firmados en China, la pujanza indetenible del desarrollo, nos obligará a abrir la carretera hacia Colombia y Suramérica, hecho que abrirá las compuertas también al invasivo de inseguridad y delincuencia de manera sorprendente. Y debe preocuparnos a todos al extremo que hasta podríamos perder el país con todo y nacionalidad, al ser conscientes de que de los cuatro Componentes o Ramas de la Fuerza Pública es precisamente la Policía Nacional la que menos ha crecido y evolucionado en tamaño, organización y profesionalismo, hasta elevarla a una Policía del primer mundo.

Sin embargo, los otros Componentes, me refiero sobre todo al Senafront, han crecido y siguen creciendo con perspectiva de ejército, PESE AL ACUERDO DE PAZ EN COLOMBIA, con un estado de fuerza de cinco mil hombres, quizás más, gran poder de fuego de armas modernas, que ya no se justifica y estoy seguro de que puede lograrse con 2500 hombres. Cinco mil hombres equivale a 10 batallones de Infantería, para custodiar en ambas fronteras un total de 350 Km, sin dudas un despilfarro de recursos humanos y económicos.

Guatemala, con 11 millones de habitantes y tres veces más territorio que Panamá, solo tiene 15 batallones de Infantería y su índice de seguridad ciudadana supera el nuestro. La Fuerza Pública de Panamá se aproxima a los 25 mil miembros y, aunque la Ley del Presupuesto del año 2017 le reconoce un total de B/ 748 millones, esta cantidad solo cubre funcionamiento o salarios de la FP. Sin incluir SPI.

Por supuesto, aviones, helicópteros, lanchas ligeras, medianas, barcos de autonomía, etc., exigen para su compra, operación y mantenimiento créditos extraordinarios considerables.

Lo que deseo demostrar, con afán constructivo, consiste en que el presupuesto de nuestra FP compite y quizás supera al de educación, de B/2160 millones. Además, aflora que Panamá es el país en Centroamérica con el presupuesto más elevado para sostener su FP y Modelo de Seguridad, AUNQUE PARADÓJICAMENTE NO EL MÁS EFICIENTE. Panamá solo supera a Honduras y El Salvador, no así a Guatemala, Nicaragua y Costa Rica.

En controversia, los panameños invertimos B/1.30 (uno treinta) por cada balboa que destinamos a la Fuerza Pública, ¡casi uno a uno! Finlandia con cinco millones de habitantes, un millón más que nosotros, asigna $30 en educación por cada dólar en Seguridad, el que incluye, gratuitamente, libros, alimentación y medicina.

Ahora bien, cuando mencionamos la necesidad del ‘reordenamiento' de la Fuerza Pública nos referimos principalmente a la Policía Nacional, rezagada e insuficiente, lo hacemos convencidos de la receptividad que anima al Sr. Presidente de la República a aceptar nuestras reflexiones con criterio positivo y propositivo, ante las contradicciones inexplicables en el desbalance en la Fuerza Pública, al tomar en cuenta la misión de cada componente así: mientras en ambas fronteras despobladas de habitantes y actividad económica mantenemos un costoso contingente o ejército de cinco mil combatientes, o sea, el Senafront, en las ciudades de Panamá, Colon, La Chorrera, Chepo, con 1,8 millón de habitantes y la concentración del 90 % de los factores que mueven nuestra economía, comercio e industria y centro bancario, solo prestan servicio de seguridad ciudadana cinco mil policías. ¿Cómo nos explicamos semejante contradicción?

Vistas las cosas así tan claras, ¡sí! coincidimos que solo el ejército del Senafront, en salario o funcionamiento, fácilmente consume 500 millones de balboas o dólares anuales, del total de los B/748 millones autorizados, ya en la sentencia superior se desprende que Panamá está invirtiendo más recursos en un ejército costoso, ocioso e improductivo, que en la seguridad ciudadana, pero además en paradoja, tanto o más que en la educación y salud de sus recursos humanos. Seguro a esta situación absurda hemos llegado de manera inconsciente de administración en administración, toda vez que los países progresistas y ordenados, requieren de un Ministerio de Planificación que ilumine el desarrollo y fije las prioridades de los proyectos. Panamá avanza por antojos y caprichos de sus presidentes desde hace 25 años. De manera urgente, más que la Secretaría de Metas y más hoy con la fuerza de la economía vigorosa de China, que nos mira como el bazar y plataforma económica de servicio multimodal de comercio continental de América.

Finalmente, percibo que los panameños aún no hemos realizado en su justa dimensión ni estamos preparados para administrar la transformación económica y total de nuestro país que nos invadirá.

GENERAL RETIRADO, EXCOMANDANTE DE LA GUARDIA NACIONAL.

‘Guatemala, con 11 millones de habitantes y tres veces más territorio que Panamá, solo tiene 15 batallones de Infantería y su índice de seguridad ciudadana supera el nuestro'
 
comments powered by Disqus