Columnistas 23/08/2015 - 12:00 a.m. domingo 23 de agosto de 2015

La religión Mama-Tatda*

Empezaremos este artículo con el consabido saludo de los feligreses de Mama-Tatda: ‘Mamagwe, Tatagwe' (de Mamá y de Papá). 

Pastor E. Durán Espino
opinion@laestrella.com.pa

Empezaremos este artículo con el consabido saludo de los feligreses de Mama-Tatda: ‘Mamagwe, Tatagwe' (de Mamá y de Papá). La preposición ‘gwe' indica ‘pertenencia' (Mama-gwe = de Mamá), (Tatda-gwe = de Papá), porque la religión ‘Mama-Tatda' significa que es de Mama María y Tatda Jesucristo.

La Religión Mama-Tatda es una mezcla del culto a Jescucristo y a la Virgen María, con salutaciones, oraciones, cantos y danzas de coreografía indígena que nació a principios de los años sesenta. El 22 de septiembre de 1962, en la comunidad indígena de Krunbiti (Boca de Balsa), cerca de Soloy (región montañosa occidental de la Comarca Ngäbe-Bugle), la joven señora Besgó Kruningrobu, cuyo nombre legal era Delia Bejerano de Atencio, recibió la visita de una pareja —hombre y mujer— que dijeron ser Jesucristo y la Virgen María.

Besigó, entonces de 20 años, de cabellera larga y ojos vivaces, dijo que Jesucristo y María llegaron del cielo, en un aparato metálico parecido a una motocicleta, bajo una fuerte tormenta matinal. Los ‘chui' (extranjeros) eran de raza blanca. La mujer vestía una bata ‘subrure' (amarilla) y el hombre, barbado, una bata morada y calzado plateado. A pesar de la lluvia sus vestidos no se mojaban. El agua les resbalaba como sucede en el plumaje de los palmípedos cuando llueve. La pareja celestial entró al rancho de Besigó. La Virgen se acomodó en el jorón, el cual quedó convertido en una confortable cama, con una especie de colchón y en cuestión de una hora (de 11 de la mañana a 12 del mediodía), el que dijo ser Jesucristo le dio a Besigó un mensaje divino para su pueblo. Desde entonces comenzó una nueva religión a congregar fieles indígenas con cantos y alabanzas a Jesucristo y a la Virgen María.

En esa ocasión, Besigó tenía una bebé de brazos, de nombre Emilce Atencio, quien fue destinada por Jesucristo para dirigir la naciente Iglesia cuando muriera su madre. Hoy es ella, Emilce, conocida también como ‘La Niña' o ‘La Reina', quien encabeza la congregación religiosa.

Según la predicadora Mama-Tatda, doña Florinda Montezuma, quien conoció personalmente a Delia Bejerano, la ‘Mama-Chi' (la ‘Madre Pequeña'), Jesús venía dispuesto a acabar con el mundo, dada la iniquidad reinante, pero la Virgen intervino para evitarlo, solicitándole a su hijo darle una oportunidad a los humanos de regenerarse. Para crear conciencia y solicitar la conversión del Pueblo Ngäbe, la Virgen escogió a Delia para que llevara a su pueblo la solicitud divina de adecentamiento, so pena de extinguir el mundo en breve tiempo. A partir de entonces, Delia comenzó a profetizar y grandes movilizaciones indígenas comenzaron a llegar a Boca de Balsa. Llegaban indios de todas partes, hasta de los lugares más remotos de Chiriquí, Veraguas y Bocas del Toro.

*Historia producto de entrevistas al cacique de la religión Mama-Tatda, Owochi Kiabu, cuyo nombre legal es Pedro Rodríguez, en abril de 1991 en la comunidad de San Félix, y a la predicadora Florinda Montezuma.

EDUCADOR

comments powered by Disqus