Columnistas 20/04/2017 - 12:01 a.m. jueves 20 de abril de 2017

Reformas electorales: responsabilidad democrática

En totalidad, nueve comisionados con voz y voto.

Cristina Torres Ubillús
opinion@laestrella.com.pa

A partir de enero de 2015, inició funciones la Comisión Nacional de Reformas Electorales de la República de Panamá, CNRE, conformada por cuatro pilares comprendidos en: Sector Privado; Academia; Foro Ciudadano (ONG), representados por Justicia y Paz; Partidos Políticos, con cinco representantes de acuerdo a cada uno existente. En totalidad, nueve comisionados con voz y voto.

Es dable mencionar la participación abierta con voz a diversidad de participantes por la importancia garantista de permisión de propuestas ante un tema tan delicado como modificar el Código Electoral de nuestro país. Participaron la Fiscalía Electoral, Defensoría del Pueblo, Asamblea Nacional, Foro de Mujeres Políticas, partidos en formación (FAD), quienes igualmente participaron en el sector trabajadores como pilar, representantes de la juventud, entre otros sectores muy importantes de nuestra sociedad.

Esta importante consulta pública y permisión de participación se desarrolló bajo la coordinación del Tribunal Electoral, durante 13 meses, bajo constantes reuniones ininterrumpidas, hasta hacer entrega formal el 18 de enero de 2016 ante la Asamblea Nacional, como iniciativa legislativa atribuible al Tribunal Electoral por ordenamiento constitucional.

En el periodo comprendido de seis meses reales, entre primer debate y segundo debate, se desarrolló la discusión real del Proyecto 292, responsabilidad y labor atribuible al presidente de la Comisión de Gobierno y Asuntos Constitucionales, HD. Quibian Panay. De forma responsable, es necesario indicar que no ha sido una discusión simple, lograr consensos entre las bancadas de partidos políticos y la diputada independiente en diversidad de aspectos. En estos debates fue dable presentar propuestas de modificaciones de interés y adicionales como labor legislativa. Una vez llevado a cabo este ejercicio legislativo, se aprueba en fecha 18 de abril de 2017, ante la Asamblea Nacional, el proyecto 292 que modifica de forma sustancial el Código Electoral.

Es menester indicar que el proyecto anterior, discutido igualmente y entregado ante la AN que se elabora después de cada elección nacional cada cinco años, fue archivado y no sometido a discusión alguna. Ante lo expuesto y frente a la necesidad de cambios en la participación política de nuestro país, es evidente el interés de participación de todo tipo de actores, lo cual es parte de nuestra democracia tener claro que se han logrado grandes avances, temas intocables en nuestra praxis del ejercicio amplio de la política; imposición de topes de recepción de fondos públicos y privados, lo cual nunca ha existido en nuestro país, publicación de lista de donantes sin exclusión hasta ahora no es obligación, temporalidad de dos meses para campañas políticas, lo cual no estaba regulado, disminución de fueros electorales (Laboral y penal) de tres meses existentes disminuido a quince días, disminución del porcentaje de firmas exigidas para inscripción de partidos políticos del 4 % actual al 2 %, aumento de fondos para apoyo directo de participación de independientes en la políticas a todos los cargos de elección popular, no permisión de propagandas electorales desmedidamente, aumento de fondos en apoyo a las Secretarías Nacionales de la Mujer (exigidas a cada partido en formación) para capacitaciones en política, apertura de cuentas bancarias obligatorias para el manejo de cada fondo recibido, teniendo el TE la facultad potestativa de darle seguimiento estricto al manejo de la misma, un solo partido político no será susceptible de hacerse receptor de dos curules por residuo, entre otros.

Recordar que se trata de voluntades frente a la participación de múltiples interesados, habrá diferencias de criterios ante las modificaciones. Lo importante de todo y que debe ser nuestro norte, es el desarrollo de nuestro país, reforzamiento de la democracia sin imposiciones de criterios insostenibles, comprender que la participación y los consensos enriquecen nuestra sociedad y que los cimientos de las grandes fortalezas no se construyen en un día; cada avance que han sido sustancial e histórico fortalece nuestra democracia que es responsabilidad de todos.

JURISTA, ACADÉMICA, MIEMBRO DE LA CNRE.

comments powered by Disqus