Columnistas 17/07/2018 - 12:03 a.m. martes 17 de julio de 2018

Reflejamos la colaboración duradera con Panamá

Estamos unidos ante todo en nuestro mutuo deseo de seguridad. 

Roxanne Cabral
opinion@laestrella.com.pa

Los pueblos de Estados Unidos y Panamá comparten un legado especial. Desde la independencia de Panamá hemos sido socios en el deseo de hacer nuestras naciones más prósperas, libres y seguras. Este año, al conmemorar la independencia de Estados Unidos el 4 de julio, reafirmamos los valores mutuos de libertad, democracia, respeto por el estado de derecho, la transparencia y la autodeterminación.

Estamos unidos ante todo en nuestro mutuo deseo de seguridad. El gobierno de Estados Unidos ha aportado $60 millones cada año a través de nuestros programas de seguridad para reforzar los equipos y entrenamiento de la Fuerza Pública. Como resultado, 80 toneladas de narcóticos fueron incautados por la fuerza de seguridad panameña, una cantidad mayor que la de todos los países centro-americanos juntos. Helicópteros de la Oficina de Asuntos Anti-Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) de la Embajada de los Estados Unidos han transportado casi 100 toneladas de equipo y más de 3,000 unidades del SENAFRONT hacia la frontera entre Panamá y Colombia. Semanas atrás SENAFRONT, SENAN, Policía Nacional, y Migración alcanzaron un hito importante al tener los registros de 30,000 identificaciones biométricas bajo el sistema de Bitmap. Los felicitamos por el arduo trabajo de sus agentes, quienes, con su empeño, permiten identificar peligrosos criminales y posibles terroristas para mantener a nuestros países seguros.

Compañías americanas contratan personal panameño de todas las áreas y crean trabajos para desarrollar el talento panameño como gerentes de alta dirección. Dos de estas compañías americanas, Terminal Internacional de Manzanillo (MIT por sus siglas en inglés) y AES, generan alrededor de 4,000 plazas de trabajo en Colón. Estas compañías hacen más que ofrecer plazas de trabajo, también invierten en la comunidad por medio de varios programas sociales, culturales, ambientales, de salud pública y deportivos. Por ejemplo, el terminal de Manzanillo invierte $600,000 cada año en proyectos como restauración de escuelas públicas, alianza con clubes cívicos como Fundación Operación Sonrisa, Casa Esperanza y Aldeas SOS, y también hacen contribuciones para restaurar sitios patrimoniales como Portobello y Fundación San Lorenzo.

La Comisión para la Erradicación y Prevención del Gusano Barrenador del Ganado (COPEG) y el Servicio de Inspección de Salud de Animales y Plantas (APHIS por sus siglas en inglés), invierten más de $12 millones anuales en instalaciones locales y operaciones de campo en áreas rurales para erradicar y mantener a Panamá libre del gusano barrenador. Estas actividades previenen una pérdida estimada de más de $10 millones por año a los ganaderos panameños e industrias asociadas. Juntos Estados Unidos y Panamá nos enfocamos en inversiones y en proteger nuestros intereses comerciales.

Estamos unidos también en el desarrollo de la siguiente generación de jóvenes líderes. Casi 9,000 estadounidenses estudiaron en Panamá en los últimos 10 años y Panamá envía unos 2,000 estudiantes por año a Estados Unidos. En este último año Estados Unidos ha contribuido $1.2 millones en subvenciones para apoyar a jóvenes líderes de diferentes comunidades a construir un mejor futuro para ellos y sus familias. Por ejemplo, estudiantes de San Miguelito han recibido talleres de liderazgo para alejarlos de la calle y de las bandas y mantenerlos en la escuela, estudiando por un futuro esperanzador en Panamá.

Hace tan solo unas semanas, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos clausuró el programa humanitario Nuevos Horizontes durante el cual, en conjunto con el Ministerio de Salud, completamos 7,200 citas médicas y 315 cirugías a pacientes panameños en áreas de difícil acceso. También colaboramos con el Ministerio de Economía y Finanzas para la creación de un súper fondo ambiental por el valor de $46 millones para garantizar la conservación de las áreas protegidas en el Chagres y el Darién. La organización panameña que lidera el proyecto de conservación ya ha identificado cuatro nuevas especies, entrenado cientos de técnicos y lanzado programas educativos.

Pero, ¿qué es lo que realmente hace que sea especial la relación entre Estados Unidos y Panamá? Son las amistades entre las personas de nuestros dos países. Desde que el Cuerpo de Paz inició su programa en Panamá en 1973, casi 3,000 voluntarios han ofrecido dos años de sus vidas en proyectos para el desarrollo de las comunidades más necesitadas del país. Estos voluntarios han implementado sistemas de saneamiento de agua en el Darién, introducido granjas sostenibles en Comarcas, y ayudado a que miles de panameños desarrollen destrezas de liderazgo y de dominio del idioma inglés, que les han permitido recibir becas y trabajos alrededor del país.

Al celebrar los 242 años de la independencia de los Estados Unidos, seguimos celebrando una relación que es fraternal, histórica y constante. Fortalece las aguas del canal que suben a todos los barcos, literal y figurativamente.

Es un honor para mí seguir ampliando los sólidos lazos entre nuestras dos naciones .

ENCARGADA DE NEGOCIOS, A.I. DE LA EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN PANAMÁ

comments powered by Disqus