Columnistas 22/09/2018 - 12:00 a.m. sábado 22 de septiembre de 2018

Un Quijote entre los nazis

El relato testimonial, inicia con la crónica de su viaje a Francia

Ricardo Arturo Ríos Torres
opinion@laestrella.com.pa

Truenos de guerra y luces de Demóstenes Salvador Patricio Vergara Stanziola es una biografía novelada o narración autobiográfica. La obra se corresponde con la formación humanística del autor en el Instituto Nacional.

Stanziola le da al texto, fluidez, elegancia, suspenso, humor y cautiva al lector más exigente, con una prosa puntual y de exquisita musicalidad al estilo de Flaubert. El diseño narrativo utiliza la acción de los tiempos simultáneos, los cuales complementa con diálogos vivaces.

El relato testimonial, inicia con la crónica de su viaje a Francia, es la bitácora emocional de vivencias y aventuras quijotescas.

Los perfiles de los protagonistas denotan el saber matemático de un estudiante considerado de los mejores en la especialidad, durante los estudios en L' Ecole des Travaux Publics , allí se gradúa como ingeniero civil. Patricio es un magistral pintor de caracteres, destaca lo esencial de cada uno de ellos.

Demóstenes vive en Francia siete años (1937-1944), durante cuatro años es prisionero civil de los nazis durante la ocupación de París.

Jorge Tulio Royo, excónsul en París, es el panameño que decide el derrotero de sus experiencias novelescas en la Patria de Hugo Víctor. Las anécdotas son de antología.

El Hotel Ritz es el eje de tertulias y encuentros imborrables. Allí comparte con Frank Meyer, Mrs. Freeman, Porfirio Rubirosa, Roberto ‘Tito' Arias, el Barón Von Cram, conoce al mariscal Reichmashall Hermann Góring de la temible Luftwaffe. La ‘peña' del Ritz deja huellas nostálgicas en el joven estudiante que conquista París con inteligencia y donaire.

El Don Juan panameño rivaliza con Porfirio Rubirosa, el galán casado con Flor Oro Trujillo, la hija del dictador caribeño. Patrick enamora a las damiselas de París. Colette, Magi, Héloise, Henriette, Suzanne, Tania, Alice, la dama de azul, Françoise, Hellène. Las seduce con elegancia; son mujeres cultas, femeninas, que ayudan a Patrick a vivir una estancia agradable ante todas las vicisitudes de un París ocupado por Hitler. Los diálogos sobre el Arte y en especial sobre el ‘Guernica' son fabulosos. La escena del melódico órgano de l'Eglise Saint Sulpice con el monólogo filosófico de Raymond Duncan es impresionante.

Los coloquios con Roberto ‘Tito' Arias nos dan la semblanza inédita del diplomático y político. Las relaciones con el presidente Roosevelt, complementan las de Carlos Cuestas en la novela Hijos de la rebeldía y de Lastenia Delgado Aguilar en la biografía sobre Luis Alberto ‘Chino' Delgado. Idealista, luchador y rebelde.

El pintoresco Perucho, el mago de los grandes negocios de antigüedades, es el personaje más fantástico que aborda Demóstenes Vergara. El poeta del tango, con su vida novelesca, me recuerda a las excéntricas figuras del Siglo de Oro español.

Patrick, con ingenio, sobrevive a las penurias de la Segunda Guerra Mundial en la Francia sometida al poderío nazi. Negocia con zapatos, aceite, antigüedades y monedas de oro. El mercado negro es el campo de acción acompañado, en algunas ocasiones, del entrañable amigo Jorge Tulio Royo. La odisea más relevante es con la Alfombra mágica de las Mil y una noche, la hazaña tiene mucho de las peripecias de Don Quijote y Sancho.

Las experiencias de Demóstenes, con Belisario Porras, Arnulfo Arias, Nacho Valdés, Simeón Conte, Jean Rousseau Portalis y Georges Bunau - Varilla son propias de un retablo de asombrosos aconteceres.

Jorge Tulio Royo, el tutor y amigo, exclama al despedirlo ‘fuiste afortunado, te hospedaste en castillos de marqueses, comiste en mansiones de príncipes y cenaste con condes'. Patrick oscila entre la guerra y la luz; sale ileso, pues es bendecido por los dioses del Olimpo.

El libro de Demóstenes Vergara Stanziola comprueba el acierto de Balzac en el relato La obra maestra desconocida. Balzac comenta que hay obras de arte que tienen la técnica depurada, el diseño perfecto pero les falta lo esencial, carecen de alma, de vida, de pasión. Carecen de ese no sé qué, el mágico don que enamora al descubrir la voz interior, íntima del artista auténtico.

Truenos de guerra y luces tiene a plenitud lo que tanto Balzac añoraba.

Referencia bibliográfica. Vergara Stanziola, Demóstenes / Panamá: Exedra, 2010. 554 p. il.

Nota: Para ampliar información, leer Literatura Selecta, el libro está en Riba Smith.

HISTORIADOR, ESCRITOR Y DOCENTE.

comments powered by Disqus