Columnistas 16/04/2019 - 12:03 a.m. martes 16 de abril de 2019

No se puede educar con hambre

Estableceremos un Gobierno austero, en el que los viajes, automóviles, guardaespaldas, choferes y viáticos, serán los estrictamente necesarios y justificado

Ana Matilde Gómez
opinion@laestrella.com.pa

Con ingenio y creatividad, no habrá necesidad de aumentar las cuotas del seguro social, tampoco la edad de jubilación ni los montos de las que se pagan. Eliminaremos el 6.5 por ciento que se les descuenta a los jubilados con 65 años o más. Le pondremos más dinero en el bolsillo a nuestros adultos mayores. Propongo el estudio permanente de las pensiones para ajustarlas al aumento del costo de vida.

Mientras los diputados y dirigentes políticos caminan por las calles, a pesar de estar involucrados en las millonarias coimas de Odebrecht y las planillas brujas, las escuelas se caen y los hospitales carecen de medicamentos y de instrumental básico. Los Gobiernos han elevado la deuda pública en los últimos tres quinquenios en forma exponencial. En 2004-2009 la deuda pública tuvo un aumento de 1742 millones, al 2014 se elevó en 6859 millones más y en el último quinquenio en 7000 millones, llegando actualmente a una cifra superior a los 26 000 millones de dólares. Además de eso, están los compromisos llave en mano que aumentan la deuda en 4442 millones de dólares.

Estableceremos un Gobierno austero, en el que los viajes, automóviles, guardaespaldas, choferes y viáticos, serán los estrictamente necesarios y justificados. Se eliminarán todas las planillas paralelas, y los puestos que sean necesarios se llevarán a concurso público. Revisaremos la Carrera Administrativa para asegurarnos de que sea científica, despolitizada y verdaderamente autónoma, que otorgue de una vez por todas estabilidad y permanencia al servidor público, que reconozca su antigüedad y dedicación, para lo cual todas las vacantes que tenga la Administración se abrirán a concurso público. Junto con ello propondremos un manual de clases y cargos, así como una Ley General de Sueldos.

Refundaremos el Estado mediante la convocatoria de una Asamblea Constituyente que redactará la nueva Constitución en un plazo no mayor de seis meses, la cual finalmente será aprobada en un Referéndum, luego del cual la Asamblea Constituyente se disolverá. Sea cual sea el modelo, nosotros defenderemos que los derechos sociales y libertades ciudadanas podrán ser ampliados, pero no recortados.

Eliminaremos cualquier forma de transferencia directa o indirecta de dinero a los diputados de la República que no sea su estricto salario, y estableceremos la prohibición de ocupar cualquier otro cargo que no sea el de docente. Eliminaremos los fueros que posibilitan la impunidad a los diputados, dejando en manos de la Procuraduría General su investigación y en la de la justicia ordinaria su juzgamiento.

Impulsaremos la creación del Consejo Superior de la Judicatura, órgano que será responsable del nombramiento de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de los procuradores generales de la Nación y Administración, que deberán salir del propio Órgano Judicial. Cumplirá las funciones de organismo administrativo del Poder Judicial y ejecutor de la carrera judicial y al régimen disciplinario. El Consejo Superior de la Judicatura conocerá los delitos y faltas que puedan cometer los magistrados de la Corte. Defenderemos la necesidad de crear el Tribunal Constitucional, que será el custodio de la integridad y supremacía de la Constitución Nacional.

El presidente de la República rendirá cuentas ante el Órgano Legislativo cada vez que la votación de un cincuenta por ciento de los legisladores así lo solicite. Las empresas públicas serán despolitizadas, eliminando la intervención presidencial en el nombramiento de sus altos cargo.

La defensa de los Derechos Humanos será prioridad de nuestro Gobierno, para la cual, entre otras medidas, fortaleceremos la autonomía de la Defensoría del Pueblo. Transformaremos al Ministerio de Economía y Finanzas en Ministerio de Planificación y Finanzas Nacionales, para establecer una estrategia económica y no seguir como hasta ahora en la improvisación y la pésima administración. Profundizaremos y aceleraremos nuestra conversión en un Gobierno digital; seremos un país digitalizado.

Continuaremos la tarea de simplificar el pago de impuestos; se intensificará la lucha contra la evasión fiscal. Impulsaremos todos los compromisos adquiridos con la firma del ‘Reto transparencia 2019', en lo referente a Leyes Anticorrupción, Transparencia y Rendición de Cuentas, Contrataciones Públicas, Justicia y Acceso a la Información, Gobiernos Abiertos y Datos Abiertos.

Nuestra lucha contra la corrupción será frontal. Crearemos un Gabinete Anticorrupción, integrado por la Contraloría, la DGI, la UAF, Fiscalía de Cuentas, Contrataciones Públicas y Procuraduría General de la Nación, de manera que exista una fiscalización continua sobre todos los actos administrativos en los que se pudiera incurrir en dicho delito.

Reformaremos la Ley de Contratación Pública en el sentido de impedir que empresas condenadas por corrupción puedan licitar en nuestro país en un período no menor de cinco años, eliminando de la misma toda discrecionalidad, cerrando así las fisuras por donde discurre la corrupción. Propondremos una ley que sancione con la ‘inhabilitación perpetua' a los condenados por corrupción, así como otra que establezcan la ‘imprescriptibilidad' de los delitos de corrupción.

Al presupuesto de Educación se le asignará el 6 % del PIB, de manera que se eliminen definitivamente las escuelas rancho, que puedan atenderse las necesidades de construcción de nuevas escuelas y reparación de las existentes, mientras se les dota de laboratorios y comedores, a la vez que se extiende y profundiza la capacitación docente.

Se penalizará la importación de productos agrícolas en tiempo de cosecha. Esta política posibilitará que aumente la producción nacional y baje el costo de la canasta básica de alimentos, y facilitará que el Gobierno suministre productos baratos a los mercados periféricos. Le daremos prioridad al mejoramiento y construcción de los caminos de penetración y garantizaremos la compra de la producción nacional.

Impulsaremos en las comarcas la construcción de colegios de premedia y bachillerato con internado, y procuraremos el nombramiento de maestros y profesores bilingües en los idiomas de los pueblos originarios. Se otorgarán becas por alto rendimiento académico y deportivo. También incentivaremos la repatriación de los talentos panameños que estén en el extranjero. Estas medidas se deben canalizar a través de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), a la que se fortalecerá en su presupuestos y medios técnicos.

Eliminaremos las injustas ternas en el nombramiento de los docentes. Implementaremos la Carrera Docente, vinculándola a un sistema moderno de capacitación. Aprobaremos la Carrera Administrativa de Educación y despolitizaremos los nombramientos. Crearemos anualmente 20 000 becas de ‘trabajadores aprendices' y se contratarán cada año como ‘profesionales aprendices' todos los graduandos de las universidades.

Defenderemos el medio ambiente, para que nuestros hijos y nietos vivan en un país más amigable. Vamos a ordenar el transporte público. Nos comprometemos a cambiar el modelo curativo para favorecer la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad. Fortaleceremos los centros de salud. El agua y la recolección de la basura serán prioridad. Crearemos un destacamento de policías de barrio que visitará cada casa de su área para juntamente con el vecino planificar su seguridad personal y las de sus bienes, para disminuir así los delitos de robo y hurtos. Vamos a intensificar la tecnología para disminuir los actos criminales en las calles.

Nuestro norte se resume en pilares fundamentales como, respeto a la dignidad humana, educación para la transformación, sustentabilidad ambiental, económica y social, combate frontal a la corrupción y la certeza del castigo. ‘Buscamos un Panamá diferente', y para ello haremos las cosas bien.

CANDIDATA A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.

comments powered by Disqus