Columnistas 12/09/2018 - 10:16 a.m. miércoles 12 de septiembre de 2018

¿“PRD vota PRD”?

Pero en la medida en que el Partido Revolucionario Democrático iba convirtiéndose en rehén de la plutocracia y el clientelismo corroía sus cimientos ideológicos y políticos, dicha fortaleza se desplomó generando capillas electorales generalmente en manos de Diputados

Antonio Saldaña
opinion@laestrella.com.pa

A  escasas 48 horas de culminar la campaña electoral del Partido Revolucionario Democrático donde se ha presentado para elecciones primarias una “oferta electoral” diversa y la presidencial constituida por diecisiete (17) aspirantes, es ineludible someter dicha propuesta electoral aun  examen político realista y sin remilgos de modo que no volvamos a equivocarnos y provocar una tercera derrota electoral consecutiva que podría constituirse en la extinción política del coloso de Omar.  

Antes de las dos derrotas presidenciales consecutivas sufridas por el otrora partido de Omar, de Ascanio, de Antonio Yepes,  de Rómulo Escobar y  de Gerardo González, entre muchos otros dirigentes históricos, la consigna título del presente ensayo electoral, originaba un “voto duro” que alcanzaba fácilmente un 30% del electorado. Pero en la medida en que el Partido Revolucionario Democrático iba convirtiéndose en rehén de la plutocracia y el clientelismo corroía sus cimientos ideológicos y políticos, dicha fortaleza se desplomó generando capillas electorales generalmente en manos de Diputados.

La dirección (CEN) y “estructura” del PRD bajo el control de diputados ha sido nefasta para la imagen y prestigio político del partido y de su membresía y por las conductas irregulares de los legisladores se nos trata a todos los miembros del PRD como facinerosos, por ejemplo, en la horrorosa malversación de fondos en la Asamblea Nacional (planillas 172, 072, 080 entre otras), donde se han “fumigado” centenares de millones de balboas los diputados del PRD representan una ínfima minoría (0.005%) de los más de 500 mil adherentes del partido. 

Para nadie es un secreto que la cúpula y la mayoría de diputados del PRD han decidido, en lugar de la imparcialidad, jugársela con uno de los candidatos, aspirante presidencial que no solo carga su “propia cruz” de cohechos, sino que se le agrega la de los “HONORABLES”, pero si esto fuera poco, también se ha rodeado de personalidades del partido que la opinión pública identifica como de “oscuro pasado”. Confirmando el refrán que dice: “dime con quién andas y te diré quién eres.”

Dieciséis (16) de los candidatos presidenciales son torrijistas de “tuerca y tornillo”, independientemente, de su visión política e ideológica, muchos de ellos fundadores del partido y tienen en común que su único partido ha sido el PRD. 

Sin embargo, el ungido de la cúpula y de la “estructura” del PRD carga sobre sus hombros el pecado original. Es decir, es un perfecto fugitivo o trásfuga político, ex miembro del partido SOLIDARIDAD, hechura política e ideológica de Don Samuel Lewis Galindo, de modo que él no es torrijista sino SAMUELISTA, sus vínculos estrechos no están con la gente de pie o los “descamisados” del PRD sino con la oligarquía y la plutocracia.

De allí el grave peligro que corre el PRD y su feligresía al decantarse por un “suspirante” presidencial que no es histórico, que no viene de sus filas, que no representa los intereses nacionales y del pueblo y en consecuencia dicho candidato conduciría al PRD al suicidio político colectivo, pues se perderían las elecciones generales, porque éste no es un genuino torrijista y porque el “PRD vota PRD”. ¡Así de sencilla es la cosa!

comments powered by Disqus