Columnistas 19/06/2017 - 12:01 a.m. lunes 19 de junio de 2017

Practicaje: a un año de la operación del Canal Ampliado

¿Cuánto sabe acerca de la función y responsabilidad de un práctico?

Ricardo Caballero
opinion@laestrella.com.pa

¿Cuánto sabe acerca de la función y responsabilidad de un práctico? Es probable que conozca algunos aspectos de quién es y qué hace un práctico del Canal de Panamá, principalmente ahora, cuyo reto es mayor con el Canal Ampliado, del que orgullosamente nos sentimos parte, del éxito alcanzado en este primer año de operación.

La ampliación del Canal representó para los prácticos un gran reto, pues ha sido un año lleno de muchas emociones, con lecciones aprendidas y desafíos que enfrentamos cada día.

La función de un práctico es, esencialmente, velar por la seguridad de la navegación y estamos comprometidos con esa labor, pues el tránsito de buques por el Canal de Panamá debe realizarse de manera segura y expedita.

El Canal de Panamá cuenta con alrededor de 300 prácticos provenientes de cada rincón del país, la mayoría es egresada de la otrora Escuela Náutica de Panamá, otros han sido formados en academias alrededor del mundo, y los menos, han sido desarrollados en programas que en su momento realizó el Canal de Panamá, para suplir la demanda.

Irrelevantemente del origen, todos realizan sus funciones en un riguroso programa de entrenamiento que constituye la columna vertebral de la formación y que nos prepara para la delicada tarea de hacernos cargo de la navegación de los buques que transitan por el Canal.

El práctico aprende de la experiencia y vivencias en el campo, al observar y trabajar junto a compañeros de mayor trayectoria. Así ha sido desde que el capitán John Constantine realizó el tránsito inaugural, cuando el Canal abrió por primera vez al comercio marítimo mundial.

Ser práctico es una profesión que solo puede aprenderse en el Canal. Cada canal en el mundo, recinto portuario, río u otra área en la que se requiera la acción del practicaje tiene sus propias características, por lo que un práctico del Canal no podría ejercer de un día para otro en el río Mississippi o viceversa, puesto que es una profesión restringida a un área geográfica específica y en eso radica la especialización particular.

Más allá de la ‘expertise' que adquiere para maniobrar los grandes buques que transitan el Canal, el práctico debe relacionarse con diferentes nacionalidades y culturas. Esto demanda de él o ella una actitud proactiva, conciliadora, pero también apegada a las regulaciones del Canal, y a las leyes de la República de Panamá.

Durante un tránsito, el práctico es el representante del Canal de Panamá a bordo del buque. Dado que este es el único lugar del mundo en donde el práctico toma el control absoluto de la navegación del barco, por encima de su capitán, de allí la enorme responsabilidad que recae sobre el mismo. Esto aplica también para los barcos militares, submarinos nucleares incluidos, sin importar la nacionalidad de los mismos, algo que ellos no permiten ni en sus propios países. De allí la importancia de que el práctico sepa conducirse ante factores de mando y control muy fuera de lo común, aplicando muchas veces la diplomacia, como lo haría un embajador.

Una mala ejecución de sus funciones podría ser desastrosa para el buque, para la vida de las personas que están a bordo; asimismo, para las instalaciones del Canal y del medio ambiente. Por ejemplo, un accidente en el que se derrame alguna sustancia tóxica, podría inclusive arriesgar la calidad del agua que consume la mayoría de los residentes de la ciudad de Panamá.

Debido a la naturaleza del servicio que ofrece el Canal de Panamá y cuyo horario operativo es 24 horas al día, los siete días de la semana y los 365 días del año, los prácticos, al igual que otros colaboradores operativos del Canal, trabajamos turnos irregulares de hasta 12 y 16 horas, lo que afecta en gran medida nuestra salud, vi da personal y familiar.

Sin embargo, y pese a esas circunstancias, no hay nada más satisfactorio que recibir el estrechón de manos del capitán del barco cuando se le devuelve el mando. Una clara señal de que el trabajo se cumplió satisfactoriamente.

Cada vez que realizamos nuestra labor y el país se alegra por ver el cruce de los grandes buques Neopanamax, con los que logramos nuevos récords de carga, nos sentimos orgullosos de ser parte de ese gran logro en beneficio del país.

Los prácticos estamos preparados para cumplir una de las funciones más delicadas de la operación del Canal, de cara a los clientes; estamos para proteger y salvaguardar los intereses de todos los panameños; pues es el símbolo más importante de nuestra identidad como país y debe estar en manos seguras, para orgullo de todos.

PRÁCTICO DEL CANAL DE PANAMÁ.

comments powered by Disqus