Columnistas 13/03/2019 - 12:03 a.m. miércoles 13 de marzo de 2019

Pintar la responsabilidad

‘Es menester crear los espacios para que los grupos de diferente naturaleza puedan proponer [...] opciones que contribuyan a que la población comprenda mejor los vínculos con el contexto sociocultural [...]'

  /

Modesto A. Tuñón F.
opinion@laestrella.com.pa

Los retos tienen la facultad de poner en ocasiones al espíritu humano en condiciones de superar el desempeño de la vida común. Ellos imponen un esfuerzo que puede requerir de una planificación o construcción mental de escenarios potenciales donde habrá de conjugarse la suma de la energía, talento y capacidad para lograr metas cuyos resultados que, vistos en condiciones normales, hubieran parecido imposibles.

Hace poco y probablemente durante las festividades del carnaval, grupos juveniles subieron al volcán Barú y pintaron sobre una cruz que marca la cúspide de esta elevación, área protegida de mayor altura. Por otro lado, aprovechando un descuido, otras manos se dedicaron a fijar un mensaje pictórico en uno de los vagones del metro urbano. Ambas acciones pueden considerarse manifestaciones fuera de la ley o de las normas en que vivimos.

En el primer caso, los autores de la aventura, pusieron en las redes sociales su supuesta hazaña y difundieron masivamente la travesura. En el otro, los pintores prefirieron el anonimato, como sucede por lo general con estos casos en el entorno citadino. Quizás una firma, un logos y suficiente. En ninguno, hubo una reflexión previa sobre el alcance del hecho, ni tampoco se pensó en la deuda moral de cada quien.

Algunos, defienden estas formas de ejercicio de la libertad de expresión. No se puede explicar ni secundar estas iniciativas. Como siempre, hay la necesidad de evaluar a la luz de la responsabilidad que cabe a los que se involucran en estos caminos. En ambos incidentes, se dañó o deterioró bienes comunes; en el primero, con el exhibicionismo y en el otro, por un velo oscuro sobre el origen de esta pintada realizada a hurtadillas.

Son actos mecánicos, sin propósitos concisos; tan solo estropear y por tanto usar el vandalismo en perjuicio de patrimonios del Estado. Son enfoques que pudieran transformarse en sendos modelos de iniciativas que saquen provecho para la comunidad y el país. Existen condiciones para ofrecer un programa de elaboración de rótulos que adviertan a los visitantes de las medidas requeridas y cuidados en el lugar.

En torno al metro, se cuenta con amplias áreas donde también se pueden crear imaginativas recomendaciones que conduzcan a la gente a adquirir una cultura adecuada a este medio de transporte. El público panameño no sabe ni siquiera caminar por el lado derecho de los pasillos; ni quedarse a un costado de la escalera movible para que quien avance, lo haga por el sector libre. Aún se desconoce la importancia de dejar libre las puertas de los vagones.

Estos manifiestos gráficos que surgen como una expresión de rebeldía, que por lo general tienen quienes analizan la realidad y no se sienten satisfechos de lo que perciben, puede ser canalizados hacia medidas o propuestas innovadoras. Ellas aprovecharían la inventiva y la febril mentalidad de aquellos que con sus atrevidas manifestaciones dejan una consigna, crítica mordaz y también ácida o punzante caricatura.

Es como darle la vuelta a un hecho específico, que de prolongarse crearía una mala maña; ‘que a mí mismo me da pena', como diría Roberto Roena en su canción salsera. Siempre existe la oportunidad de convertir estos desempeños mecánicos puntuales, en una campaña en que se puedan emplear tales destrezas para generar otras formas de educación al extenso público que se mueve en ambos lugares (áreas protegidas y transporte del metro).

Es menester crear los espacios para que los grupos de diferente naturaleza puedan proponer desde los puntos de vista de sus esquemas mentales, aquellas opciones que contribuyan a que la población comprenda mejor los vínculos con el contexto sociocultural y sus aceleradas formas de desenvolvimiento. Siempre hay tiempo para fomentar modelos de obras que enriquecen nuestras costumbres; estos episodios brindan paradójicamente dichas ganancias.

PERIODISTA

comments powered by Disqus