Columnistas 06/12/2017 - 12:02 a.m. miércoles 6 de diciembre de 2017

Paternalismo, clientelismo y nepotismo

Otra prueba más del contubernio existente entre los órganos Ejecutivo y Judicial

Álvaro Alvarado
opinion@laestrella.com.pa

Cada día son mayores los niveles de impotencia y frustración que siente gran parte de la población panameña al ver que los problemas en este país o no se resuelven o se resuelven solos. Han transcurrido 41 meses de Gobierno y vemos que muchas de las prácticas del pasado se siguen dando en la actualidad con la única diferencia que los protagonistas son otros.

Si hablamos de nepotismo o tráfico de influencia recientemente salieron a la palestra dos casos que dieron mucho de qué hablar, pero al final, como todo en este Gobierno, no pasó absolutamente nada. El primero de ellos, cuando descubrimos que dos de los hijos del magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Cecilio Cedalise, fueron nombrados en este Gobierno luego de su designación. Una en el Ministerio de Salud y el otro en la Autoridad Marítima de Panamá. ¿Dónde queda la independencia de este magistrado cuando tenga que tomar decisiones que puedan afectar a estas instituciones, a sus directivos o al mismo Gobierno? Otra prueba más del contubernio existente entre los órganos Ejecutivo y Judicial.

El otro caso que cobró relevancia fue el del diputado panameñista Carlos Santana, nombrado en la Junta Directiva de la Autoridad de Transito y Transporte Terrestre meses después que su hija, Karla Santana, fuera designada como directora de Registro Único Vehicular Motorizado en esa misma institución, ignorando la ley de la ATTT que prohíbe que miembros de la Junta Directiva tengan parientes nombrados en dicha institución y violando también el código de ética de los servidores públicos.

Esta denuncia trajo consigo que la Antai solicitara al ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán, la sustitución del diputado Carlos Santana de la Junta Directiva de la ATTT, solicitud que fue ignorada por el Gobierno nacional. Días después nos enteramos de la renuncia de la hija del diputado Santana, debido a la presión ejercida por la sociedad y los medios de comunicación social. Lo más lamentable es que a la fecha ni el presidente ni su ministro de la Presidencia dijeron ni esta boca es mía sobre el tema.

Me pregunto ¿qué hubieran hecho los panameñistas si ambos casos estuvieran vinculados a los partidos Revolucionario Democrático o Cambio Democrático? De seguro hasta recursos legales hubieran interpuesto contra Cedalise y Santana.

Otro caso que me impactó negativamente fue el de la venta de jamones en las ferias libres del IMA. Llevo años viendo exactamente las mismas imágenes en televisión de las largas filas de personas aguantando sol, lluvia, hambre y sueño para tener acceso a un jamón que vende el IMA en ocho dólares y lo compra a sus proveedores locales e internacionales en 20 dólares. Estamos hablando de millones de dólares en subsidio por un jamón que me pregunto si realmente resuelve los problemas reales de esa gente cuyas necesidades básicas están en agua, transporte, salud, alimentación, educación, medicinas, seguridad, etc.

Los Gobiernos no pueden seguir alimentando el paternalismo y el clientelismo con esta regaladera. Al final lo que fomentan con esta práctica es una sociedad parásita que espera que todo se lo regalen.

Como país serio, tenemos que implementar estrategias de Estado que permitan a estos miles de panameños tener acceso a un empleo bien remunerado para que puedan comprar con sus ingresos los jamones y pavos que quieran en Navidad y Año Nuevo o en cualquier época del año. Este país no aguanta más estas prácticas clientelistas que lo único que logran es fomentar el ‘¿qué hay pa' mí?', dejando atrás el deseo de conseguir un trabajo que me permita forjarme un futuro.

Nada más la semana pasada veíamos a varios de los residentes de Cabo Verde salir a cerrar la calle en protesta porque la empresa eléctrica había decidido instalarle medidores con el sistema Pre Pago que permite al usuario consumir la energía que compra a través de una tarjeta. Por años, más del 90 % de los residentes de estos edificios no ha pagado la energía eléctrica que consume y ha vivido conectado al sistema a través de ‘telarañas' o conexiones ilegales, poniendo incluso su vida y la de los demás en peligro.

No sigamos fomentando este estilo de hacer política y ganar adeptos que, a mi parecer, le ha hecho demasiado daño al país.

Prestémosle atención a este fenómeno social que cada año que pasa se repite en espiral y que en algún momento de seguro nos va estallar en la cara. El pueblo panameño se merece mucho más que un jamón. Ya es hora de exigir a los políticos en Gobierno que se dediquen más a pensar en las futuras generaciones y no en las próximas elecciones.

PERIODISTA

‘Los Gobiernos no pueden seguir alimentando el paternalismo [...]. [...] fomentan [...] una sociedad parásita [...]'
 
comments powered by Disqus