Columnistas 14/05/2018 - 12:03 a.m. lunes 14 de mayo de 2018

Para restaurar el respeto

Esta sociedad panameña está lamentablemente fracturada. Todos lo sabemos

  /

Ernesto A. Holder
opinion@laestrella.com.pa

Desconcierta el hecho de que a partir del evento del sábado 5 de mayo, cuando el presidente Varela propuso que se evalué lo concerniente a la elección de una asamblea constituyente en los comicios del próximo año, en gran medida, los líderes de opinión, con sobradas razones, han tratado de educarnos sobre los pros y los contras de la propuesta. Otros, como siempre, para enredar las cosas y pescar en río revuelto. A como dé lugar, creo que la pregunta primordial es si ¿en realidad alguien cree que eso mejorará las cosa?

Observen bien el escenario actual, deteriorado considerablemente desde todas las perspectivas. Retomo un tema que traté brevemente en febrero: La Sociedad Fracturada (‘A Broken Society'), que según el Collins Dictionary, fue una frase acuñada por el político británico conservador David Cameron y que se define como: ‘una disminución general percibida o aparente de los valores morales' (‘a perceived or apparent general decline in moral values'). El diccionario Longman lo define como: ‘una sociedad que tiene muchos problemas sociales y financieros'.

Esta sociedad panameña está lamentablemente fracturada. Todos lo sabemos. Siempre tengo presente que hay mucho más ocurriendo de lo que el común de los ciudadanos sabemos; pero, por el momento, comparto la frustración que aparenta tener el director de la Caja de Seguro Social. Los que defraudan la institución lo acorralan. Cientos de millones de dólares sin justificaciones convincentes manejan los diputados y sin que se pueda comprobar o medir las contribuciones para la sociedad. Un mozalbete en plena vía pública asalta a un turista y los policías, a unos pasos de donde ocurre el hecho, no hacen nada. Odebrecht, Blue Apple… Lean bien: El AGUA NO LLEGA a las comunidades.

El modelo actual de representación política nacional ha permitido que nos gobiernen individuos que, juntos, se han conjugado para llevarnos por un camino que evidentemente ha deteriorado nuestra salud social, política y cultural. Y pretende no perder esos espacios e influencias.

¿En realidad alguien cree que esto terminará bien? Esa pregunta la formulé hace algunas semanas. Y si la respuesta es afirmativa: ¿bien para quiénes? Los que tienen la posibilidad de influir los procesos de decisión a nivel nacional obran con mezquindad calculadora, en el afán de protegerse para no ser blanco de persecuciones o de rendir cuentas dentro de unos meses cuando probablemente —y si— la situación política cambie. ¿Entenderán ellos que lo que sale a la luz pública sobre el uso de los dineros de los contribuyentes (yo sostengo que es dinero del Canal de Panamá) es vergonzoso? Un crimen histórico.

Lo que desconcierta, en gran medida, son las elucubraciones de expertos y actores sociales y políticos (incluyendo académicos) que opinan en los medios de comunicación y en los foros nacionales sobre las posibilidades a futuro; pero, lo hacen en el marco del escenario actual. O sea, entre esta pestilencia decadente de injusticia moral, social, política y cultural que debe avergonzarnos a todos.

Que salga alguien que se atreva a apostar sus últimos reales y asegurarnos que esta sociedad será una en donde haya respeto por la cosa pública. Que el ‘juegavivo' en todas las esferas disminuirá a su mínima expresión. Los politiqueros y empresarios no se conjugarán para beneficiarse de los dineros del Estado. La educación y el sistema de salud serán modelo para la región... sino para el mundo entero. Y los que delinquen pagarán sus culpas como debe ser.

No sé qué tanto vale la pena teorizar sobre la futura contienda electorera, y tal vez constitucional, si no hemos resuelto el problema de los ladrones juegavivo que nos han burlado. Así de sencillo. ‘Los buenos somos más' y hay quienes se reconfortan con decir eso. Hay grupos haciendo cultura, escribiendo, proponiendo nuevas visiones sobre la educación, la salud, haciendo investigación científica, preocupándose por los menos afortunados. Pero los maleantes y sin valores son los que nos están gobernando.

Para restaurar esta fracturada sociedad y para que todos nos respetemos, los que lideran en el campo político, empresarial, etc., con los que hacen cultura y desarrollo social, es necesario que vayamos pensando en un ‘borrón y cuenta nueva'... ‘patear la mesa', como dice el poeta. Si las cosas siguen así, si tratan de buscar métodos de acomodo, esto no terminará bien y todos tendremos la culpa.

COMUNICADOR SOCIAL.

comments powered by Disqus