Columnistas 17/07/2017 - 12:00 a.m. lunes 17 de julio de 2017

Para los gais y sus padrinos, rezos y señales de la cruz

He continuado leyendo y tolerando casi todo lo que cae en mis manos sobre religión en términos generales

Julio César Caicedo Mendieta
opinion@laestrella.com.pa

Los que somos cristianos debemos caracterizarnos, digo yo, por el amor y el respeto hacia todas las criaturas, sean estas racionales irracionales o nacidas con aberraciones, tales como el nacimiento de un ternero con dos cabezas o un varoncito con cuerpo de mujer o viceversa. Creo, que las bases del Viejo Testamento y las del Pentateuco son más que suficientes, porque las mismas han solventado a través de los siglos con aquellos horrores diabólicos como el de Sodoma y Gomorra, la endémica pedofilia en claustros religiosos y con otros ataques tenebrosos del diablo y sus cromosomas, a pesar del fortísimo fluir del Espíritu Santo soplándole a la humanidad.

Si DS quiere, yo me mantendré como católico, no es que haya leído tanto, pero a mis 70 años he participado en todas las carpas protestantes con bases en las dos terminales del Canal de Panamá y que se esparcieron por playas y montañas más allá del Istmo predicando como unos trastornados bajo el sol, la lluvia y sobre nuestro lodo color de achiote con zanahorias hervidas, en conjunto de todas ellas he salido muy beneficiado, aún tengo recuerdos como campeón ‘mundial' buscador de versículos en la Biblia con apenas once años, alimentado con la enternecedora mirada de los ojos celestes de las gringas que tocaban los armonios, que cuando nos repartían las heladas chichas coloradas despedían un fuerte aroma a leche ‘Klim'.

He continuado leyendo y tolerando casi todo lo que cae en mis manos sobre religión en términos generales. He distinguido y mantenido lejos a los que considero corifeos de la bufonada religiosa, como pastores perfumados, de vestidos caros y también a los padres católicos gritones y estafadores. DS es testigo de la ley de Él mismo. Y lo que me mantiene como católico mediocre que es algo grande para mí, es el amor y la tolerancia en el catolicismo y su milagro de canonizarnos a María Magdalena. Pero nadie es testigo de los gais en ninguna de las lecturas sagradas que yo sepa. No adversen la ley de DS ni promulguen leyes satánicas a favor del homosexualismo.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.

comments powered by Disqus