Columnistas 14/09/2017 - 12:01 a.m. jueves 14 de septiembre de 2017

‘Panama Papers': una conspiración occidental (II)

En los Papeles Moss-Fon no aparece un Rockefeller, un Ford, un Cheney, un Soros o un Bush, para solo recordar a algunos vinculados a Washington. 

Julio Yao Villalaz
opinion@laestrella.com.pa

El CIPI fue creado en 1997 por iniciativa del Centro para la Integridad Pública, que a la vez es financiado por los Rockefeller, las fundaciones Open Society, George Soros, la Fundación Ford y la Carnegie Corporation. Sus cartas credenciales quedan, pues, claramente expuestas. Soros, referente de la política exterior del Senado, se ha dedicado a promover las ‘revoluciones rosa' y la instauración del capitalismo en la antigua Unión Soviética (Nikolas Stolpkin, La Jugada Maestra detrás de la Operación ‘Panama Papers', Rebelión).

Wikileaks denunció que ‘el ataque a Putin de ‘Panama Papers' fue producido por el Proyecto de Información sobre Crimen Organizado y Corrupción (OCCRP) y financiado por la AID y Soros', lo que un día más tarde confirmó el propio Gobierno, a través del portavoz Mark Toner: ‘(los periodistas) recibían financiación de varias fuentes, incluido el Gobierno de EE.UU., especialmente de la AID'.

Según Hispan-TV, en los Papeles no hay personas de ‘países característicamente capitalistas como EE.UU., Alemania, Japón, Israel, Australia, Nueva Zelandia, Corea del Sur u Holanda. Tan sesgada está la información que, si vamos al sitio web del CIPI, en la animación que tiene filtros de clasificación para agrupar por procedencia, los dos únicos filtros que no figuran son América del Norte y Australia. Salvo esas llamativas ausencias, están todas las demás regiones del planeta'. (Leonardo Del Grosso, Hispan-TV, 26 de abril de 2016).

En síntesis, estos son los objetivos del operativo mediático de los Papeles Mossack-Fonseca: provocar el desplazamiento de fondos de refugios fiscales no anglosajones a refugios anglosajones en EE.UU., Gran Bretaña y Holanda e Israel; desestabilizar a los adversarios de EE.UU., como Rusia, China, Corea del Norte, Siria, Irán y Venezuela, desprestigiando a sus dirigentes; contrapesar a los países emergentes y a los posibles líderes que conformarían un mundo multipolar, como Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (Brics).

La estampida de capitales hacia los Estados Unidos.

El desplazamiento de capitales de refugios no anglosajones a paraísos de EE.UU. se basa en la tesis de una asesora del presidente Barack Obama, quien sostuvo que las fortunas asustadas por peligros en los años treinta y que se refugiaron en EE.UU., fue lo que salvó a ese país de la bancarrota de 1929. El pánico por el destape de los Papeles Moss-Fon podría jugar análogo papel al transferir miles de billones de dólares a EE.UU. ¿No sería más justo llamarlos los ‘Obama Papers'? Sin embargo, el grupo parlamentario europeo los Verdes acaba de pedir a la Unión Europea que incluya a EE.UU. en la lista de paraísos fiscales, tras encontrar que en 14 de sus estados se permite crear empresas sin identificar a sus accionistas. Si prospera esta petición, se reducirían las posibilidades de captación de fondos de EE.UU., Nevada, Delaware, Oklahoma y otros tendrían que acogerse a las mismas reglas que todos los Estados del mundo.

La política de Washington de capturar refugios fiscales ajenos es más ambiciosa. Según Thierry Meyssan, va encaminada a ‘desestabilizar la UE hasta que los capitales se encaucen hacia los paraísos fiscales del RU, Holanda, EE.UU. e Israel'. (Thierry Meyssan, Red Voltaire: ¿A qué vienen los ‘Panama Papers'?).

Ataques a enemigos de EE.UU.

En los Papeles Moss-Fon no aparece un Rockefeller, un Ford, un Cheney, un Soros o un Bush, para solo recordar a algunos vinculados a Washington. En los primeros días de la divulgación (abril), el CIPI se apresuró en divulgar los nombres del presidente de Rusia, Vladimir Putin, y del presidente de China, Xi Jinping. Pero, según Rusia, los Papeles de Panamá son un montaje contra Putin para desestabilizar al país y acusa a la CIA de estar detrás de la filtración.

El presidente Xi Jinping tampoco aparece mencionado en los Papeles, aunque sí algunos de sus allegados, que ya habían renunciado al Partido mucho antes del destape: el Partido del Gobierno había verificado el linaje de su presidente mucho antes de su ascenso al poder y lo encontraron libre de manchas.

EL AUTOR ES ANALISTA INTERNACIONAL Y EXASESOR DE POLÍTICA EXTERIOR.

comments powered by Disqus