Columnistas 05/12/2018 - 12:03 a.m. miércoles 5 de diciembre de 2018

Oportunidades que este diciembre nos trae

‘[...] varios puntos delicados deberán considerarse: [...] los términos y condiciones de cualquier financiamiento para infraestructuras públicas'

Mireya Lasso
opinion@laestrella.com.pa

Diciembre ha sido tiempo de tradiciones importantes, como los días del Maestro y de la Madre. También hemos sufrido tragedias como las manifestaciones estudiantiles y populares en contra de la extensión de bases militares extranjeras en 1947 al terminar la II Guerra Mundial y la invasión del 20 de Diciembre que nos causó tantos muertos y heridos. Este año, sin embargo, ocurre una circunstancia especial que debe llenarnos de legítimo optimismo por constituir una oportunidad —bien administrada y aprovechada— que marcaría un hito histórico en el camino del progreso para todos los panameños.

Hace un par de días arribó a nuestro país el presidente de la República Popular de China, procedente de la última reunión del G20 en Buenos Aires y no podemos dejar de subrayar el singular significado de este inédito acontecimiento que se debe a la estratégica importancia que Panamá le significa a su nación como parte esencial en el Camino y la Senda de la Seda, el vehículo fundamental para su expansión en el comercio mundial. Es evidente que la China necesita importar cada día más productos agropecuarios y materias primas para satisfacer las necesidades de su inmensa población y de su cada día más pujante industria; y, en consecuencia, una red mundial de conectividades efectivas resulta esencial con ese propósito. Esa conectividad, que se ha construido y se construye en otros continentes mediante una red de vías marítimas y terrestres, hace factible el intercambio comercial que se facilita, además, con otra red de tratados de libre comercio que ha negociado y negocia actualmente.

La eficiencia de Panamá como punto de conexión para el comercio mundial es ya tradicional, especialmente por nuestros puertos y canal ahora ampliado, nuestro hub aéreo, nuestro ferrocarril interoceánico y nuestra carretera interamericana. Desde el inicio de la formalización de nuestras relaciones diplomáticas se ha traído a colación dos proyectos complementarios: un tratado de libre comercio y un ferrocarril que conecte el interior con la capital y el Canal. Ambas propuestas presentan retos y oportunidades que podrían significar un parteaguas en el esfuerzo nacional por el desarrollo sostenible del país y de nuestra gente, siempre que seamos lo suficientemente juiciosos para evitar las fallas y tentaciones que harían nulo el esfuerzo y frustrar los sanos propósitos. Se han mencionado tres condiciones esenciales: debemos fortalecer las instituciones republicanas que fundamentan nuestro sistema de Gobierno, debemos garantizar la transparencia en todas nuestras actividades públicas y privadas, y debemos evitar la corrupción que alimenta la codicia del ser humano y espanta las legítimas inversiones.

Mucho puede cambiar en Panamá con esta nueva apertura. Muchas nuevas inversiones que proveerán empleos de calidad si nos preparamos adecuadamente para ellos; aumento del turismo asiático hacia Panamá con impactos en las actividades conexas; nuevas aplicaciones tecnológicas a disposición de actividades comerciales y personales; mayor conectividad interna; más actividad en la construcción residencial y comercial para responder a la demanda de nuevos visitantes asiáticos. Sería de esperar que, como política de Estado, los Gobiernos enfaticen la inversión y desarrollo en el sector agropecuario del interior del país para integrar ese sector a la actividad comercial de la franja canalera y traer progreso a esas áreas y actividades tradicionalmente huérfanas del apoyo ideal.

Sin embargo, varios puntos delicados deberán considerarse: la razonable defensa del medio ambiente, sobre todo si del Tapón del Darién se trate, y los términos y condiciones de cualquier financiamiento para infraestructuras públicas.

En este diciembre halagüeño el presidente Xi ha llegado en son de amistad y de buena fe. Debemos reciprocarle de igual forma para disfrutar este diciembre con optimismo.

EXDIPUTADA

comments powered by Disqus