Columnistas 19/02/2019 - 12:01 a.m. martes 19 de febrero de 2019

Nuevo modelo del sector marítimo

‘Uno de los retos del próximo Gobierno es hacer una reingeniería de nuestro sector marítimo, [...]. [...]. Panamá es un país marítimo [...] y debemos seguir siéndolo'

Rogelio Orillac
opinion@laestrella.com.pa

Uno de los retos del próximo Gobierno es hacer una reingeniería de nuestro sector marítimo, o náuticamente hablando, un cambio de rumbo para evitar colisión, de los tres segmentos que componen este sector.

El primero es el Canal de Panamá, cuya misión principal es servir al tránsito entre los océanos Atlántico y Pacífico de la mayor cantidad de buques en el menor tiempo posible, especialmente los de mayor capacidad de carga construidos en los últimos años y seguir siendo competitivos en este propósito. El título constitucional del Canal se ha respetado y este sigue cumpliendo su misión; lo que sí sentimos es que la ACP debe ser el hermano mayor y apoyar de diferentes formas a sus hermanos menores, que son los puertos y el Registro.

El segundo segmento es el Registro de buques y Gente de Mar, el cual cumplió 101 años de existencia y que necesita una reestructuración al término de la distancia, ya que nuestros competidores y las regulaciones internacionales amenazan con quitarnos el liderazgo de muchos años que tanto esfuerzo entre la parte gubernamental, abogados nacionales y empresas de servicios marítimos nos ha costado. Registros como Marshall Island y Liberia nos vienen pisando los talones en cuanto a número y toneladas de registro bruto. Hay que trabajar para la modernización de este rubro, mediante plataformas informáticas para su agilización y control, evitando además el manejo personal y fortaleciendo la transparencia en los trámites. El propósito es engrandecer el registro de buques.

Además, podemos incentivar que los oficiales de marina panameños ya graduados y por graduarse tengan oportunidades de trabajo en la flota panameña y así asegurar la continuidad del relevo calificado, y luego, con su experiencia de buena reputación, suplan las necesidades futuras de la fuerza laboral de prácticos, capitanes e ingenieros de los remolcadores de la ACP y de los puertos nacionales.

La tercera parte es el negocio portuario y de la industria marítima auxiliar. En 1979 y con motivo del proceso de reversión del Canal, este sector fue denominado Autoridad Portuaria Nacional y recibió los puertos de Balboa y Cristóbal como las principales terminales del país. Luego vinieron las concesiones portuarias de los mismos en la década del 90 y, junto con otros operadores portuarios de renombre internacional, pasamos a ser los líderes en América Latina en movimiento de contenedores; y nuestros operadores de grúas se convirtieron en expertos, que incluso son instructores fuera del país en esta materia. Pero, al igual que el registro de naves, nuestros vecinos nos miran y quieren ganarnos la carrera y quitarnos ese liderazgo que nos hemos ganado. Puertos como Barranquilla, Buenaventura, Kingston, etc. se han adecuado y siguen atrayendo navieras para que hagan su trasiego de carga y contenedores, mientras nosotros no nos ponemos de acuerdo sobre qué rumbo seguir para mantener nuestra posición ventajosa y seguir creando plazas de trabajo para las generaciones futuras.

Creo que tenemos todo para ganar y mantener el liderazgo que la naturaleza nos ha entregado, pero se deben hacer unas reformas y reingeniería para adecuar las regulaciones que faciliten la inversión en los tres segmentos y ser claros con las reglas del juego que todos debemos cumplir, ya que, si seguimos en la situación actual, perderemos lo que un grupo de muchos panameños hemos trabajado y creemos una buena carta de presentación del país.

Va a depender del próximo Gobierno ponerle atención al sector y tomar las medidas necesarias para hacer las acciones correctivas rápidamente. Es primordial que todas las instituciones trabajen en franca armonía, y designar administradores y directivos que sean personas del sector, con experiencia y visión de país, honestos y transparentes. Necesitamos una visión de Estado para dirigir el destino de este buque llamado Panamá para que nos lleve a puerto seguro.

Panamá es un país marítimo por excelencia y debemos seguir siéndolo.

Bravo Zulu.

*EL ING. ROGELIO ORILLAC LLEVA MÁS DE 30 AÑOS EN EL MUNDO MARÍTIMO, SE GRADUÓ EN LA ESCUELA NAVAL DEL PERÚ COMO LICENCIADO EN CIENCIAS MARÍTIMAS Y NAVALES, FUE OFICIAL DE MÁQUINAS Y CUBIERTA EN LA FLOTA DE REMOLCADORES DE LA COMISIÓN DEL CANAL DE PANAMÁ, DIRECTOR DE PUERTOS DE LA AMP Y ACTUALMENTE ES DIRECTOR DEL GRUPO MARÍTIMO IBS.

comments powered by Disqus