Columnistas 19/05/2017 - 12:00 a.m. viernes 19 de mayo de 2017

¿Nuevas profesiones para el 2025, y los políticos qué?

Frente a los negocios grandes de infraestructura donde se puede dinamizar coimas y sobrecostos. 

Eduardo L. Lamphrey R.
opinion@laestrella.com.pa

En estos días, leí sobre el futuro de las profesiones tradicionales y me llamó la atención que el mercado profesional tiende a hacer unos giros impresionantes que, obviamente, se verán cruentamente en las economías desarrolladas, pero que, aunque lentamente, surcarán nuestro mercado subdesarrollado e implantarán nuevos modelos de profesionales acorde a las nuevas exigencias del mercado globalizado; por lo que es factible que en los próximos años desaparecerán algunos trabajos tradicionales por la irrupción de robots y nuevas tecnologías y surgirán otros ligados al mundo digital. Así mismo, el carácter estacionario del trabajo tiende a desaparecer, se consolida la movilidad del mismo como requisito indispensable en el futuro. Se requiere un trabajador con habilidades para conectarse con otras labores, que trabaje en equipo con otras ramas del conocimiento, entendiendo la necesidad de llevar adelante un proyecto.

Definitivamente, los que estamos en la órbita de la educación superior, entendiendo lo que se nos viene, debemos asegurarnos de que nuestros estudiantes comiencen a desarrollar las capacidades necesarias para optar por los trabajos del mañana.

Mucho se habla de que el turismo espacial será un éxito desde el 2020, esto implica construir puestos de trabajo nuevos, como el guía turístico espacial, que hagan estos viajes en el espacio seguro y agradable. Los analistas prevén que habrá un gran avance en la tecnología que revolucionarán la medicina, los avances biotecnológicos marcarán nuestro devenir; como también la realidad virtual será el espacio digital donde pasaremos horas y días enteros. La creación de un mundo virtual hará casi imposible diferenciarlo del real. Igualmente se posesionará del mercado sistemático el ‘biohacker', los ‘crowfunding', el ‘growth hacker', los profesionales que se especialicen en la tecnología de la información, nuevos canales de compra y venta digital, ingeniería Lean y metodologías ágiles, márquetin sistemático, etc.

Todo esto nos induce a confirmar que los avances tecnológicos y la dinámica misma del mercado requieren profesionales más especializados en los sectores que solicita el futuro, sin embargo esto no nos aleja de nuestra vocación, por el contrario, debemos guiarla de mejor forma para adaptarnos a las exigencias del devenir.

Según los expertos, habrá mucha demanda para los ingenieros ‘smart factory', ‘chief digital officer', ‘data scientist', experto en ‘big data', arquitecto ‘emart cities', ‘marketing digital', etc., pero nadie estudia ni analiza el futuro del sector político que mueve todos estos hilos del mundo globalizado, desde nuestra esfera subdesarrollada, como desde la esfera del poder imperial de las grandes economías desarrolladas. Estos artistas del mundo político también harán sus metamorfosis hacia lo nuevo, seguirán utilizando la informática para los chuzasos, el conteo de votos, la manipulación de información confidencial de los presidentes enemigos, de los congresistas, diputados, enemigos electorales, enemigos o amigos regionales y acceso a toda clase de información confidencial de otras esferas políticas/sociales, tales como la sociedad civil, la iglesia, la insurgencia, los xenofóbicos, los gays, los ninis, etc., para mantenerlos dentro de lo permitido y sin generar ningún círculo inseguro dentro de su ámbito político nacional o regional.

Seguirán manipulando, a través de la informática, la opinión del conglomerado frente a sus ‘reales enemigos de clases', frente a su devenir económico ante el explotador capital foráneo, frente al negocio del narcotráfico, frente a los negocios grandes de infraestructura donde se puede dinamizar coimas y sobrecostos. Seguirán desapareciendo o asesinando a líderes opositores al régimen neoliberal, a todo movimiento insurgente que luche por cambiar el modelo capitalista, a todo medio informático (radial, prensa o televisivo) que diga la verdad por sobre todas las cosas, a toda organización sindical o colectiva que denote peligro al régimen actual; sin embargo, darán apoyo a toda organización delictiva nacional-internacional, siempre y cuando les asegure buena participación en el negocio, mantendrán los espacios de marginalidad y depauperización de la amplia población, porque así lo exige el modelo económico de hoy y del mañana.

Toda el dinamismo sistemático que quiera se nos viene encima, tenemos la prioridad de preparar a nuestra juventud hacia ese reto, pero hay que transformar también a nuestro renglón político que tiene que entender que todo cambio requiere unión de actitudes, si todos queremos mejorar nuestro modo de vida, sea el país que sea, todos ganamos, si nos lo ponemos como meta.

ECONOMISTA

comments powered by Disqus