Columnistas 13/09/2017 - 12:00 a.m. miércoles 13 de septiembre de 2017

Novena cumbre del grupo Brics

Hoy cuentan con el 40 % de la población mundial, 25 % de su territorio y 22 % de su producto bruto interno (GDP), muy cerca ya del de EE.UU. (25 % de ese GDP mundial).

Andrés L. Guillén
opinion@laestrella.com.pa

En 10 años (2027), según el banco estadounidense Goldman Sachs, China igualará la economía de EE.UU. y la sobrepasará de allí en adelante, para convertirse en la primera potencia económica mundial. Ese mismo banco inventó en 2001 el acrónimo ‘Brics' para referirse a las economías de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, como advertencia a las del Grupo de los Siete (G-7), pues proyectaba que estos también los sobrepasarían eventualmente.

Estos 5 países se agruparon formalmente como Brics en 2006 para coordinar estrategias de desarrollo económico y fomentar políticas comunes en diversos campos, a pesar de su diversidad. Hoy cuentan con el 40 % de la población mundial, 25 % de su territorio y 22 % de su producto bruto interno (GDP), muy cerca ya del de EE.UU. (25 % de ese GDP mundial).

Desde entonces sus líderes se han reunido anualmente, más recientemente en Xiamen (China), donde celebraron su novena cumbre del 3-4 de septiembre 2017, conjuntamente con otro Foro de Negocios (el octavo) de prominentes empresarios de dichos países.

Esta agrupación, liderada por China, quiere jugar un papel importante en la gobernanza mundial, en especial su sistema monetario y financiero, como promotores del desarrollo económico global, en abierta competencia del G-7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, RU y EE.UU.), los países más ricos y poderosos del mundo actualmente.

Brics tiene desde 2015 su propio Nuevo Banco de Desarrollo (NDB), Arreglo para Reserva de Contingencia (CRA), ambas con base en Shanghai, equivalentes al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional dominados por EE.UU., como también su Fondo de Bonos en Moneda Local (LCBF) y muchos otros acuerdos y pactos en sectores tan diversos como información, tecnología, telecomunicaciones, salud, seguridad, etc., con el fin de crear una cadena integrada de valores comunes con proyección mundial.

Esta última cumbre y Foro de Negocios se dedicó a combatir el proteccionismo, reforzar el rol de la ONU, proteger el ambiente, resaltar las ventajas del libre comercio y la globalización, promover la diplomacia para la resolución de conflictos internacionales, en fin, todo lo que antes promovían la UE y EE.UU.

Por supuesto, aún en este pequeño grupo de países, existen rivalidades principalmente entre China, India y Rusia que podrían afectar su integración y la meta de suplantar la hegemonía unilateral de EE.UU. por una gobernanza mundial compartida y más justa. Esta cumbre ha pasado inadvertida en Panamá, con escasa o nula cobertura en la prensa local; no obstante, nuestras buenas relaciones con esos 5 países (por más distantes que se encuentren del nuestro) y por nuestra capacidad de unir al mundo a través de nuestro canal interoceánico.

A pesar de que en la política exterior panameña prevalecen los intereses geopolíticos y de seguridad de EE.UU. y los mandatos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), no por eso debemos abstenernos de participar en otros escenarios internacionales como Brics para generar oportunidades para el desarrollo de Panamá.

Nuestra Cancillería y Servicio Exterior deberían trabajar por ese fin.

EXDIPLOMÁTICO

comments powered by Disqus