Columnistas 10/08/2017 - 12:00 a.m. jueves 10 de agosto de 2017

La niña y el robot

Estas cualidades llamaron la atención para que el equipo panameño que asistió al concurso RoboCup 2017, ganara la distinción y admiración de los asistentes.

Modesto A. Tuñón F.
opinion@laestrella.com.pa

El perrito de felpa estaba sobre la mesa. Todos lo veían y se asombraban con sus propiedades, mientras los dos niños eran felicitados y reconocidos por su hazaña. Me acerqué a la estudiante y le pregunté sobre el juguete y me dijo que no lo era, que debajo estaba el mecanismo que lo accionaba y que se trataba de un robot. En efecto, levantó ‘el disfraz' como ella lo llamó y se vio un dispositivo lleno de botones, piezas de metal y circuitos.

El can en realidad escondía un aparato electrónico que podía ejecutar movimientos y operaciones independientes. Valeria Hernández, de once años y quien cursa el sexto grado en la escuela veragüense de San Vicente de Paul, junto a su compañero Jairo Alfano, habían concebido este ingenio autómata como parte de sus actividades académicas y con él asistieron a un encuentro internacional en Japón para ganar un reconocimiento.

Se nota su inquieta capacidad inventiva. ¿Por qué ese animalito es un robot? le pregunté y me contestó mientras lo miraba con atención curiosa y una ligera sonrisa: ‘porque está construido para hacer funciones. Detecta colores; también presencia y se mueve por decisión autónoma.' Estas cualidades llamaron la atención para que el equipo panameño que asistió al concurso RoboCup 2017, ganara la distinción y admiración de los asistentes.

Los dos talentosos estudiantes forman parte del grupo de seis jóvenes panameños, quienes representaron al país en la vigésima primera versión de la competencia internacional de robótica más importante del mundo, que se realizó del 27 al 31 de julio de 2017 en Nagoya, Japón. Miles de estas mentes juveniles de todas partes del mundo demostraron en esa ciudad sus conocimientos en programación y robótica.

No es la primera vez que se participa en este cotejo. Por cuarto año consecutivo, Panamá llevó a un grupo de jóvenes a representar el país en las modalidades de OnStage y Rescate en Línea de la liga Junior del encuentro internacional. Las autoridades educativas y entidades como la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT) están interesadas en promover esta potencialidad entre los jóvenes de todas las provincias.

RoboCup brinda una oportunidad llena de espíritu creativo a estudiantes de primaria y secundaria en el mundo de la robótica, a nuevas maneras de estimular habilidades técnicas a través de experiencia directa con la electrónica, el desarrollo de hardware y software y el trabajo en equipo. El perrito de Valeria y Jairo es precisamente eso, la suma de esfuerzos inventivos y aplicación de las enseñanzas de la ciencia.

Tres equipos estuvieron en este certamen. El primero, Super No Name Bot, conformado por Jairo y Valeria, recibió el premio ‘SuperTeam' en la modalidad OnStage infantil por su colaboración con estudiantes del equipo de Austria. Por otro lado, el grupo I.E.S.J. Lockdown, con Edgar Ruíz y Arturo Lemos del Instituto Episcopal San José de Panamá Oeste, obtuvo la posición número 15, de 38 en la modalidad Rescate en línea.

El colectivo The Eevee Queen, integrado por Alejandra Fernández y Shu Lin De León también del colegio de Veraguas, se destacó por su creatividad.

¿Qué pasará si los esfuerzos de los sectores docentes del resto de centros educativos se esmeraran en obtener de sus estudiantes un interés en este tipo de vivencias en el aula como es el ejemplo del profesor Arnulfo Hernández? La robótica implica también investigación, instruirse meticulosamente en ciencia y obtener de ella información que permita su aplicación en distintas posibilidades.

Hay necesidad de multiplicar los esfuerzos de Valeria y Jairo para cambiar el perfil estudiantil y el futuro de nuestros ciudadanos. Su ejemplo lleno de ideas frescas y productividad bien centrada es la dirección correcta hacia donde debemos encaminar la juventud panameña.

PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.

comments powered by Disqus