Columnistas 11/10/2017 - 12:00 a.m. miércoles 11 de octubre de 2017

Narrativa y paradoja

A muchos se les olvida que hay una situación delictiva tan grave que toma cuerpo en forma lenta y progresiva en diferentes estratos nacionales.

Modesto A. Tuñón F.
opinion@laestrella.com.pa

El silencio embargó a la fanaticada panameña, luego de la impactante derrota frente al onceno estadounidense. La lluvia de goles y el posterior enmudecimiento, quizás sea un buen clima para que la comunidad sea consciente que estos espectáculos están llenos de pasión y puro entusiasmo coyuntural. En el fondo navegamos sobre problemas comunes que pareciera son invisibles y no han sido resueltos, aunque competen a la sociedad en toda su dimensión.

Cada ocasión que surge un hecho aparentemente innovador y cuya gravedad afecta al país; inmediatamente empieza una dinámica que pareciera nata sobre la que se mueve la opinión pública, sin ir al fondo. Por lo general, los detalles irrisorios son los que se hacen más ruidosos y entusiasman a los reporteros, ‘analistas', glosadores y sobre todo a redactores de memes, quienes reducen la realidad a frases tan escuálidas como consignas.

Hay múltiples ejemplos de estos síntomas que inquietan al país y donde se tiende a achacar a un sector, sobre su solución. Miremos la violencia generalizada en los últimos años. En 2000, la cifra de homicidios, según el Sistema Integrado de Estadísticas Criminales (SIEC) alcanzaba 299 individuos. Diez años después, era de 759 personas, un aumento de 253.8 %. En los primeros ocho meses de 2017, se han producido 285 muertes violentas.

Este indicador es significativo. En un poco más de un semestre, se tiene un 95.3 % de las defunciones, en comparación con el periodo de 12 meses, hace 17 años. Esto incrementa el ritmo de la criminalidad en la agitada vida del país. Al analizar la leve disminución de la cuantía de los delitos recientemente, se percibe que las estrategias institucionales empiezan a surtir efecto; pero ¿dónde está el resto de los sectores concernidos en la gobernanza?

En la situación creada hace poco por la detención de un grupo de personas vinculadas a un posible trasiego de drogas en las provincias de la península de Azuero, la narrativa expone un aparente enfrentamiento entre los involucrados y las autoridades policiales y de justicia. Los detalles procesales se han trasladado a los medios de comunicación y cada quien —junto a su abogado— expone sus razones; pero ¿qué ha sucedido con el fondo?

A muchos se les olvida que hay una situación delictiva tan grave que toma cuerpo en forma lenta y progresiva en diferentes estratos nacionales. La discusión, sin embargo, va por otro camino, se queda en aristas particulares, como un enfrentamiento de gladiadores y donde los demás, somos solamente la gente que desde las tribunas lanza expresiones, a favor o en contra de los protagonistas y se sumerge en un torbellino sin sentido ni propósito esclarecedores.

Surge la pregunta ¿dónde están los instrumentos de reflexión profunda sobre aspectos trascendentes y que contribuyan a un crecimiento de los panameños como colectividad? Existen avances en diferentes escenarios que surgen como hechos aislados e incomprensibles para los países vecinos, por ejemplo.

¿A qué contribuye la existencia de arriba de los mil edificios de 20 pisos o más en la urbe capitalina? ¿Se ha resuelto ya el problema habitacional? El surgimiento de plurales poblados informales invasores, demuestra un escenario diferente.

Tenemos la población docente mejor pagada del continente. ¿Eso ha resuelto el bajo nivel de preparación de la masa estudiantil? Los balances internacionales exponen lo contrario en todas las franjas.

Se ha perdido la oportunidad de establecer mesas de diálogo de los problemas nacionales. Con ellas, se crearía una atmósfera que permita a Panamá alcanzar un desarrollo integral en atención a metas plenamente consensuadas, asumidas y en que cada grupo invierta esfuerzos, trabajo y se consolide un modelo de nación pequeña, emprendedora y con tendencia decreciente de sus vicios en todas las esferas. Es urgente; lo necesitamos.

PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.

comments powered by Disqus