Columnistas 16/05/2019 - 12:02 a.m. jueves 16 de mayo de 2019

Modus vivendi

‘Ganar las elecciones era la meta en campaña; en Gobierno, la meta es levantar un país y colocarlo en las vías del tren que porta el bienestar'

Mario Velásquez Chizmar
opinion@laestrella.com.pa

El triunfo de Nito Cortizo marca la victoria de la dinámica del comportamiento democrático sobre la incertidumbre lógica de una dinámica excluyente y privilegiada en la administración de la cosa pública, que afecta la confianza privada en los indispensables esfuerzos que, en conjunto, deben concretarse para alcanzar niveles decentes y amplios de bienestar social y económico.

Su carismática personalidad, el contenido de su propuesta y su evidente capacidad para ejecutar tareas de Gobierno liderando un equipo emprendedor, dueño de un ideario de carácter histórico e ideas políticas claras y sanas, fueron concluyentes entre el electorado.

Los votos decidieron en favor del rescate de Panamá.

El proceso electoral mostró excelencia y madurez, permitiendo la exposición prístina y plena de las diferentes ofertas en disputa. La existencia de distintos niveles en recursos económicos, naturales en cualquier democracia, es una realidad que no demerita la validez de las reglas universales del sufragio, por lo que resulta una falacia sostener que pudo ser determinante en esta decisión.

Los panameños optamos por el trabajo armonioso, pero efectivo; el diálogo respetuoso, pero firme y positivo; por construir un futuro digno, estable y venturoso, pero con determinación y sin altibajos; por enfrentar problemas cotidianos, pero con sostenibilidad; en fin, por un país que afiance su institucionalidad, mientras despeja el camino hacia la consolidación de una economía para beneficio real de todos los hogares nacionales; es decir, para que Panamá avance y no viva de las sombras del pasado.

A medida que la esperanza de hoy se convierta en tangibles e incontrastables hechos, se extinguirán las causas del enojo que caracterizó a los ‘independientes' y que incluyó a uno de ellos al grupo de los finalistas. Quien, para repetir o superar la cifra alcanzada, tendrá que cambiar su discurso.

En nuestro terruño todavía la existencia de partidos políticos es la vía preferida por las grandes mayorías para enriquecer el ejercicio electoral y el funcionamiento de la democracia. El primer y segundo lugar, así lo demostraron.

Fortalecer el actual modelo económico para que abra sus puertas a objeto de extender el crecimiento a todos, en cualquier trinchera, es elemental; si se quiere tener un grado importante de recepción en nuestro pueblo. Sorpresa hubiera sido que el FAD sobrepasara el bajo nivel de votos que obtuvo. Por algo desapareció.

Especial ponderación exige entender el fenómeno CD. ‘Lo bueno vuelve', tiene dos interpretaciones de mucho peso. La primera, bajo el abrigo de la bondad popular, alimentó ese deseo visceral, inmenso y justificado del ciudadano por favorecer cualquier propuesta que le dibuje alguna salida a su precariedad actual; y la segunda, que aquel refrán que enseña ‘más vale malo conocido que bueno por conocer', está muy arraigado en la población. Además, la atomización del panameñismo también le inyectó oxígeno al CD. Pero los resultados generales del PRD en todo el territorio, sumado a que, en ningún momento del conteo, Rómulo estuvo arriba de Nito, conducen a dos conclusiones: que el verdadero peligro nunca llegó; y que el ofrecimiento de un buen Gobierno, donde, según su razón de ser, verdaderamente se pondrá dinero en la calle, primó al interior de la gente.

Nito Cortizo es el presidente electo de todos los panameños. No es el momento de restregarle en el rostro, a nadie, el sabor de la victoria. Hoy debemos ser humildes, extenderle la mano a quienes ofertaron y votaron por rutas diferentes. Como el lema del sandinismo en 1979: ‘implacables en el combate, generosos en la victoria'. Toca ser magnánimos y buscar la unidad. Esta conducta se corresponde con la propuesta de Nito; se trata de rescatar el país de todos; anhelar espacios es legítimo, pero la obligación del servidor público es ser útil al ciudadano para facilitarle su calidad de vida y su libertad; hay que eliminar ese concepto retardatario de que ellos les hacen un favor al usuario; es cuestión de servir y de ‘hacer sin robar'.

Ganar las elecciones era la meta en campaña; en Gobierno, la meta es levantar un país y colocarlo en las vías del tren que porta el bienestar. Por lógica, esta es tarea de todos, aunque el timonel, y así tiene que ser en democracia, sea de una tendencia específica; al igual que su equipo más cercano de trabajo. Su éxito radica en una estricta planificación derivada de un arduo trabajo colectivo, científicamente estructurado, bajo una férrea y dinámica disciplina con imbatible organización dirigida al corazón del pueblo necesitado; en una permanente y diáfana defensa de los intereses nacionales.

El pasado 5 de mayo este pueblo emitió una sentencia inapelable: darle la conducción del duro empeño por rescatar Panamá, a quien supo mostrar la mejor disposición para hacer subordinar la lucha respectiva, a las reglas de la democracia y convertir su consecuente actuación en su modus vivendi .

ABOGADO

Nito Cortizo es el presidente electo [...]. No es el momento de (restregar) [...], el sabor de la victoria'
 
comments powered by Disqus