Columnistas 22/05/2019 - 12:02 a.m. miércoles 22 de mayo de 2019

Mensaje del Panamá profundo

‘En general, el mayor reto del presidente Cortizo será recuperar la confianza del ciudadano en la democracia; esa no es tarea fácil, pero es necesaria'

Orlando Goncalves
opinion@laestrella.com.pa

El pasado 5 de mayo el pueblo panameño habló alto, claro y fuerte en las urnas. Sin embargo, algunos personajes no entendieron lo que el pueblo gritó.

Comencemos con algunos antecedentes.

En junio del pasado año, publicamos un artículo titulado, ‘Democracia en las urnas o en los tribunales', en él consideraba que las reformas electorales harían complejas las elecciones, que tantas regulaciones pondrían a los tribunales a resolver controversias electorales, cuando la lógica señala que, en elecciones, sean las urnas las que hablen. Corrobora esto la cantidad de diatribas presentadas por las diputaciones e incluso en la presidencial. Solo hay que recordar, después de elecciones, al excandidato Roux, manifestando que presentará una serie de objeciones y recomendaciones para reformar —nuevamente— el Código Electoral.

También en el pasado diciembre, en el artículo ‘Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde', hacíamos algunas reflexiones sobre las alertas evidenciadas en el estudio del Latinobarómetro. El mensaje fue claro al señalar que las democracias en la región vienen perdiendo apoyo ciudadano, que para un porcentaje, cada vez mayor, le es indiferente si el sistema es democrático u autoritario.

En marzo del presente año, en artículo titulado ‘Política con aroma de mujer', hacía referencia al número de mujeres que dieron un paso adelante para participar en política. Esta elección dejó varios ejemplos y mensajes de mujeres que, contra todo pronóstico y, en condiciones adversas, lograron conquistar la victoria en buena lid.

El mismo mes, en artículo titulado ‘Campañas incoloras e insípidas', nos atrevimos a afirmar que ‘..., si queremos seguir haciendo lo mismo, los resultados, indistintamente de lo prohibitivo o liberal que sea la ley, serán campañas pobres que difícilmente conectarán con el elector'.

Cuando observamos que el excandidato Roux logró subir apenas un promedio de 1 % mensual —de octubre 2018 a mayo 2019— en la intención de voto, y que, el hoy presidente electo, Laurentino Cortizo, logró sostener durante meses una amplia ventaja y en el último mes se desplomó, logrando ganar la elección por algo más de dos puntos, es claro que algo falló. Algo no resultó en las campañas.

De otro lado, observando en los partidos pequeños sus exiguos resultados, es claro el reflejo de que las viejas ‘tácticas y estrategias' ya no funcionan, por el contrario, les están haciendo tanto daño que los tienen al borde de perder el registro. Situación que no es sana para la democracia.

El 10 abril, —a 26 días de las elecciones— publicamos otro artículo titulado ‘Panamá, 26 días y contando'. Allí hice ciertas aseveraciones que, hoy los resultados me dan la razón. No fallé cuando dije quién podría ganar las elecciones, ‘La campaña de Nito Cortizo, —hasta ahora, y si no comenten ningún error— logrará ganar la elección y posiblemente obtendrá la mayor bancada en la Asamblea Nacional'. Así sucedió.

También comenté que ‘La campaña de Rómulo Roux ha sido errática, cambiante y luce estancada'. Adicionalmente agregué que: ‘..., muchos candidatos a diputados y alcaldes, entraron en la fase de ‘sálvese quien pueda..., y eso es, quizás, el mayor daño a esa campaña'. Los resultados confirmaron nuestra apreciación. Los números de su bancada, así lo reflejaron.

También señalábamos en ese mismo artículo, que ‘José Blandón, arrastra el peso y la carga del desprestigio y mala evaluación que el electorado tiene sobre el Gobierno del presidente Varela. Sin embargo, la campaña logró definir una estrategia, tiene sus objetivos claros, y, aunque no se vea a primera vista, los va a lograr. Su elección no es esta, así que hay que mirar mucho más allá del 5 de mayo, para comprender para dónde va esa campaña'. La declaración del excandidato Blandón, al día siguiente de la elección, no dejan dudas de que estábamos en lo cierto.

Por último, el presidente Cortizo fue electo por poco más del 23 % de los 2.7 millones de electores habilitados. Ahí hay un mensaje que el nuevo presidente debe observar con cuidado y atención. La democracia está afectada, el 23 % es una base pequeña para tener gobernabilidad. Si bien su partido logró mayoría en la Asamblea Nacional, esto per se, no le genera un piso sólido para gobernar. Un porcentaje muy alto de ciudadanos estará vigilante de las acciones del Ejecutivo y Legislativo, y, no dudará en manifestarse si algo no le agrada.

En general, el mayor reto del presidente Cortizo será recuperar la confianza del ciudadano en la democracia; esa no es tarea fácil, pero es necesaria. Por el bien del país y de la región, esperemos que escuche al Panamá profundo y logre gobernar para todos.

CONSULTOR POLÍTICO; EN TWITTER: @ORLANDOGONCAL.

comments powered by Disqus