Columnistas 16/04/2018 - 12:00 a.m. lunes 16 de abril de 2018

Un mejor Colón: ¡sí es posible!

‘[...] dos componentes que se articulen para darle sostenibilidad y seguridad a los acuerdos [...]: un Fondo Fiduciario que aporte los recursos y un Marco Legal, que le dé vigencia y continuidad'

Aníbal Culiolis García
opinion@laestrella.com.pa

¡Sí, para bien de todos y todas! Gracias al liderazgo del Comité por la Salvación de Colón, la participación cívica de miles de colonenses profesionales, trabajadores, mujeres y jóvenes estudiantes, al éxito de la huelga del martes 13 de marzo y a la facilitación de la Iglesia católica, se tendieron puentes para el diálogo y negociación con el Gobierno nacional.

Lamentablemente, esta oportunidad de mejor calidad de vida, podría perderse o ser mediatizada. Porque, el presidente Varela y su Gobierno parecen no aceptar los tres componentes del enfoque colonense.

Primero, no se trata solo de la renovación urbana de los tres corregimientos del Casco de la Ciudad, sino del desarrollo sostenible e integral (no solo crecimiento económico, sino también justicia social, con sostenibilidad ambiental y desarrollo humano) de los 41 corregimientos de la provincia. Segundo, no se trata de terminar la renovación urbana, para ver el desfile del 5 de Noviembre, desde el Palco Presidencial. Se trata de precisar políticas públicas, programas y proyectos, que se articulan en un Plan de Desarrollo Provincial, que trasciende este período de Gobierno, al que solo restan 14 meses. Por ello, deben ser compromisos de Estado. Para ello, estoy seguro de que la Universidad de Panamá aportaría sus mejores especialistas. Tercero, para su sostenibilidad, debe tener una fuente de financiamiento y marco legal. Para el Colón y el Panamá que queremos y merecemos, necesitamos un presidente con la visión del Estadista que desde el presente va construyendo un mejor futuro. No corresponden las miradas del empresario para su próximo negocio ni del político para las próximas elecciones.

Este enfoque colonense, se fundamenta en dos ideas que se han instalado en la conciencia colectiva, en los últimos 50 años: la primera, que los ‘emporios comerciales' son economías de enclave, ‘islas de riqueza en mares de pobreza', desvinculados de la socio-economía local. Pues, salvo la parte de los salarios y los puestos de trabajo ocupados por colonenses, muchos otros son ocupados por personas de otras provincias o extranjeros; y la segunda, las riquezas generadas y los ingresos del Estado, se van para la capital o al Gobierno central y poco o nada permanece o regresa a Colón.

Así, persiste la preocupación sobre que las inversiones multimillonarias en las Plantas de Gas Licuado de AES y Jinro, el Nuevo Puerto en Isla Margarita, el Nuevo Puente sobre el Canal o la Megamina en Donoso, sin un Plan de Desarrollo Provincial, solo serían más de lo mismo: enclaves desvinculados de la socioeconomía local, que generan riquezas e ingresos, que se van de Colón, para no volver.

Por ello, la necesidad y exigencia de dos componentes que se articulen para darle sostenibilidad y seguridad a los acuerdos que surjan de este diálogo y negociación: un Fondo Fiduciario que aporte los recursos y un Marco Legal, que le dé vigencia y continuidad. Sobre este componente, un Decreto Ejecutivo es insuficiente. Pues, su promulgación y vigencia es una facultad única y discrecional del Órgano Ejecutivo. En cambio, su marco natural, bien podría ser la Ley Nº 20 de 2008, ‘Que crea el mecanismo de verificación y seguimiento de los acuerdos y las metas de la Concertación Nacional para el Desarrollo'.

Solo bastaría con la inclusión y/o reforma de unos pocos artículos, donde se reconocería al Comité por la Salvación de Colón, como una plataforma válida para la participación de las fuerzas vivas de la provincia, el compromiso que los acuerdos negociados en las diferentes mesas temáticas serían incorporados en calidad de acuerdos concertados con la comunidad colonense, articulados en un Plan de Desarrollo Provincial, para el cual se harían las reservas presupuestarias para su financiamiento. Todo esto: ¡Sí es posible!

ECONOMISTA Y COORDINADOR DEL MOVIMIENTO PROGRESO.

comments powered by Disqus