Columnistas 10/08/2018 - 12:00 a.m. viernes 10 de agosto de 2018

Más de lo mismo

A menos de un año de culminar la administración de Juan Carlos Varela, los problemas apremiantes del pueblo panameño siguen sin resolverse.

Genaro López
opinion@laestrella.com.pa

A menos de un año de culminar la administración de Juan Carlos Varela, los problemas apremiantes del pueblo panameño siguen sin resolverse. Esta historia se repite cada cinco años, dado que en los objetivos de la partidocracia (PRD, CD, Panameñista, Molirena, Partido Popular), nunca entre sus planes de Gobierno han tenido como propósitos resolver las causas de los problemas sociales. Estos casi cinco años del Gobierno de Varela, han sido ‘más de lo mismo'.

El saldo, incremento del desempleo y mayor informalidad laboral; dificultades de las comunidades para obtener agua potable de manera permanente; infraestructura escolar totalmente deteriorada, aunado a la deuda con los educadores en materia salarial; falta de viviendas y letrinas; un galopante aumento del costo de vida (que amenaza con ser mayor ante el pretendido aumento de la tarifa de electricidad, del precio del gas, precio del transporte público); una estructura de impuestos cada vez más regresiva; calles en mal estado y comunidades que se anegan con la mínima lluvia; inseguridad ciudadana.

En este escenario, la protesta de los productores agropecuarios ante el abandono del sector por parte de este y anteriores Gobiernos. Se privilegian las importaciones, en lugar de la producción nacional de alimentos. A pesar del descontento de la población, ante este tema, el Gobierno sigue sin dar respuestas reales; ello provocó que los productores se pararan de la mesa del diálogo.

Preocupante, la muerte de 21 neonatos en el hospital de la CSS. Explicaciones ambiguas y el descrédito de las autoridades, hacen temer muertes por bacterias nosocomiales u otra causa, a pesar de lo planteado en el comunicado de la institución. El pueblo aún recuerda que en el 2013 se presentó la muerte de neonatos por intoxicación y en años anteriores los casos de envenenamiento con dietilenglicol. Para nadie es un secreto el estado deplorable en que se mantienen los principales hospitales públicos, ante medidas dirigidas a justificar la privatización.

A pesar del deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de la población, las instituciones financieras internacionales (FMI y BM), apuntan a la continuidad de medidas de política económica que niegan la vida decorosa. Estas instituciones exigen para el próximo año reformas a la seguridad social, a la ley tributaria y laboral, así como la reducción de subsidios para hacer frente al déficit fiscal. Cataloga de peligroso el endeudamiento del país, han recomendado reducir el gasto público, lo cual pretenden se realice vía gasto social, tal como lo han hecho en otras ocasiones Gobiernos del PRD, CD y panameñistas. Esta será la agenda que cumplirá la partidocracia de mantenerse en el Gobierno en el 2019.

Mientras que comunidades rurales claman por caminos de acceso y puentes, que eviten poner en peligro sus vidas, al igual que lo solicitan estudiantes de la UTP, se otorga casi un millón de dólares para que diputados construyan un puente que no es prioridad en la Asamblea. Una vez más, en medio de millones de dólares las soluciones a los problemas sociales no llegan. Solo los 115 dueños de Panamá acrecientan sus fortunas desde la esfera pública.

Siguen la corrupción y el nepotismo; denuncias de chantajes, falta de transparencia, continúan las planillas que favorecen a familiares, ponen a cobrar muertos y patrocinan el clientelismo político.

Es necesario adecentar la política, para adecentar el Estado. Los panameños honestos, tenemos la obligación de romper con las prácticas gansteriles a los cuales los partidos tradicionales y sus satélites (‘independientes') pretenden arrastrarnos.

El FAD es una propuesta que levanta un escenario distinto, que abre las puertas para que este 2019 el pueblo encuentre una real alternativa. Impulsamos una nueva forma de hacer política, sentada sobre bases de real participación, de una vinculación directa con la población y el movimiento social panameño, impulsando la creación de un espacio de participación política de nuevo tipo, definida por la ética y el respeto a los derechos humanos.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.

comments powered by Disqus