Columnistas 10/01/2017 - 12:00 a.m. martes 10 de enero de 2017

Mártires: Patria y muerte

A los Mártires del 9 de Enero de 1964, loor y respetos; a su consigna: Patria y muerte, devoción

Jorge Luis Macías Fonseca
opinion@laestrella.com.pa

Casi coincidente con la frase, Patria o muerte , del líder cubano, Fidel Castro, quien cerró con ella un vibrante discurso ante el funeral de un centenar de muertos producidos el 5 de marzo de 1960, por la explosión de granadas y municiones del barco francés ‘La Coubre', en La Habana, Cuba, está: Patria y muerte que se generó el 9 de Enero de 1964 en Panamá.

No se trató de una disyuntiva. En Panamá , no era elegir entre uno u otro. Definitivamente no quedaba opción porque desde muy temprano los panameños, es decir los sectores comprometidos con el interés nacional, plantearon una posición nacionalista y antiimperialista. Entendieron que la independencia de Panamá de Colombia aupada por los Estados Unidos de Norteamérica puso en el territorio del país a un poder extranjero que se benefició con un canal y su zona y que por mucho tiempo constituyó un agravio que laceró permanente la panameñidad.

Tanta fue la afrenta de los Estados Unidos de Norteamérica hacia Panamá que, por ejemplo, en la disputa de Panamá con Costa Rica por tierras limítrofes, imponen el Fallo White, obligando al país a abandonar los territorios en contienda.

La protesta panameña por medio del ministro de Relaciones Exteriores, Narciso Garay, produjo unas de las más excelsas protestas que, a juicio nuestro, constituye un pronunciamiento (1914) que recoge en puridad el sentimiento panameño y que 50 años después (1964), cobró vigencia con la población de hombres y mujeres que dieron sangre y vida por la soberanía nacional.

Dijo en aquella ocasión, Narciso Gray: ‘En presencia de la actitud inequívoca asumida por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, Panamá se ve obligada a su duro destino, pero en su misma debilidad, clama al cielo por la injusticia y la violencia a que se le sujeta, y para declarar que, mientras palpiten corazones panameños en el mundo, conservará viva la herida profunda inferida a su dignidad y a su altivez, y mirará con ansiedad hacia el provenir en espera de esa justicia redentora que hoy se le deniega, pero que llegará algún día, por inexorable designio de Dios'.

El 9 de Enero de 1964, los palpitantes corazones panameños miraron con ansiedad el porvenir y asumieron su responsabilidad patriótica. Su consigna fue la patria primero y la muerte después. La justicia redentora que se le negó hizo acto de presencia para hacer un alto y para reivindicar de una vez por toda la Patria.

El ejemplo de esos valerosos hombres nacionales marcó una etapa en la ascendente lucha por la integración plena del territorio panameño. Es el más importante episodio de gran parte de la era republicana, signada por los arreglos económicos y políticos y por las demagogias y acomodos de grupos económicos con el imperio estadounidense.

La coyuntura histórica del 9 de Enero de 1964, cerró un momento de ruegos y de tibios reclamos económicos favorecedores a los grupos económicos panameños y abrió el abanico de la dignidad.

A los Mártires del 9 de Enero de 1964, loor y respetos; a su consigna: Patria y muerte, devoción.

DOCENTE UNIVERSITARIO.

comments powered by Disqus