Columnistas 08/08/2017 - 12:03 a.m. martes 8 de agosto de 2017

Mañana, 9 de agosto: Día Internacional de los Pueblos Indígenas

La declaración no vinculante establece los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas, así como sus derechos a la identidad

Enrique Montezuma M.
opinion@laestrella.com.pa

Cinco siglos atrás, cerca de un millón de indígenas habitaban el territorio conocido hoy como Panamá; el censo del 2010, el cual dejó mucha duda, nos ofrece una cifra aproximada de 417 559 habitantes pertenecientes a los pueblos Ngäbe, Kuna, Emberá, Buglé, Wounaan, Naso y Bri Brí. Esta cifra es prueba fehaciente de la lucha que han tenido nuestros hermanos y hermanas indígenas para defender sus derechos, conservar parte de su territorio, historia e identidad y su propia vida.

Producto del esfuerzo y persistencia, en lo interno, como en lo internacional, se ha avanzado en el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas a su territorio, su identidad, su cultura, historia, conocimientos, participación dentro del Estado, así como a la consulta respecto a decisiones que les conciernen. El Convenio N° 169 de 1989 sobre los Pueblos Indígenas de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) que el Estado panameño no ha querido ratificar, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, y la última Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas aprobada el 15 de junio del 2016 en la 46 sesión de la (OEA), en Santo Domingo, República Dominicana, todos en su conjunto señalan el marco de los derechos indígenas que el Estado panameño debe cumplir e implementar con los primeros habitantes de nuestro país.

En la República de Panamá la creación de las comarcas indígenas, la revisión y legislación relativa a los recursos naturales, la propiedad intelectual, la participación y consulta informada, el uso del idioma y alfabeto indígena, la administración de justicia, son entre otros, pasos necesarios para lograr el desarrollo con identidad. Estas son herramientas de combate efectivo a la exclusión social, exclusión económica, que deben tener como resultado el acceso al desarrollo humano, esto en mejores condiciones nutricionales, de salud, educación, en beneficio de la gran mayoría, especialmente de niños, niñas y adolescentes que son los más vulnerables.

Con la propuesta de reformas a la Constitución Política Nacional, actualmente en debate, el Estado panameño tiene la oportunidad de dar pasos importantes de calidad en el reconocimiento y respeto a los derechos de los pueblos indígenas sobre los temas mencionados, y puede superar los riesgos de retroceso que con frecuencia se asoman en el panorama nacional, para que Panamá sea efectivamente un Estado plurilingüe, multiétnico y multicultural de respeto y solidaridad nacional.

El 13 de septiembre de 2007, después de un proceso de preparación, debate y negociaciones que se remonta hasta 1982, la Asamblea General de la ONU adoptó de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. La declaración no vinculante establece los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas, así como sus derechos a la identidad, cultura, idioma, empleo, salud, educación y otras cuestiones. Cuatro naciones que tienes importantes poblaciones indígenas votaron en contra de la declaración: los Estado Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia. Once naciones se abstuvieron: Azerbaiyán, Bangladesh, Bhután, Burundi, Colombia, Georgia, Kenya, Nigeria, Rusia, Samoa y Ucrania.

Treinta y cuatro naciones no votaron y las restantes 143 naciones votaron a favor.

Hago mías las consideraciones de las Naciones Unidas al celebrar ‘que los pueblos indígenas se estén organizando para promover su desarrollo político, económico, social y cultural para poner fin a todas las formas de discriminación dondequiera que ocurran'.

A todos los hermanos y hermanas indígenas de Panamá: les saludamos y manifestamos nuestro respeto y aprecio, y los invitamos a mantener la ruta trazada por grandes líderes indígenas como Ubarraka Manî Tugrî (Urracá I), Quibian, Victoriano Lorenzo, Mónico Cruz, Lorenzo Rodríguez, Nele Cantule, Iguasalibler, Atuey, Lempira, Tkum Uman, Guautemok, Tanta Kaiyoyak y muchos otros que nos enseñaron a luchar, solo nos resta fomentar la unidad nacional y continental.

EX LEGISLADOR DE LA REPÚBLICA.

‘[...] hermanos y hermanas indígenas de Panamá: [...] los invitamos a mantener la ruta trazada por grandes líderes indígenas [...]'
 
comments powered by Disqus