Columnistas 12/12/2018 - 12:00 a.m. miércoles 12 de diciembre de 2018

Las TIC: guerra fría o caballo de Troya

El canciller chino, Geng Shuang, responde, tanto a Canadá como a los EE.UU., con una firme posición, exigiendo que expliquen de inmediato las causas y los motivos de la detención

Maritza Mosquera de Sumich
opinion@laestrella.com.pa

Las tecnologías de la comunicación e información (TIC) continúan generando desequilibrio y tensiones entre las grandes potencias y propiciando lo que entendidos califican como una nueva guerra fría. Acusaciones de un lado y del otro, amenazas de serias consecuencias, si no se libera a Meng Wanzhou, la ‘Princesa de Huawei' y directora financiera de la empresa, una posible alianza entre China y Rusia, desfavorable al imperio, entre otras. Arquímedes decía ‘Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo' y ese punto de apoyo clave que mueve el mundo, hoy por hoy, es la tecnología.

¿Qué es lo que está sucediendo en realidad? Enfrentamos fenómenos inéditos, como una guerra fría provocada por las TIC entre las potencias que compiten con fiereza. El gran avance chino en su estrategia de competir con gigantes de la tecnología móvil, como Apple y va por Samsung, ha generado una serie de acuerdos y sanciones que provocan situaciones complejas como estas.

Sean las implicaciones e intríngulis reales o no, me viene a la memoria el artilugio del caballo de Troya en la Odisea, poema épico griego de Homero (siglo VIII a. C.), considerada obra de la mitología que, junto con la Ilíada, es reconocida como uno de los primeros textos de la épica grecolatina y por tanto, de la literatura occidental, que vale la pena refrescar.

La guerra de Troya fue un conflicto bélico en el que se enfrentaron una coalición de ejércitos aqueos contra la ciudad de Troya (también llamada Ilión y ubicada en Asia Menor) y sus aliados. Para Homero, se trataría de una expedición de castigo por parte de los aqueos, cuya causa bélica habría sido el rapto (o fuga) de Helena de Esparta por el príncipe Paris de Troya. Guardadas las proporciones, estamos ante una situación con algunos rasgos en común.

Recordemos que para Arnold Toynbee, historiador y filósofo, la historia se repite, es cíclica. En este caso, ¿no estaríamos ante a una nueva guerra de Troya? Una dama china, de alto perfil en una empresa de tecnología, es detenida por razones aducidas por una potencia como EE.UU. y sus aliados que apoyan esta acción. En la disputa se incorpora Rusia que amenaza con estrechar vínculos con China, lo cual es advertido como de sumo peligro para los intereses del imperio. El artilugio serían los equipos de comunicaciones de la más variada gama de la multinacional china.

El canciller chino, Geng Shuang, responde, tanto a Canadá como a los EE.UU., con una firme posición, exigiendo que expliquen de inmediato las causas y los motivos de la detención, ‘liberen a su alta ejecutiva y aseguren el respeto adecuado de sus derechos e intereses jurídicos'. Portavoces del Gobierno chino argumentan que EU pretende oprimir a la empresa presionando a sus aliados para que no utilicen sus productos.

Por su parte EE.UU. considera que Skycom, una empresa china de conectrónica, dedicada a la conexión y conectividad, en donde se hace empalme de fusión de la fibra óptica para facilitar dicha conectividad y subsidiaria, fue utilizada por Huawei para evitar las sanciones a Irán. Lo cierto es que esta situación provoca la pregunta: ¿estamos frente a una guerra tecnológica en pleno siglo XXI?

Ahora comprendo por qué mis hijas, esposo y amistades me recomendaban de manera vehemente comprar un dispositivo móvil ‘Made in China', para convencerme de que probara algo bueno, bonito y barato, y sin saber que detrás de todo esto hay una lucha agresiva por ganar mercados, frenar avances, y no perder poder. Tal vez alguno de ellos decida obsequiarme uno de estos dispositivos móviles, para estas fiestas de fin de año, y disfrutar con total independencia de la pronosticada nueva guerra tecnológica.

DOCENTE

comments powered by Disqus