Columnistas 10/01/2019 - 12:01 a.m. jueves 10 de enero de 2019

El futuro administrador del Canal

Por más que hayamos querido disfrazarla como una corporación, y construir una institucionalidad muy singular para administrarla

José de la Rosa Castillo
opinion@laestrella.com.pa

El ministro de Asuntos del Canal, Roberto Roy, informó que, probablemente, en febrero la junta directiva de la ACP seleccionaría a la persona que va a reemplazar a Jorge Quijano como administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en septiembre de 2019. De acuerdo con Roy, una firma cazadora de talentos (‘head hunter') fue contratada para buscar candidatos, entre ellos, algunos panameños que viven en el extranjero, y que la lista llegó a alcanzar 20 candidatos.

Todo pareciera apuntar, por la forma en que se está llevando a cabo este proceso, a que el Canal fuera una empresa cualquiera, y que sus accionistas son representados legalmente por esa cuestionada junta directiva para seleccionar a la persona que liderará los destinos de esa entidad por los próximos siete años.

Por más que hayamos querido disfrazarla como una corporación, y construir una institucionalidad muy singular para administrarla, la verdad es que no deja de ser una entidad del Estado que pertenece a todos los panameños. Es reconocida como nuestra marca país y es quizás el pilar más importante de nuestra economía. Además, el Canal forma parte de nuestra nacionalidad y de nuestra historia.

A pesar de la barrera de contención que construimos los panameños para evitar que la política entrara a la ACP, la política entró con las designaciones de los miembros de la junta directiva de amigos y copartidarios de los presidentes de turno, sumado al hecho de que nacional e internacionalmente se ha divulgado que varios de sus miembros están bajo investigación por casos de corrupción, algunos hasta con medidas cautelares.

También la directiva está incompleta, porque uno de sus miembros renunció para ser candidato a la Presidencia de la República y no ha sido reemplazado y otros dos de sus miembros deben ser reemplazados en marzo, cuando vencen sus períodos. No creo que sea esta junta directiva la más legítima para seleccionar al administrador del Canal que liderará el destino de esa importante entidad por siete años.

Sumado a ello, contratar a una empresa para buscar candidatos y hacerlo de esa manera secreta, en estos momentos en que todo el escenario político está inmerso en el debate nacional sobre lo que va a ser mejor para el país durante los próximos cinco años, no es lo más prudente ni sensato.

Es cierto que no hay nada en la Constitución ni en la Ley de cuándo debe hacerse esa selección. Más importante que la selección, creo, son los criterios de selección que deben ser ampliamente divulgados y debatidos. Se ha filtrado que la junta directiva ha definido el perfil del futuro candidato como una persona con trayectoria en el mundo de los negocios, un empresario.

El Canal es una obra de ingeniería que requiere de un manejo eficiente y para ello su administrador debe comprender su naturaleza técnica que trasciende de lo físico a lo operacional, específicamente en el ámbito marítimo. Aún la naturaleza empresarial del Canal requiere de conocimiento de la industria naviera y marítima. Nada más hay que examinar los resultados financieros del Canal para darse cuenta de que el volumen de sus ingresos proviene de una óptima definición de su estrategia de precios.

El perfil del futuro administrador debe priorizar el conocimiento a profundidad de los retos del Canal y su situación operativa, laboral y financiera. No es el momento de improvisar ni experimentar con cambios que, a pesar de estar orientados a buscar más rentabilidad de negocios conexos, puedan terminar desenfocando a la institución de lo fundamental, que es que el Canal continúe operando de manera ininterrumpida, competitiva y rentable.

Uno de los elementos fundamentales es mejorar y preservar el clima laboral de la institución y sus relaciones con el entorno nacional. Un panameño que ha vivido en el extranjero, por más exitoso que haya sido, o una persona que jamás ha estado vinculada a negociaciones colectivas con sindicatos, no es la persona indicada para administrar el principal activo del país. Todos los candidatos presidenciales se han comprometido a hacerle cambios a la Constitución; el nuevo administrador deberá estar a la altura de ese debate y de garantizar que cualquier cambio que se sugiera al título del Canal sea para que la entidad pueda funcionar mejor y contribuir más al beneficio colectivo.

PROFESOR DE RELACIONES INTERNACIONALES, UP.

‘El perfil [...] debe priorizar el conocimiento a profundidad de los retos del Canal [...]'
 
comments powered by Disqus