Columnistas 09/10/2017 - 12:00 a.m. lunes 9 de octubre de 2017

Día de la Fundación Nacional de Corea*

Las constructoras coreanas están preparadas para acompañar a Panamá en su desempeño.

Bahk Sahng-Hoon
opinion@laestrella.com.pa

G aecheonjeol , el Día de la Fundación Nacional en coreano, significa el día cuando se abrió el cielo. Es el día que se celebra para conmemorar el hecho histórico que Dangun, el legendario ancestro del pueblo coreano, fundó por primera vez un país en la Península coreana hace 4350 años.

Durante su larga historia de más de cuatro mil trescientos años, el pueblo coreano ha logrado muchos avances y logros importantes, a la vez atravesando varios retos y pruebas. A principios del siglo XX, el pueblo coreano había perdido su patria por 35 años, pero recuperó su independencia en 1945.

Después del establecimiento del Gobierno de la República de Corea en 1948, el pueblo soñaba con expectativas de desarrollar su país, pero su esperanza fue obstruida por la guerra fratricida trágica que duró por tres años.

A lo largo de su historia, el pueblo coreano se ha enfrentado a muchos desafíos, de grandes y pequeñas escalas, pero siempre ha logrado responder a los desafíos exitosamente, demostrando una historia maravillosa de desarrollo.

Hoy, el reciente ensayo nuclear y una serie de lanzamientos de misiles balísticos por Corea del Norte presentan una amenaza grave a la paz y seguridad de la Península coreana. Sin embargo, tengo la certeza de que la República de Corea va a enfrentarse a este desafío con firmeza y superará la crisis de hoy, continuando su camino del desarrollo.

Este año es el 55° aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Corea y Panamá. Desde 1962, ambos países han promovido la amistad y cooperación en diversos campos, no solo como buenos amigos sino también como preciosos socios.

Solo hace un mes, la vicepresidenta y canciller Isabel de Saint Malo realizó su visita oficial a Corea. Durante la visita, la vicepresidenta y canciller tuvo reuniones con el primer ministro y la canciller de Corea respectivamente, que dejaron resultados muy productivos y marcaron un hito importante en las relaciones bilaterales entre ambos países.

Quiero aprovechar esta ocasión para afirmar mi compromiso de dar seguimiento a los esfuerzos de cooperación en varias áreas tales como el comercio, recursos naturales, infraestructura, manejo de desechos y asuntos marítimos, entre otros, que ambos países han acordado en el marco de su visita a Corea.

Cabe destacar la presencia de empresas coreanas en Panamá. En este momento, 19 empresas coreanas operan sus sedes regionales o sucursales en el istmo. Sus operaciones se desarrollan en una variedad de ramos como el de electrodomésticos, construcción, neumáticos para automóviles, sector financiero y logístico, para nombrar algunos. Las empresas han contribuido al desarrollo económico y social de Panamá de manera constructiva a través de la creación de empleos y actividades de responsabilidad social corporativa.

En particular, la empresa Korea Resources Corporation (KORES), una empresa gubernamental dedicada al tema de recursos naturales, está participando en el proyecto ‘Panamá Cobre', uno de los proyectos más importantes de Panamá.

Además, la empresa POSCO Engineering & Construction está construyendo con la empresa AES una planta de energía de ciclo combinado y la terminal de gas natural licuado en Colón. Me alegro mucho de ver la activa participación de empresas coreanas en los proyectos públicos de Panamá.

Ya es bien conocido que las compañías coreanas cuentan con las mejores tecnologías de construcción a nivel mundial y que han ejecutado exitosamente muchas obras emblemáticas en diferentes partes del mundo.

Yo sé que el Gobierno panameño está esforzándose en fortalecer la infraestructura en aras de mejorar la calidad de vida de su pueblo y elevar su estatus como hub regional de transporte y logística. Con respecto a esto, yo espero que se den más oportunidades para que las empresas coreanas puedan participar en los proyectos de infraestructura de Panamá para así poder aportar de forma más significativa a su desarrollo. Las constructoras coreanas están preparadas para acompañar a Panamá en su desempeño.

Este año se conmemoran los 200 años del natalicio del Dr. Justo Arosemena, venerado como el padre de la nacionalidad panameña. Después de asumir el cargo del embajador de Corea en este lindo país en mayo del año pasado, me he asombrado con el desarrollo de Panamá como nación. Por ello, empecé a revisar la historia de Panamá para averiguar la fuente de su desarrollo.

En el proceso, llegué a conocer que el Dr. Arosemena fue un visionario adelantado a su tiempo, pues concretó la identidad nacional panameña, fijó en ella los valores fundamentales de la libertad, la igualdad y el Estado de derecho e hizo posible su desarrollo contemporáneo en base a la moralidad y la justicia. Yo pienso que el legado del Dr. Arosemena no solo se limita al pueblo panameño. Corea y Panamá son socios que comparten valores esenciales, tales como la democracia, el derecho de humano y el Estado de derecho. Por ello, como verdadero amigo de Panamá, Corea está dispuesta a cooperar debidamente al desarrollo de Panamá.

Dentro del Palacio Bolívar, donde se ubica el Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá, se encuentra el busto de Simón Bolívar, el libertador de Latinoamérica. Debajo del busto están escritas estas palabras: ‘Parece que si el mundo hubiese de elegir su capital, el istmo de Panamá sería señalado para ese augusto destino'. Estas palabras atestiguan la ubicación privilegiada, el valor estratégico y la hermosa naturaleza que tiene Panamá.

Espero que Panamá tome el legado que dejó el Dr. Arosemena y eleve su perfil a nivel mundial, tal como las bendiciones de Simón Bolívar. Corea estará dispuesta a acompañar a Panamá en este camino como país amigo.

EMBAJADOR DE LA REPÚBLICA DE COREA EN PANAMÁ.

*PALABRAS EN OCASIÓN DE LA RECEPCIÓN DEL DÍA DE LA FUNDACIÓN NACIONAL DE COREA, 2 DE OCTUBRE DE 2017.

comments powered by Disqus