Columnistas 12/09/2018 - 12:00 a.m. miércoles 12 de septiembre de 2018

El fantasma del no a la reelección

Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles'.

Federico Meléndez V.
opinion@laestrella.com.pa

El poeta y dramaturgo alemán, Bertolt Brecht (1898-1956), creador del teatro dialéctico, en una de sus múltiples reflexiones que aún guardan una extraordinaria vigencia, sentenció en una ocasión ‘que hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles'.

No es una frase panfletaria, es una reflexión que guarda relación con el actual escenario en que se debate la clase política panameña, rechazada por un sector de la llamada sociedad civil que atisba en los planes de reelección el brazo ejecutor de la corrupción estructural que merodea en todo el quehacer nacional.

El punto neurálgico lo constituye la Asamblea Nacional, órgano que no ha sabido contrarrestar el discurso de quienes ven en este escenario el mal que aqueja el país en renglones vitales para su desarrollo óptimo como: salud, educación, empleo y seguridad nacional. La ausencia de proyectos comunes, atrayentes y de debates estratégicos ha inducido a una etapa de agotamiento y de ‘persistente parálisis'.

Las voces, tanto individuales como organizadas, han sido certeras, constantes y envolventes, lo que les ha dado cierto protagonismo en los medios de comunicación impresos, audiovisuales y redes sociales.

Los líderes de la Asamblea han caído en la trampa tendida por fuerzas oscuras que operan a espaldas de la sociedad civil. Su discurso lejos de proponer al debate edificante con proyectos de ley, se han dejado arrastrar a una lucha economicista, de medición de fuerzas y de pases de factura por ignorar las orientaciones del patrón de San Felipe. La táctica del cansancio utilizada por los grupos en pugna no aparece en el horizonte.

Colateral a este sainete, bolsones vulnerables de la periferia urbana y rural se desgastan en una lucha por mejores días, acosados por la incompetencia de instituciones con capacidad solo para dar explicaciones y no para resolverlos. Con una izquierda fragmentada y una derecha a la deriva, pero con objetivos claros, el próximo presidente tendrá que mover los dígitos de un cuatro por ciento (4 %) en el que se ha empantanado la economía panameña, la cual apela a las regalías del gigante chino, potencia económica que mira al istmo con interés y que se ha convertido en ‘clave en la llamada era del capitalismo digital', con capacidad de caminar a la par de Silicon Valley.

‘La Asamblea Nacional es el órgano unicameral que ejerce el poder legislativo en Panamá, está integrada por 71 legisladores electos por votación popular directa para un período de 5 años. La Asamblea Nacional sesiona durante ocho meses, divididos en dos legislaturas de cuatro meses cada una, una que se extenderá desde el 1 de julio hasta el 31 de octubre, y otra desde el 2 de enero hasta el 30 de abril. Su función es expedir las leyes necesarias para el cumplimiento de los fines y el ejercicio de las funciones del Estado'. https://es.wikipedia.org/wiki/Asamblea_Nacional_de_Panam%C3%A1

ECONOMISTA

comments powered by Disqus