Columnistas 07/12/2018 - 12:02 a.m. viernes 7 de diciembre de 2018

La espantosa remodelación de la Catedral Metropolitana de Panamá

La Iglesia católica otorgó a la Catedral Metropolitana la categoría de Basílica Menor

Laura Candanedo
opinion@laestrella.com.pa

Es imperdonable el trabajo realizado con la Catedral. Y peor aún llamarlo ‘RESTAURACIÓN'.

La Catedral es un edificio terminado en 1792. Fue declarada Monumento Histórico Nacional, mediante Ley 68 de 1941. Se encuentra dentro del Casco Viejo, declarado como Conjunto Monumental por la Ley 91 de 1972. Es además, parte del Centro Histórico de la ciudad de Panamá, que está declarado por Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 1997. Este edificio es un legado y parte de la historia de nuestra ciudad.

La Iglesia católica otorgó a la Catedral Metropolitana la categoría de Basílica Menor. Esto significa que esta Catedral forma parte del conjunto de las iglesias de Roma.

Estas características demandan, desde el punto de vista legal y técnico, criterios de intervención estrictos para preservar sus valores físicos y patrimoniales.

Por lo tanto, tenía que ser RESTAURADA integralmente, es decir, con criterios estrictos. Respetando absolutamente sus valores arquitectónicos.

RESTAURAR es: recobrar, reparar, poner una cosa, edificio, obra de arte, en el estado o estimación que antes tenía. Proceso de rescate y valoración del monumento, que parte de reconocer aquello que hace único este objeto.

REMODELAR es: arreglar los desperfectos, MODIFICAR la manera en que está estructurado un edificio u otra cosa.

El piso original era de arcilla y había sido cubierto en 1875, con piso de cemento coloreado, donde estaban colocadas las lápidas de personas enterradas en el sitio. Ahora, se eliminaron las lápidas e instalaron pisos de mármol que no tienen nada que hacer con este edificio y son verdaderamente chocantes. El piso del Altar Mayor, de mármol también, tiene un acabado final tipo poliuretano con un brillo casi plástico.

Es desagradable la forma en que las bases de piedras de las columnas interceptan con ese piso de mármol.

En la base de una columna, a una de las piedras le faltaba un pedazo y fue rellenado con la mezcla gris de la lechada de las juntas, que además está mal colocada. El colmo.

El trabajo de acabado de la madera de puertas y demás es pésimo. Inaceptable. No hay uniformidad en el color, el acabado final áspero. Increíble.

El color original de las fachadas no era blanco. Sin embargo, fueron pintadas de blanco. ¿Se hicieron siquiera pruebas de color?

¿Dónde están las pinturas murales, más antiguas que el retablo, encontradas en el 2010, en la parte de atrás del retablo?

Las campanas que existían, están tiradas en un rincón en la Iglesia de La Merced, entre escombros, terminando de deteriorarse.

Las baldosas de pisos exteriores, inaceptables.

Este tipo de edificio estaba diseñado acústicamente para que el coro se oyera perfectamente en toda la Catedral. Ahora tiene altoparlantes en las columnas que crean un efecto molesto del sonido.

De acuerdo a la Ley, que este Gobierno se ha encargado de irrespetarlas todas, correspondía al Departamento de Patrimonio Histórico manejar este proyecto. Sin embargo, su manejo pasa a la Secretaría de Metas de la Presidencia, ‘porque el Departamento de Patrimonio Histórico no tenía la capacidad para manejarlo'.

¿La Secretaría de Metas sí tenía capacidad? ¿Cuál es su especialidad? Ahora se entiende por qué salió semejante barbaridad.

Parece que esta Secretaría tiene capacidad para todo tipo de proyectos, especialmente donde se manejan millones de dólares. Esta misma Secretaría llamó a licitación, meses atrás, para la canalización del río Juan Díaz. Tema que corresponde al MOP. Dominio total de la Presidencia en todos los proyectos importantes de Panamá, quien además creó la Comisión de Construcción, violando la Constitución, al asumir un rol que le corresponde al Municipio.

Ningún presidente ni comisión ni Iglesia ni técnicos extranjeros y nacionales, tienen la potestad para destruir nuestro legado histórico. Además, esta remodelación jamás pudo haber costado 12 millones de dólares.

Y todo, para que el actual presidente presente su espectáculo ostentoso ante la JMJ, a un papa cuyos discursos y pensamientos van dirigidos siempre hacia la justicia, protección a los más débiles, cuidado al medio ambiente, manglares y fauna. ¿Lo llevará a dar un recorrido a los manglares rellenados de Juan Díaz y a toda la destrucción de flora y fauna hacia Arraiján y a la devastación en la vía Omar Torrijos? Hasta programó que el papa bendiga la destrucción y relleno de manglares cuando se celebre la Encíclica Papal en Metro Park, en Juan Díaz.

¿Ha pasado Panamá de ser un inaceptable sistema presidencialista al absolutismo?

Panamá está siendo convertida en un parque temático. Los payasos los tenemos. ¿Los animales originales, tucanes, venados, perezosos, aves de todo tipo, que están siendo diezmados en este momento con esa imperdonable devastación, serán reemplazados por los animales artificiales que forman parte del carrusel de los centros comerciales? ¿Y la flora? ¿será reemplazada por plantas y flores plásticas MADE IN CHINA?

ARQUITECTA

comments powered by Disqus