Columnistas 10/07/2018 - 12:02 a.m. martes 10 de julio de 2018

Entrar en cadencia

Soy de la opinión de que siempre hay formas de hacer mejor las cosas, ya sea un proceso, la comunicación o a nosotros mismos

Guillermo Clément
opinion@laestrella.com.pa

Algunas personas pensarán que me he obsesionado con algunos temas este último tiempo, temas que jamás habría abordado si no hubiese tenido el coraje de incursionar en ciertas metas audaces.

Se puede decir que de pequeño no presté mucha atención en la escuela, me costaba mucho concentrarme. Las clases en las que más pasaba tiempo estudiando era en las que peor me iba. No había conexión. Pero sí mostraba interés en otras cosas que forjaron de manera significativa mis valores; el impulsarme para alcanzar la victoria o una meta, así como la humildad para aceptar las derrotas y, más aún, aprender de ellas.

Soy de la opinión de que siempre hay formas de hacer mejor las cosas, ya sea un proceso, la comunicación o a nosotros mismos, cuidando lo más divino, nuestra salud. Algunos dicen que solo pensando no va a pasar nada, pero el simple acto de pensar ya es el primer paso.

Entre los temas que me han obsesionado -que en mi caso parecen mareas que entran y salen de la orilla- tengo los siguientes: Leyes de Causa y Efecto , de Ishikawa Fishbone y Ryo Ishikawa; Filosofía de Los Stoicos – Un nuevo Sistema Operativo, de Tim Ferris; Por la boca Muere el Pez, de WellNess, Ketosis, de Jay Matos; Energy Coach, de Jacob Larrinaga; Principles, Principios para el éxito, de Ray Dalio; Head Strong, de Dan Asprey; y Strength in Stillness, de Bob Roth.

Cada uno tomará sus buenas 400 palabras para desarrollarlo de forma apropiada; sin embargo, para empezar tocaré un tema que ya tiene mucha de su historia documentada, por si les interesa descubrir un poco más; las Leyes de Causa y Efecto.

Ryo Ishikawa era un científico japonés que en 1960 inventó lo denominada Espina de Pez de Ishikawa. Esta se utiliza en cualquier proceso, principalmente industrial o manufactura, para determinar los problemas. Para poder evolucionar o cambiar la dirección de cualquier problema es importante observar con lógica y razón de dónde viene aquel. Hay que preguntarnos ¿Qué viste? y llegar a la verdad.

A los problemas usualmente les prestamos atención cuando realmente nos afectan, o después de que nos revientan. Es triste, porque esto es algo cultural; simplemente sentimos que no tenemos los recursos ni la facilidad para hacerlo.

Hoy día, gracias a la tecnología, esta fórmula permite ver cosas a vuelo de pájaro, o una perspectiva más alta. A medida que nos vamos alejando de forma vertical de cualquier situación, observamos como todo se relaciona.

Existen innumerables ejemplos en el mundo. En mi caso particular, lo aplicamos para controlar la proliferación de infecciones nosocomiales dentro del hospital más grande e importante en Panamá.

Los problemas, en principio, según la espina de pez de Ishikawa, vienen de seis diferentes fuentes: Procesos, Materiales, Tecnología, Ambiente (Temas fuera de nuestro control), Medición y Humano.

Luego de hacer mis propias observaciones, donde cada causa se aplicó de una u otra forma, es evidente que la más recurrente es el tema humano o, como yo deduzco, un problema cultural. Cuando un problema es cultural significa que no estamos unidos por la misma cadencia. Mismo sonido, misma melodía, misma misión, visión mismo principio.

Cadencia es una frecuencia, es el ritmo que crea un aura sobre todos aquellos que habitan dentro. Aunque sea por un segundo o eterno, siempre estará presente.

En nuestro trabajo y por experiencia propia, resolvimos un problema que afectaba a muchos panameños dentro del hospital; a medida que íbamos promoviendo el cambio dentro de nuestra organización íbamos celebrando nuestras victorias y reflexionando sobre nuestras derrotas. Creando un ambiente integro y transparente con el exclusivo fin de salvar vidas, logramos entrar en cadencia.

Cuando entramos en cadencia, entramos en un sonido constante, una vibración. Usualmente lo vemos en grupos o en países que celebran su primer gol en un Mundial. Otro excelente ejemplo, si desean, lo pueden observar en el parque Omar con grupos de personas que se unen para correr. O ciclistas en un pelotón, o grupos de oración.

He leído sobre algunas empresas cuyas culturas o cadencias son de admirar. Existe una en particular llamada Bridgewater Associates, que tiene una mentalidad donde todos entran en la misma cadencia. Para hacer esto, las reglas deben estar claras y bien discutidas por todos los que la integran, desde el CEO hasta la persona que sirve el café.

Todas estas antes mencionadas son cadencias positivas, sin embargo pueden caer en el negativismo usualmente activadas por envidia, inseguridades personales atadas al ego. Cuando estas cadencias se unen crean muchos problemas y atrae a ella la ignorancia.

No perdamos vista estas seis causas que menciona Ishikawa, para aprender de nuestros errores y evolucionar. Si el problema es establecer la cadencia, enfoquémonos en cómo lo podemos lograr.

En fin, creo que el problema cultural o de cadencia es la de falta de educación y comunicación. Discutamos cómo podemos resolver los problemas a los que nos enfrentamos todos los panameños hoy día, para salir adelante con propósitos y convicción.

EMPRESARIO

comments powered by Disqus