Columnistas 08/09/2019 - 12:00 a.m. domingo 8 de septiembre de 2019

Enrique Lau Cortez

No voy a referirme a las buenas calificaciones que tiene el Dr. Lau, porque ya han sido ampliamente divulgadas por los distintos medios de comunicación.

Samuel Lewis Galindo
opinion@laestrella.com.pa

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, nombró como nuevo director general de la Caja de Seguro Social al Dr. Enrique Lau Cortez, después de que una Comisión Especial de Técnicos estudiara los méritos de todos los aspirantes al cargo.

No voy a referirme a las buenas calificaciones que tiene el Dr. Lau, porque ya han sido ampliamente divulgadas por los distintos medios de comunicación.

El Dr. Enrique Lau llega al cargo, estoy seguro, con todas las buenas intenciones y los mejores propósitos de hacer una labor muy eficiente.

Tendrá que enfrentarse a todos los problemas de que por años vienen quejándose los asegurados: muy mala atención en los cuartos de urgencia, falta de medicinas y atención especial a los pacientes que, cuando hay camas disponibles, no hay suficientes médicos ni medicinas, qué decir de la mora quirúrgica.

Voy a referirme al Dr. Lau en su relación personal conmigo. Cuando ejercía las funciones de director médico de un prestigioso hospital de David, fue de los primeros en inscribirse en el Partido Solidaridad, del cual fui fundador y su primer presidente. De ahí nació una amistad que, con el pasar de los años, fue fortaleciéndose y hoy día es muy estrecha.

Por mi relación personal con el Dr. Lau me permito darle algunos consejos.

Además de las debilidades de la CSS descritas anteriormente, debe buscar, cuanto antes, algunos asesores económicos que lo asistan en el trabajo de lograr una auditoría confiable, que hace falta desde hace años. También tendrá que tratar con varios gremios cuyos dirigentes pareciera que son eternos (uno de ellos tiene más de 30 años de estar representando al grupo). Hay uno que, por sus actuaciones, lo llaman ‘huelga al hombro'. Ellos —esos dirigentes— dicen siempre que defienden al asegurado, pero al final de cuentas, lo que en realidad hacen es defender sus propios intereses personales.

Hace pocos años llegó a la Dirección del Seguro Social el doctor Martiz, tenía las mejores intenciones de hacer una gran labor y entre las medidas que tomó estuvo la destitución de uno de esos dirigentes que en realidad era un anarquista. El mismo presidente que lo nombró lo obligó a restituirlo en su mismo cargo, consideraba el presidente que políticamente esto lo ayudaba en sus ideas populista. El Dr. Martiz perdió, por supuesto, toda autoridad y al poco tiempo renunció.

Le recomiendo también al Dr. Lau que trate de mantener las mejores relaciones con los medios de comunicación que, en busca de noticias, le dan gran beligerancia a algunos directores de gremios que se consideran voceros de la CSS. Las noticias de la CSS las debe dar él y no ellos, como lamentablemente ha venido sucediendo.

Cuando el Dr. Pérez Balladares ocupó la Presidencia, un director que él nombró en la CSS, se atrevió a poner a los médicos, que no cumplían sus obligaciones, ‘en cintura'. Le hicieron inmediatamente una huelga. No hay que dejarse presionar por estos grupos. Hay algunos colegas del Dr. Lau que entran y salen a la hora que les da la gana y atienden mal a sus pacientes. Esto hay que remediarlo inmediatamente.

Se está discutiendo mucho la conveniencia de separar las funciones de la CSS para beneficiar con estas medidas al asegurado, sobre todo en su jubilación. Por supuesto, que los izquierdistas de adentro de la Caja y de algunos otros gremios, se oponen a esa y a cualquiera otra recomendación que venga del sector privado. Esos dirigentes no aceptan que los tiempos cambian y, así mismo, uno tiene que adaptarse a ellos y no seguir viviendo en el pasado.

EMPRESARIO

comments powered by Disqus