Columnistas 11/02/2018 - 12:01 a.m. domingo 11 de febrero de 2018

Los efectos del tortuguismo

La decisión de nominar a las futuras magistradas, sujetas a la aceptación del pleno de la Asamblea Nacional

Alberto Velásquez Morales
opinion@laestrella.com.pa

El evidente desatino con el cual el presidente de la República manejó la designación de las licenciadas Tovar de Zarak y Zuleyka Moore, para los cargos de magistradas a la Corte Suprema de Justicia, demostró una vez más la torpeza con la cual ha manejado su Gobierno.

Desde el momento en que tomó posesión de su cargo, y quizás mucho antes, el presidente Varela debió conocer cuántos magistrados le correspondería nominar. Su naturaleza lenta, inclusive, le impidió que se conociera con anticipación quiénes serían sus ministros.

Y así, sucesivamente, ha demorado tanto en los nombramientos para cargos importantes, y mucho más para sustituir a unos cuantos funcionarios de alto nivel, que se ha ganado el mote de ‘tortuguista'. Son innumerables los casos.

La decisión de nominar a las futuras magistradas, sujetas a la aceptación del pleno de la Asamblea Nacional también llegó tarde, y quizás sin el aval ni la complacencia de los más allegados de su partido político.

Por más que insista en la probidad y honestidad de sus candidatas fallidas y de las candidaturas por anunciar, el asunto de la formación y capacidades de los candidatos siempre estará en segundo lugar, en vista de que la composición de la Corte Suprema de Justicia se ha trastocado en un ente con manejo político.

La copiosa información, que es del conocimiento público, que lo involucra en el recibo de cheques de origen Odebrecht, lo obliga a blindarse frente al Órgano Judicial. Por lo tanto, sus futuras nominaciones también serán objeto político.

Y es precisamente ese mal manejo político, superado por su prepotencia y testarudez, lo que lo hará fracasar en sus nuevos intentos por controlar parte de la Corte Suprema de Justicia, para aliviar la carga que le espera.

Hará nuevos nombramientos, a los cuales la opinión pública le prestará más atención, especialmente porque se acercan unas elecciones con multiplicidad de escenarios, tanto o más virulentos, como el reciente, que pudo evitar, con el nombramiento de estas dos damas a sabiendas de que las exponía a un patíbulo anunciado.

PERIODISTA

comments powered by Disqus