Columnistas 31/07/2009 - 12:00 a.m. viernes 31 de julio de 2009

Efectos políticos del CEMIS

En enero del 2002, se desencadenó una serie de eventos que desataron una tormenta política, en la que estuvieron y están involucrados, a...

Redacción Digital La Estrella
opinion@laestrella.com.pa

En enero del 2002, se desencadenó una serie de eventos que desataron una tormenta política, en la que estuvieron y están involucrados, altos dirigentes del PRD. El panameñismo, dos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, legisladores de la época y los directivos del Consorcio San Lorenzo, dueños del Proyecto conocido como el CEMIS.

La denuncia que públicamente realizara el legislador Carlos Afú, se produjo pocos días después de que el partido político al cual él pertenecía —PRD— acusara al gobierno de haber sobornado al mismo legislador Afú, para que este votara a favor de los candidatos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, Winston Spadafora y Alberto Cigarruista, ambos propuestos por la presidenta de ese entonces, Mireya Moscoso.

La legisladora Balbina Herrera, acusó al legislador Tito Afú de recibir un millón y medio para votar por ambos magistrados. El legislador Afú respondió dos días más tarde, denunciando que toda la bancada del PRD fue sobornada por los dueños del CEMIS, mostrando frente a las cámaras de televisión un fajo de billetes que supuestamente le entregó el también legislador Mateo Castillero. Además, Afú denunció que altos miembros del Comité Ejecutivo del PRD habían recibido decenas de miles de dólares. Se abrió, entonces, el capítulo más oscuro del período democrático actual.

La Corte Suprema de Justicia decidió, por unanimidad, la semana pasada reabrir el expediente del Caso CEMIS y de inmediato el panorama político cobró una nueva dinámica cuyas implicaciones son impredecibles. Veamos los efectos políticos en algunos de los actores principales.

En el PRD : Martín Torrijos, Balbina Herrera, Héctor Alemán, Laurentino Cortizo, Mateo Castillero y Miguel Bush aparecen como los miembros del PRD directamente mencionados en este caso. De ellos, Torrijos, Herrera y Alemán, son miembros actuales del CEN del PRD y se enfrentan ahora a una situación muy difícil, porque serán objetos de una investigación penal, lo que pondrá presión para que otros miembros de ese partido exijan su renuncia de los cargos que actualmente ocupan.

El ex presidente Ernesto Pérez Balladares aprovechó la coyuntura de la reapertura del caso para presentar ante la procuradora general de la Nación grabaciones y videos en donde Tito Afú, Manuel De la Hoz y Mitchell Doens declaran supuestas vinculaciones de la actual cúpula del PRD con este caso. Es obvio el resultado que espera Pérez Balladares de este caso. Vienen tiempos muy difíciles y complicados para Martín Torrijos, porque es el centro de los ataques de sus adversarios internos y externos y para Balbina Herrera, quien aspira a continuar como presidenta del PRD y ya ha expresado públicamente su intención de correr por la candidatura presidencial del PRD en el 2014.

En la Administración Moscoso : A pesar de que el Proyecto CEMIS se presentó a la Asamblea durante la Administración de Mireya Moscoso, el original fue ampliamente modificado por la mayoría parlamentaria controlada por el PRD. En diciembre del 2001 se da el nombramiento de los magistrados de la Corte y en enero del 2002 surgen las acusaciones mencionadas. El Gobierno de Moscoso se vio envuelto, entonces, en parte de este escándalo y es probable que altos funcionarios de ese Gobierno sean llamados a declarar.

En otros sectores : En el manual de operaciones que diseñó el estratega Julio Ligorría (el mismo consultor que trabajó en la campaña presidencial de Balbina Herrera), se diseñó un esquema para el manejo de la crisis del CEMIS y en donde claramente se muestra la vinculación del PRD con esta crisis, así como la vinculación de grandes agencias de publicidad, fiscales y el procurador de ese momento, José Antonio Sossa, quien tiene mucho que explicar sobre el Caso CEMIS.

En la Corte Suprema de Justicia : Dos magistrados, Winston Spadafora y Alberto Cigarruista, están involucrados en este expediente, pero su caso debería separase del CEMIS, pues, se trata en realidad de otro caso de supuesta corrupción y soborno que no atañe directamente al CEMIS. Fue el procurador Sossa el que unió estos dos expedientes, el del CEMIS y el de los magistrados, creando una situación de ilegalidad procesal que sirvió de base para que la Corte Suprema de Justicia declarara archivado el expediente. Ahora, con la reapertura del CEMIS, también se reabre el caso del supuesto pago a diputados del PRD para que votaran a favor de estos dos magistrados.

En el Gobierno de Martinelli : La reapertura del Caso CEMIS le da más espacio a los cambios que desea introducir el presidente Ricardo Martinelli, porque su principal partido opositor, el PRD, se sumerge en otra crisis cuyas repercusiones podrían ser muy graves.

La sociedad panameña necesita y exige una aclaración de este sonado caso y no cabe la menor duda de que este tema seguirá acaparando gran parte de la agenda política y noticiosa de los próximos días.

*Ingeniero y analista político.blandonc@cwpanama.net

comments powered by Disqus