Columnistas 15/05/2019 - 12:00 a.m. miércoles 15 de mayo de 2019

Educación, una ‘estrella' y un reto

En sus primeras declaraciones a los medios de comunicación, el nuevo presidente electo de Panamá, Laurentino Cortizo

Modesto A. Tuñón F.
opinion@laestrella.com.pa

En sus primeras declaraciones a los medios de comunicación, el nuevo presidente electo de Panamá, Laurentino Cortizo, dijo que su plan de Gobierno incluiría cuatro pilares: ‘el buen Gobierno, Estado de derecho, economía competitiva que genere empleo, y una estrella: la educación', puntualizó. Es transcendental y denota una capacidad intuitiva, que haya incluido entre los problemas básicos de su gestión la relación enseñanza-aprendizaje.

Durante las últimas administraciones, ese componente en las políticas del Estado ha sido relegado, en ocasiones por su complejidad y en otras porque es complicado medir su avance y alcanzar saldos positivos, que puedan vincularse a logros concretos de un periodo. Sus cifras no son fácilmente visibles como otros sectores socioeconómicos y que brindan resultados que se perciben en los indicadores que caracterizan a un país.

Mientras que el nuevo mandatario fue claro, amplio y hasta profundizó al referirse a las perspectivas que tendrá la esfera educativa durante su quinquenio; el sector gremial de los educadores, en sus primeras apariciones públicas, respondió con aspectos concretos sobre una deuda que demandan de las autoridades educativas y el pago de determinados salarios que tramita la burocracia.

La incongruencia entre tal propuesta esbozada y la reacción de quienes tienen en sus manos el destino de la población de educandos, brinda un perfil sobre el estado de uno de los indicadores fundamentales del desarrollo nacional. ¿Cuál ha sido el balance de la educación panameña y cómo abordar su tratamiento en el plan de Gobierno que se inicia?

Panamá ha avanzado mucho en sus metas nacionales y ha consolidado una propuesta de desarrollo, hecho envidiable para la región. Sin embargo, los números que caracterizan el desenvolvimiento de escolar, a pesar del alto nivel de alfabetización, resultan deficientes y restan valor a la calidad de la enseñanza, como lo manifiestan los recuentos y cuadros comparativos internacionales.

Pero internamente hay mucha diferencia entre la forma como se desenvuelven la aplicación de los programas y metas en las ciudades con relación a lo que ocurre en el campo. Hay lugares donde pareciera que todavía no ha entrado el siglo XXI y se aprecia en las aulas —escuelas rancho— y la vida de quienes asisten cotidianamente.

Un plan estatal debe ser consciente en primer lugar de la relación que va a tener el conjunto de los esfuerzos con el afianzamiento de un ciudadano que esté a la altura de la realidad que se vive. Esto se ha perdido y se hace cada vez más frecuente que ese papel lo cumplen los medios de comunicación, que construyen audiencias meramente para un mercado específico y ponen a todos a girar en torno a sus pautas de espectáculo, caricatura de cultura.

Corresponde definir responsablemente el protagonismo de cada uno de los actores de la situación. ¿Cuál es el papel de las autoridades, del grupo docente, de los padres de familia, del propio estudiante y hasta de las comunidades donde se desenvuelve el proceso? Hay que partir de un balance y construir las opciones para crear ese proyecto, desde aquellos, se desencadenarán las estrategias.

Se requiere configurar un modelo, matriz de la educación panameña. Es básico proponer un perfil que brinde las competencias, incluso tecnológicas para los egresados de las aulas. Una relación educador-educando necesita un clima cónsono. Cada maestro-profesor debe ser un referente de conocimiento no solo en su asignatura, sino de manera general. Las familias deben involucrarse en lo que sucede en las escuelas y ser garantes de su seguridad.

Tenemos entonces una ruta que debe ser elaborada para poner a la sociedad panameña en la dirección de un objetivo que nos corresponde a todos. El presidente electo brinda una oportunidad que no podemos desaprovechar; se requiere participación amplia y consensos de país.

PERIODISTA

comments powered by Disqus