Columnistas 14/03/2018 - 12:02 a.m. miércoles 14 de marzo de 2018

El diálogo, la única opción a la crisis

Usted, presidente Varela, no debe ni puede dar ordenes ni lanzar amenazas de represalias a otro órgano del Estado

Álvaro Alvarado
opinion@laestrella.com.pa

El pasado viernes, cuando muchos panameños pensábamos que podía lograrse un acuerdo entre las bancadas del PRD, CD y el panameñismo, fuimos sorprendidos por el presidente de la República, quien, en un acto de entrega de viviendas en Bocas del Toro, dijo, en un tono amenazante, que hará valer la autoridad de su cargo a un grupo de diputados que, según él, quiere llevar al país a un enfrentamiento.

Señor presidente, vivimos en un régimen democrático en el que, según la Constitución, hay tres órganos del Estado y los mismos deben trabajar de forma independiente, pero en armónica colaboración. Usted, presidente Varela, no debe ni puede dar ordenes ni lanzar amenazas de represalias a otro órgano del Estado.

En casi 29 años de ejercicio periodístico, jamás había visto a un presidente abiertamente declararle la guerra a la Asamblea Nacional (AN) como lo hizo Juan Carlos Varela el viernes. En sus palabras dejó clara su decisión de actuar con firmeza en contra de todos aquellos diputados que no sigan la línea del Ejecutivo.

El presidente llama ‘grupito' a 54 diputados que se opusieron al nombramiento de las dos magistradas designadas, quienes a la vez aprobaron el desmantelamiento de la Comisión de Credenciales, por considerar que no representaba la correlación de fuerzas existente actualmente en la AN. Debo decirle, con mucho respeto, Sr. Juan Carlos Varela, que ese grupito al que usted se refiere, lo integran más de las 2/3 partes de este órgano del Estado, cantidad suficiente para iniciarle un proceso judicial al presidente de la República o a cualquier magistrado de la CSJ.

Del viernes a esta parte, no he dejado de pensar en estas palabras del mandatario de la nación y me pregunto una y otra vez, ¿qué hay detrás de las mismas? La única respuesta que viene a mi mente y analizando al Varela presidente es que hayan intensiones de sectores del Gobierno de promover un caos, cerrar la Asamblea Nacional y llamar a una Asamblea Constituyente, pensando que esto le permitiría al partido gobernante mantenerse en el poder un par de años más.

No logro entender cómo la Bancada Panameñista ahora guarda silencio frente a una amenaza de esta naturaleza, dejando a un lado la institucionalidad.

Otra cosa que me llama la atención es ver cómo el presidente Varela le recuerda al país de forma constante que él es presidente y que ostenta el poder y la autoridad. Un buen padre no tiene que estar recordándole a sus hijos quién manda en casa. Es preocupante que a cada rato el presidente nos restriegue en cara que aquí manda él, ya que eso refleja debilidad.

Permítame decirle señor presidente que el único responsable de la grave crisis que vive el país es usted que durante casi cuatro años ha preferido aislarse de la dirigencia empresarial y gremial que pudieran haberlo orientado, intercambiando opiniones sobre el país que queremos los panameños.

Hoy, mientras usted trata de demostrarle al país quién es el presidente y que tiene autoridad, los problemas crecen a paso firme sin boleto de regreso. Colón encendido, la minera Cobre Panamá, paralizada, la inseguridad creciendo a niveles nunca antes vistos, los productores agropecuarios reclamando mayor apoyo, la gente sigue sin agua, sin medicinas, las escuelas en franco deterioro. O sea, el país estancado en un pantano y usted entretenido en una guerra que en nada beneficia a los cientos de miles de panameños, a quienes no les importa en lo más mínimo este tema, pero que al final serán los más afectados, ya que este ambiente de zozobra provoca siempre que el inversionista, tanto nacional como extranjero, sea extremadamente cauteloso al momento de invertir un dólar en algún negocio.

Señor presidente, solo le quedan 14 meses de Gobierno, todavía tiene tiempo, al menos, de intentar cambiar el rumbo del país y hacer un llamado a todos los sectores en pugna, inicialmente y luego involucrar a la sociedad civil y definir el Panamá que queremos a corto, mediano y largo plazo.

Una vez más, le pido, señor Varela, por el bien del país y de todos los hombre y mujeres que habitan en todo el territorio nacional, dialogue y busque los consensos necesarios, principalmente en esta época en la que debemos estar preparando el país para un campaña política que puede, si seguimos por el camino que vamos, estar caracterizada por hechos de violencia que solo traerían luto y dolor a familias panameñas.

Deje la soberbia a un lado, presidente, y pídale a Dios que lo ilumine y le dé la sabiduría necesaria para resolver esta crisis.

PERIODISTA

comments powered by Disqus