Columnistas 13/03/2018 - 12:01 a.m. martes 13 de marzo de 2018

Las demandas y las luchas de las mujeres

El siglo veinte, fue un siglo de luchas caracterizadas por defensas y conquistas de derechos fundamentales para los seres humanos. 

Nelva Reyes
opinion@laestrella.com.pa

El siglo veinte, fue un siglo de luchas caracterizadas por defensas y conquistas de derechos fundamentales para los seres humanos. En el caso de Panamá, relativas a las mujeres se logra el derecho a la coeducación, en la segunda década del inicio de siglo veinte; que las mujeres tuviesen derechos ciudadanos , contaran con una cédula de identidad, y pudiesen ejercer el derecho al voto. Logro obtenido después de dos décadas de movilizaciones, petitorios, colectas de firmas entre muchas actividades realizadas para este fin.

La participación de las mujeres por medio del grupo feminista Renovación y el Partido Nacional Feminista, partido promovido e impulsado por la primera mujer abogada de nuestro país, la doctora Clara González de Behringer, elabora un programa de 20 puntos, que se referían en primer lugar a los derechos ciudadanos de la mujer, después a los derechos del niño y en general de la familia. En todo este proceso estaban mujeres a quienes las presentes y futuras generaciones les debemos esas conquistas. Entre las que podemos mencionar a Clara González de Behringer, Gumercinda Páez, Esther Neira de Calvo, Felicia Santizo, Sara Sotillo, Norberta Tejada, Lida de Crespo, María Olimpia de Obaldía, Linda Smart, entre muchas otras. Casi todas las mujeres que participaron en la coordinación y dirección del Partido Nacional Feminista fueron maestras.

Han transcurrido 151 años de aquel 8 de marzo de 1857, en que las trabajadoras de la textil en Nueva York exigían mejores condiciones laborales, una jornada laboral de ocho horas y mejores salarios. En un Congreso en Dinamarca, Clara Zetkin plantea que se instituya el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. La Organización de las Naciones Unidas, en 1975 lo instituye oficialmente.

En el plano laboral se logra la licencia de maternidad en 1947, lucha encabezada desde el Bazar Francés, donde laboraba la dirigente sindical Marta Matamoros. Ella sufrió cárcel, persecución, ofrecimientos de la patronal para ser informante, recibir dinero y bienes, la posición asumida por Marta fue vertical en contra de esos métodos poco edificantes para la clase trabajadora.

En la actualidad uno de los sectores de trabajadores, donde laboran cerca de 64 mil mujeres y más de siete mil hombres, es en el trabajo del hogar remunerado. Tienen bajos salarios, su jornada inicia a las 4:30-5:00 a. m., y hasta que no llegue el último de la casa no se termina. Son múltiples las funciones que realizan y en muchos casos se acosa laboralmente, tratándolas de ignorantes, gritándoles, humillándolas, además no les pagan sus prestaciones a las cuales tienen derechos. Ha sido aprobado el Convenio 189 relativo a la Trabajadora del Hogar, que busca visibilizar la labor que estas compañeras realizan y que sea visto como un trabajo igual que el que realizan los demás trabajadores. Panamá ha ratificado este convenio.

Una conquista que se ha logrado es la personería jurídica del Sindicato Nacional de Trabajadores del Hogar y Afines, (Sinatha), que, desde luego, busca afiliar a las/los trabajadoras/es, y defender sus derechos.

Si bien hemos logrado conquistas importantes en la búsqueda de equidad e igualdad de género, aún nos quedan muchas por alcanzar.

Hoy demandamos las siguientes:

1. Alto a la discriminación por el hecho de ser mujer. Hay diferencias importantes en el plano salarial, desigualdad en las posiciones ejecutivas, directivas, no hay equidad de género, pese a que las mujeres en Panamá, el 65 % de los que estudian y se gradúan en la Universidad de Panamá son mujeres. Se siguen solicitando pruebas de embarazos para obtener un trabajo, eso es discriminación.

2. Alto al acoso laboral hacia las trabajadoras, (no más gritos, regaños, falta de respeto y acoso sexual, entre otros.

3. Por el establecimiento de guarderías y Centros de Orientación Infantil (COIF), tal como lo establece el Código Trabajo en su Artículo 115, donde señala que en los sitios donde hay concentración de trabajadoras debe haber guarderías y COIF. Llamamos la atención sobre que hay una gran cantidad de centros comerciales, en la ciudad de Panamá y en el interior del país, donde hay cientos de mujeres en edades reproductivas laborando y no hay una sola guardería.

4. Alto a la violencia contra la mujer. Se mata a la mujer en la casa, pero también se ha hecho en el puesto de trabajo. El pasado 8 de marzo, fuimos en una caminata a la Corte Suprema de Justicia, a buscar respuesta a un Amicus Curie que habíamos solicitado el 13 de diciembre en el caso de Elybeth Zetner. Cinco años tiene la familia Zetner de subir y bajar escaleras en diversos juzgados, fiscalías, y ahora la Corte, y aún no se hace justicia. La familia desea saber la verdad, y las autoridades tienen el deber de investigar con transparencia lo sucedido.

A 72 años de haber logrado la mujer los derechos ciudadanos, compartimos con Clara cuando decía: ‘La verdadera emancipación de la mujer no está en que a uno le den el voto. Sino que la mujer se sienta un ser libre e independiente y allí está la cuestión. Habíamos conseguido lo más difícil, pero la otra parte, la transformación de la mujer, era la que más nos interesaba. Que la mujer se sintiera ciudadana, que ella se sintiera con el derecho de decir que somos iguales a los hombres…'.

Se requiere, desde luego, que la mujer haga uso de ese derecho que le da el ser ciudadana, a que participe y luchemos por las demandas antes indicadas. No podemos seguir siendo indiferentes e indolentes ante la situación por la que atraviesa la mitad de la población que somos las mujeres. Por ello, se requiere la organización para defender los derechos de la mujer trabajadora, de la ama de casa, y de la profesional.

LA AUTORA ES SECRETARIA GENERAL DE LA CENTRAL GENERAL AUTÓNOMA DE TRABAJADORES DE PANAMÁ, CGTP.

comments powered by Disqus