Columnistas 12/06/2018 - 12:00 a.m. martes 12 de junio de 2018

Costa Abajo: historia inmediata

La historia actual o historia del tiempo presente, aunque pretendan deslegitimar su utilidad, brinda como mayor innovación la interacción

Saúl Rolando Cortéz Chifundo
opinion@laestrella.com.pa

La historia actual o historia del tiempo presente, aunque pretendan deslegitimar su utilidad, brinda como mayor innovación la interacción entre pasado y presente, lo que sin duda, posibilita el análisis histórico de la realidad social vigente. Siendo ‘una historia de lo vivo y de los vivos', como plantea Pieter Lagrou, nos permite devanar con objetividad y sencillez el ovillo de la memoria de Costa Abajo.

Sin duda, los pueblos de la Costa Abajo y el sector de El Lago son productos de la construcción del Canal de Panamá. En este entramado geográfico-rural, están los pueblos que se resistieron a naufragar bajo las aguas del lago Gatún; además de los que surgieron espontánea y sigilosamente a manos de forasteros trabajadores del Canal.

Desde siempre, en el Canal de Panamá, las esclusas de Gatún han representado un gran escollo para los pobladores de Costa Abajo y el sector de El Lago. Sin embargo, con su reversión se acentuó el impacto negativo producido por esta maravilla mundial en la vida y tránsito de los residentes de los pueblos allende las esclusas. Ello, ha comprometido el derecho a libre de tránsito.

Siendo la historia presente una elaboración a partir de los hombres como archivos vivientes, el presente aporte lo escribimos abiertamente anclados en el presente, un presente que vivimos y sufrimos en condición de víctima y testigo. Aunque, seguramente, para los magnates que administran el Canal, ha de constituir una fanfarria, pues solo hacen un uso ideológico político de la historia, desestimando su función social y científica.

Con el objeto de iluminar los aspectos de la realidad del tránsito de los moradores de Costa Abajo frente al Canal de Panamá, realidad no contada y que el pensamiento hegemónico posterga o distorsiona. Nos atrevemos a decir que, paradójicamente, esta maravilla y cornucopia de la industria marítima mundial, por cuestiones de tiempo y espera, ha constituido una violación flagrante al libre tránsito de los residentes del área.

Además, con su ampliación la problemática en tiempo de espera se duplica. La remoción del Tapón norte que involucró la inhabilitación de la vía Thelma King, atesa la inquina de los residentes de Costa Abajo hacia el Canal. Sentimientos de impotencia, ira y resentimiento evocan los más lesivos improperios contra la inmutable obra, pero, sobre todo, contra sus inhumanos administradores.

El descontento toma forma de protesta. Seguidamente, paliativos, ventanas con horarios incumplidos insultan la inteligencia. Los Ferrys como alternativa, repiten la escena trágica de espera, bajo un incandescente sol o copiosa lluvia. La travesía por el tercer juego de esclusas (Aguas Claras), en horarios de ‘supuesta ventana' se trunca por doble esclusaje, tanto por las compuertas uno (1) y dos (2).

En suma, este relato de la realidad inmediata en la que estamos insertos, es parte de nuestra historia presente, aunque el pensamiento hegemónico quiera negarlo. Además, constituye un análisis inmediato sobre las relaciones de fuerza de este sector desprovisto con esa réplica del coloniaje Yankee , ahora encabezado por la hegemónica oligarquía, representada por los magnates administradores.

DOCENTE

comments powered by Disqus