Columnistas 22/05/2019 - 12:03 a.m. miércoles 22 de mayo de 2019

Cosas buenas y retos por delante

‘Confiamos en que las autoridades entrantes a partir de julio sabrán cultivar con prudencia el apoyo ciudadano a las delicadas medidas que propondrá para hacer realidad el Buen Gobierno'

Mireya Lasso
opinion@laestrella.com.pa

Voto secreto, libre, en paz; concurrencia masiva; escrutinio transparente abierto a todos; reconocimiento oportuno del ganador, excepto algunas protestas por resolver con juicio; transición de Gobierno iniciada en orden. Atrás quedaron la coerción y robo de urnas, adulteración de actas, disparos alrededor de centros de votación, intimidación desde mesas de votación hasta el Jurado Nacional; en un caso excepcional, recuento de votos a dos años de las elecciones con la excusa de haber sido mal escrutados originalmente. Aún quedan mugres del clientelismo canalla que se alimenta del descaro o de la necesidad real, tarea que queda por superar en la agenda política nacional.

Crecimiento económico envidiable, basado en actividades pujantes, como el aumento de carga y pasajeros que la ampliación del Canal ha hecho posible, la nueva explotación de cobre de nuestro subsuelo, incremento del turismo con aeropuerto y centro de convenciones modernos y acordes con una demanda esperada, clima favorable a la inversión extranjera atraída por la confianza que genere nuestra estabilidad política, posibilidad de erigirnos en hub aéreo, hub digital, hub logístico. ‘Salto cuántico económico', según el FMI, con posibilidad de convertirnos en una década, según pronunciamiento del BID, en un país en pleno desarrollo.

Pero quedan máculas debidas a una justicia débil o venal, por una inseguridad ciudadana que a diario amenaza sectores de la sociedad, por la percepción de corrupción generalizada en algunos ámbitos públicos y privados, por el acaparamiento injusto de ingresos del crecimiento económico quedado en manos de los pocos afortunados sin llegarle a las capas inferiores necesitadas de la sociedad, por la desigualdad social y económica que niega oportunidades de crecimiento a una posible pujante y nueva clase media, por la deficiente educación que impide capacitar en las habilidades requeridas para optar por buenos salarios en la empresa privada o por el emprendimiento creativo. Y muchas más.

Finanzas públicas manejadas juiciosamente que nos hacen merecedores de la calificación de riesgo de inversión por calificadoras de riesgos y del reconocimiento del FMI, que no significa otra cosa que Panamá es buen pagador con capacidad para servir sus deudas en la medida en que su economía siga creciendo como hasta ahora —o mejor— y que los préstamos que logremos puedan merecer bajos intereses.

El resultado abrumador de los comicios efectuados que le otorgó a la alianza electoral triunfadora no solo el Poder Ejecutivo sino una aplanadora en la Asamblea Nacional, es capaz de facilitar la ejecución de políticas y obras anunciadas en campaña. Sin embargo, lleva el germen de la tentación de imponer su criterio a como dé lugar, actitud que resultaría contraproducente para sus propósitos, como resultaron dos referéndums recientes rechazados por la votación popular y el fallido intento de reformar el sistema IVM de la CSS en 2005 que forzó la anulación de la ley sancionada y publicada en Gaceta Oficial, además de crear un clima de grave inquietud en la población. Igual inquietud podrían causar las propuestas en ciernes de modificación a la Constitución Política y al sistema de financiamiento del programa IVM, para las cuales no bastará un intento de la Asamblea sin una consulta extensa y profunda de la opinión de los panameños; debe repetirse el modelo aplicado por el propio partido gobernante hoy para llevar a cabo el referéndum para la ampliación del Canal, que fue ampliamente discutido en todos los rincones del país y que resultó, por tanto, en su aprobación.

Confiamos en que las autoridades entrantes a partir de julio sabrán cultivar con prudencia el apoyo ciudadano a las delicadas medidas que propondrá para hacer realidad el ‘Buen Gobierno'.

EXDIPUTADA

‘Finanzas públicas manejadas juiciosamente que nos hacen merecedores de la calificación de riesgo de inversión por calificadoras de riesgos y del reconocimiento del FMI [...]'
 
comments powered by Disqus